Check the new version here

Popular channels

El lado oscuro del modelaje adolescente.


Sara Ziff tenía catorce años cuando, caminando de regreso de la escuela hacia su casa, fue abordada por una persona que, halagando su belleza y su porte, le ofreció trabajar como modelo en sus ratos libres. Se sentía feliz, afortunada, pero no pensó que su vida como modelo sería mucho menos glamourosa de lo que imaginaba
.
Ziff, ahora con 31 años, está mucho más consciente del lado oscuro del mundo de la moda. Sigue modelando, es cineasta y dirige Model Alliance, un grupo que defiende los derechos laborales de las modelos. En general, el problema con el modelaje es que la mayoría de las personas no lo consideran un “trabajo”, o al menos no el tipo de trabajo en el que se piensa cuando se habla de explotación laboral.

Hasta hace no mucho, debido a un vacío legal, no existía una legislación en Nueva York que tipificara el modelaje como trabajo infantil. Cualquier menor podía ser explotada laboralmente sin que existiera un aparato legal que asegurara sus derechos. No es extraño oír sobre casos de menores que trabajaban largas horas sin derecho a descanso o comida, que eran desplumadas financieramente por sus agentes, obligadas a dejar la escuela para trabajar tiempo completo, o incluso que eran acosadas o abusadas sexualmente por fotógrafos y diseñadores. 

Gracias a años de lucha por parte de grupos como Model Alliance, finalmente en octubre del año pasado el gobernador Andrew Cuomo firmó una legislación para enmendar la ley estatal y clasificar el modelaje infantil como trabajo. Ahora, cualquier menor que quiera trabajar como modelo requerirá tener a un chaperón y se revisará muy de cerca que se cumplan sus horarios de trabajo. Ahora los diseñadores ya no podrán confiar en explotar fácilmente a niñas para mostrar sus colecciones.
0
0
0
0No comments yet