Check the new version here

Popular channels

El levantamiento de Varsovia

Ayer, me puse a ver una película polaca muy interesante, que mostraba la resistencia de la Ciudad de Varsovia, a partir de eso es que hago el post, en el cual se relatan los acontecimientos del levantamiento, aclaro que con la información no pretendo establecer ningún tipo de ideología, si no que el contenido es de carácter INFORMATIVO

Para el que le interese la película se llama Warsaw44 o Miasto44, es muy buena y no tiene nada que envidiarles a las superproducciones de Holywood







Levantamiento de Varsovia



La mañana del 1 de Agosto de 1944 la capital de Varsovia se levantó como siempre. Los parques se atestaron de gente, las iglesias se llenaron de personas y todo el mundo salió a realizar las últimas compras a los comercios. La Hora W para la sublevación estaba fijada para las 17:00 horas de la tarde, coincidiendo con la salida de los obreros de las fábricas. Sin embargo a la 13:50 del mediodía hubo la primera acción de la resistencia tras un incidente involuntario en el distrito de Zolibor. Todo ocurrió cuando el capitán Zdzislaw Sierpinski y sus hombres del Armia Krajowa fueron vistos por una patrulla alemana en camión portando armas, por suerte para los resistentes se adelantaron lanzando granadas al camión que destruyeron con todos los germanos dentro tras la explosión.

Sublevado polaco durante el Levantamiento de Varsovia el 1 de Agosto de 1944. En el brazo porta un brazalete con la bandera nacional polaca y en las manos maneja una metralleta Sten británica.

A las 17:00 en punto de la tarde la resistencia se levantó en todo Varsovia. Los polacos atacaron a los alemanes en las calles, destruyeron puntos defensivos, cortaron avenidas y acabaron con numerosos oficiales. Los civiles pagaron caro el inicio de la sublevación, pues muchos estaban en las calles y murieron en el fuego cruzado. Al poco tiempo del levantamiento la bandera de Polonia se alzó sobre el edificio Prudential. Simultáneamente los polacos tomaron también la central eléctrica, la oficina de correos, la oficina de ferrocarril en el distrito de Praga y el edificio Umschlagplatz de las SS donde liberaron a 50 prisioneros judíos. Sin embargo el levantamiento no había salido tan bien como esperaban, pues los polacos no consiguieron hacerse con ningún puente sobre el Río Vístula y habían sufrido muchas bajas en el intento fracasado de conquistar la Plaza Zamkovy y el Aeropueto Nacional de Varsovia, así como una frustrada intentona de tomar el cuartel general de la Gestapo en la avenida Szucha donde murieron 91 hombres. Las bajas del primer día de sublevación terminaron con más de 2.000 muertos para los polacos y unos 400 para los alemanes.

La Wehrmacht el mismo día de la sublevación reaccionó al instante. Heinrich Himmler al recibir la noticia informó mal al Führer diciendo que la sublevación era comunista y no del Armia Krajowa. En cambio, cuando se supo de verdad que todos los polacos fueran de las ideas polítcas que fuesen se habían alzado en armas, Hitler y Himmler transmitieron una orden consistente en destruir Varsovia al completo y no hacer prisioneros. Desde el mismo instante en que se cursaron tales órdenes a las unidades alemanas de Varsovia y del este de Polonia, los Grupos de Acción (Einsatzkommando) iniciaron las ejecuciones sumarias de todos los prisioneros polacos.

Las armas apuntan a pelear contra el ejército nazi, en un afiche de la época.

l día siguiente de la sublevación, el 2 de Agosto, se produjo el primer contraataque alemán por parte de la División Hermann Goering, utilizando a la población civil a la que hizo marchar delante de los tanques como escudos humanos. Aquella táctica amedrentó a muchos polacos, pero otros dispararon igualmente, provocando la muerte de sus propios compatriotas.

Con Londres la resistencia polaca el segundo dia de levantamiento pudo establecer comunicaciones, siendo Churchill informado sobre asunto. El gobierno en el exilio exigió a Londres el apoyo de la RAF y de la Brigada Paracaidista Polaca Libre en Inglaterra, pero Churchill rechazó el envió de la brigada, aunque sí aceptó el apoyo de la aviación.


Bandera de la Resistencia Polaca del Armia Krajowa.

Por fin el 3 de Agosto, Mikolajczyk se reunió con Stalin, la entrevista fue tensa e inútil para el representante polaco, pues el líder soviético le anunció que Polonia perdería todos los territorios orientales a cambio de ser compensada por terreno alemán en el oeste, además le comunicó que no confiaba en el Armia Krajowa y que por tanto no enviaría ayuda a los sublevados.

Himmler el mismo día 3 se trasladó a Poznan para poder dirigir mejor a las SS que operaban en Varsovia. Una de las acciones fue el bombardeo del barrio de Wola por un tren blindado Panzerzüge y 12 aviones Heinkel He 111 que causaron cuantiosos daños.


Rápidamente la insurrección polaca fue aplastada por el ejército alemán

La primera contraofensiva alemana se inició a finales del 4 de Agosto contra los barrios occidentales de Ochota y Wola, el propio Himmler dirigió parte de la operación. Las bajas de los polacos se contaron a miles y en infinidad de casas se extendió la violencia de los expresidiarios la División Dirlewanger, cometiendo brutales matanzas y saqueos como el asesinato de varios profesores de la Universidad de Varsovia en el Nº5 de la Calle Nowy Zjazd. Mientras eso sucedía, los rusos colaboracinostas de la Brigada Kaminski se lanzaron a violaciones masivas de mujeres en el barrio de Ochota. Tampoco faltó la represión de las SS como era habitual, matando en Mokotów a 600 presos políticos y a 17 sacerdores jesuitas en la Calle Bagatela.

Aviones británicos Halifax bombardearon Varsovia por primera vez la noche del 4 al 5 de Agosto en apoyo a la resistencia. Los viajes eran muy peligrosos, pues despegaban desde Italia, teniendo que atravesar la República de Saló vigilada por los aviones fascistas italianos, para luego internarse en Austria, Checoslovaquia y Polonia, cielos patrullados por cazas alemanes y suelos sembrados de baterías antiaéreas. En aquel primer trayecto 5 aviones ingleses resultaron derribados.

Durante la tarde del 5 de Agosto, un batallón de resistentes polacos liberó el campo de concentración de Gesiówka dentro de la misma Varsovia tras acabar en una increíble acción con sus 12 torres de vigilancia una por una.


Tanque alemán Stug destruido entre las ruinas de una Varsovia llena de escombros y edificios esqueléticos.

Uno de los crímenes más famosos cometidos en Varsovia durante el levantamiento el 5 de Agosto, fue el que realizó la División Dirlewanger al exterminar a todos los enfermos y personal sanitario del Hospital de Plocka. Aquella misma noche los viejos reclusos de la Dirlewanger asesinaron a otras 1.000 personas del Nosocomio de San Lázaro en la Calle Leszeno. Mismo destino sufrieron las personas que se escondieron en el Fábrica de Fotografía en el Nº4 de la Calle Wolska. Cuando concluyeron aquellas matanzas sin control 40.000 habitantes habían sido aniquilados exclusivamente en el barrio de Wola.

Tras cinco días de batalla, el 6 de Agosto los alemanes pusieron a cargo de todos los mandos en la província de Varsovia al general Erich Von Dem Bach-Zeléweski. Una de las primeras órdenes del nuevo jefe fue el transportar a todos los civiles dentro del radio de acción alemán a campos de concentración provisionales situados fuera de la capital. La represión fue brutal, pues 35.000 personas, entre ellos mujeres y niños, fueron asesinados por las SS en el barrio de Wola. Ese día, los polacos del Armia Krajowa controlaban prácticamente toda Varsovia, sin embargo estaban sometidos a un asedio de durísimas condiciones, por lo que la Batalla de Varsovia se encontraba en un empate absoluto.


Un comunicado de las fuerzas SS que exige el ultimátum de rendición a la milicia polaca.

Después de una semana de combates en Varsovia los sublevados controlaban los barrios de Mokotow y Zolibor, además de los bosques exteriores alrededor de la capital de Kampinos en el norte y Kabackie en el sur. La segunda semana del levantamiento los resistentes lucharon sólos sin ninguna ayuda soviética, a excepción de los suministros venidos por aire que se cobraban altos derribos de los aviones anglo-sudafricanos.

El 12 de Agosto el Armia Krajowa fue derrotado en el gueto judío y los alemanes se hicieron con la zona. Una de las curiosidades ese día es que aviones soviéticos en la Plaza Levela lanzaron los primeros paquetes de suministros con alimentos y municiones, además de dos operadores de radio rusos para hacer labores de enlace. Desde entonces nocturnamente varios aeroplanos traerían víveres a lo sublevados siempre dejándolos caer el Plaza Levela.


Mujeres sublevadas del Servicio Militar Femenino para la defensa de Varsovia.

Justo a mitad de Agosto, el 15, el Armia Krajowa sufrió una tremenda derrota al intentar tomar la estación de Gdánsk, donde centenares de resistentes cayeron. Tal fue el desastre que desde Mokotów se tuvo que abrir una vía de comunicación con el bosque de Kabackie para escapar.

Fuera de Varsovia, el 18 de Agosto, el I Frente de la Rusia Blanca de Rokossowski sufrió una contraofensiva devastadora del IX Ejército alemán a tan sólo 2 kilómetros de Varsovia. Las bajas entre las filas rusas fueron altísimas. Ante tal golpe los soviéticos el 25 de Agosto se tuvieron que retirar derrotados más allá del Vístula a 80 kilómetros de la capital polaca, volviendo a posponer el ataque.

Un gran revés para la resistencia polaca sucedió el 26 de Agosto cuando una bomba explotó bajo las ruinas en el Nº16 de la Calle Freta, muriendo todo el Estado Mayor del Armia Krajowa y quedando los sublevados apenas sin mandos. A finales de mes los polacos habían sufrido decenas de miles de bajas y los alemanes unas 9.000, estos últimos tanto en la misma ciudad como en el exterior luchando contra los soviéticos.


ombardeo del centro de Varsovia por parte de la artillería pesada alemana. En la imagen puede verse la explosión de un proyectil contra un rascacielos.

La batalla por Varsovia se había convertido en una lucha de desgaste. Los alemanes sin saber que hacer con los insurgentes utilizaron tácticas de demolición, como los bombardeos con artillería, trenes blindados Panzerzüge, cañones de 88 milímetros, obuses Bertha de 380 milímetros, lanzacohetes Nebelwerfer e incluso bombarderos en picado Stukas. Pero cualquier medida era poca, pues cuando los alemanes desalojaban una posición los polacos la retomaban por la noche y además los edificios demolidos aportaban una posición mejor para los francotiradores. Para despejar las calles se usaron tanques Tiger, Panther y el poderoso King Tiger, pero las bombas de gasolina caseras hechas por los insurgentes convertían a los blindados en blancos fáciles entre las calles. El Goliat, un curioso artefacto teledirigido y con ruedas que se autoexplosionaba en los escondites enemigos, se hizo famoso en la lucha, teniendo los resistentes que recurrir para destruirlo a arrojarle objetos o piedras antes de que entrara en contacto con algo y estallara. Desesperados los alemanes llegaron a emplear el mortero Karl, un temible obús de 600 milímetros que destrozaba la ciudad, emplanzado más tarde el Dora de 800 milímetros mucho más destructivo, de hecho edificio que tocaban sus proyectiles eran pulverizados.

Los civiles padecieron lo indecible porque los bombardeos se hacían insoportables, las casas eran destruidas una por una y la gente se quedaba sin hogar. El hambre cada vez se agravaba más y las medicinas escaseaban también, por si fuera poco los alemanes utilizaban a la gente como escudos humanos frente a la resistencia del Ejército Patriótico. Las SS constantemente hacían limpieza en los barrios de la ciudad, los prisioneros eran fusilados al instante, cualquier civil en la zona resistente era aniquilada, mientras que los físicamente sanos eran enviados a campos de trabajo en Alemania. La RAF atacaba cada noche Varsovia aprovisionando a los resistentes, el largo camino desde Italia a la capital de Polonia era muy peligroso y pocos aparatos regresaban, precisamente decenas de bombarderos B-24 Liberator, Halifax y Wellington fueron derribados por la Luftwaffwe al ir a abastecer a los polacos. Las tropas extranjeras que mantenía Alemania en Varsovia se mostraron bastante crueles con la población civil, comportándose de manera malvada con la gente. Por ejemplo los musulmanes azerís buscaban casa por casa a mujeres polacas para violarlas y asesinarlas. Los rusos anticomunistas de la Brigada Kaminski no fueron más amables, pues las violaciones y los crímenes cometidos provocaron quejas de los alemanes, de hecho, el antiguo líder de la Rusia Autónoma de Lokot aliada del Eje, Mieczyslaw Kaminski, fue ejecutado por las SS al abusar sexualmente de una mujer alemana residente en la ciudad. Los húngaros fueron los únicos amigables, no cometieron ningún crimen y apenas participaron en los combates por su simpatía histórica hacia los polacos, de hecho el Almirante Miklós Horthy, al frente del país magiar, negoció con los alemanes para retirar a sus tropas del centro ciudad y situarlas frente a los soviéticos, sus verdaderos enemigos, algo que consiguió. Con todo esto Varsovia se había convertido en un cementerio en ruinas.

Cuando ya parecía que los rusos volvían a llegar sobre Varsovia, el 1 de Septiembre de 1944, cinco años después del comienzo de la guerra, la URSS inició la invasión de Rumanía, Bulgaria y los Balcanes. Aquella nueva zona de operaciones hizo que el I Frente de la Rusia Blanca quedara detenido de nuevo en el Vístula al darse prioridad a las otras invasiones.

Para el 2 de Septiembre la situación se hizo aún más difícil para los resistentes polacos cuando los alemanes se hicieron con la Ciudad Vieja de Varsovia, por suerte ese día se había llegado a una negociación con el obergruppenführer Von Dem Bach para realizar una evacuación en el área, siendo 6.500 personas evacuadas, aunque los 35.000 civiles capturados fueron fusilados o enviados a campos de concentración y otros 7.000 heridos aniquilados.


Alemanes combatiendo por las calles de Varsovia.

Desde el 8 de Septiembre se inició a cabo la evacuación más numerosa hasta la fecha. Bajo la Ciudad Vieja, por los canales unos 4.500 insurgentes, de los cuales 1.500 iban armados, acompañados por millares de civiles, reptaron hasta el barrio de Sródmiescie. Justo bajo esas alcantarillas los alemanes lanzaron por sumideros diversos gases asfixiantes o vertieron gasolina a la que prendieron fuego. Muchos polacos murieron asfixiados o quemados, pero muchos consiguieron salir. Los que estaban fuera, concretamente en el mismo Sródmiescie, pero también en Zoliborz, Czerniaków y el Alto Mokotów, fueron retirándose poco a poco ante la presión enemiga, sin apenas servir de nada que 107 aviones británicos B-24 Liberator les lanzasen por paracaídas municiones, pues el 60% de los suministros cayeron en manos enemigas debido a la falta de coordinación. Por si fuera poco 10 aviones polacos libres venidos de Italia fueron derribados.

Como represalia el 9 de Septiembre los alemanes de la IV Brigada Aérea de la Luftwaffe masacraron a todos los vecinos de la Calle Podhalanska y la Calle Chocholowsla en el Bajo Mokotów. Gracias a la intervención de la Cruz Roja, finalmente un total de 25.000 personas fueron salvadas porque se llegó a un acuerdo con los alemanes en el que se declaró que los polacos serían tratados según la Convención de Ginebra como prisioneros de guerra. Otros 35.000 cayeron prisioneros, junto con 7.000 heridos graves de los cuales la inmensa mayoría perecería.

Mientras se negociaba o se mataba en la ciudad, los soviéticos seguían quietos viendo como morían los polacos y continuaban sin mover un músculo por ellos. Las negociaciones desde Inglaterra se hacían cada vez más intensas y Stalin ponía la misma excusa diciendo que el contraataque alemán los había dejado incapacitados para atacar en dos semanas. Stalin ya había sentenciado el fin de Varsovia, estaba dispuesto a mediados de Septiembre a echar una mano sin interferir demasiado, su plan era conquistar toda la capital una vez que los alemanes hubieran acabado con los polacos, mientras tanto sólo tomarían algunos barrios y áreas parciales, teniendo después vía libre para colocar un gobierno títere y ser el nuevo amo de Polonia.




Por fin el I Frente de la Rusia Blanca se lanzó a la ofensiva contra Varsovia la noche del 15 al 16 de Septiembre. Concretamente lo hizo el I Ejército Polaco compuesto por comunistas de Polonia al servicio del Ejército Rojo, exactamente de la 3ª División Polaca. A primeras horas del amanecer los polaco-soviéticos prepararon pontones sobre el Río Vístula y lo cruzaron consiguiendo que los primeros 420 soldados del teniente ruso Seguei Kononkow se establecieran en el barrio de Cerniaków al precio de 120 soldados muertos. Para el final del dia la cabeza de puente ya se había ampliado a las 2.300 tropas del Ejército Rojo con los 1st y 3rd Batallones, el 8º Regimiento Anticarro y el Batallón Lanzallamas. Una vez en la otra parte del Vístula los alemanes y húngaros presentaron una enorme resistencia que provocó centenares de bajas a los soviéticos, pero los tanques rusos consiguieron abrirse camino y llegar al mismo barrio de Praga en Varsovia para el final del día. Asentados en Praga, los rusos inmediatamente abastecieron por aire a los resistentes en otras partes de la ciudad y con artillería iniciaron un intenso fuego contra la Ciudadela y la estación de Gdansk.

A principios del 17 de Septiembre el Armia Krajowa lanzó un ataque contra Zolibor para acercarse a los rusos, sin embargo los alemanes los rechazaron provocando a los polacos unas 300 bajas.

Estados Unidos finalmente se involucró en el levantamiento de Varsovia el 18 de Septiembre. Un total de 110 fortalezas volantes B-17 soltaron 1.284 contenedores de suministros sobre la capital, desgraciadamente el 80% cayó en manos de los alemanes y sólo el 20% llegó a la resistencia. En la acción 2 aviones estadounidenses se perdieron, el resto aterrizaron en bases dentro de la Unión Soviética por primera vez en la guerra.

No fue algo muy común, pero las fuerzas polacas del Armia Krajowa se unieron a las del Ejército Rojo para combatir juntos por primera vez el día 20 de Septiembre. Dentro de esa coalición temporal también estaban los voluntarios del I Ejército Polaco. Aquella breve alianza se debió a la ampliación de la cabeza de puente en Czerniaków a los dos lados del Vístula que unieron geográficamente a ambos contendientes. El combate fue muy encarnizado ya que los alemanes y colaboracionistas ucranianos resistieron con gran tenacidad sobre las playas del río en búnkeres y nidos de ametralladoras. Tras días de intensa lucha, el 23 de Octubre, los polacos y los soviéticos se hicieron con la zona sufriendo 4.938 muertos.

Una contraofensiva alemana se lanzó sobre Varsovia el 26 de Septiembre acabando con la última tregua cedida a los polacos, tiempo durante la cual consiguieron evacuar a 9.000 civiles a cambio de entregar a los germanos el distrito de Mokotów.

Cuando la orilla del Vístula estuvo controlada por los rusos, los alemanes decidieron centrar todos sus esfuerzos contra el bosque de Kampinos, por eso el 27 de Septiembre se inició una redada contra el área apoyada por la División Herman Goering. Las tropas alemanas hicieron desalojar al Armaia Krajowa por todo el bosque y lo pusieron en retirada hasta derrotarlo. Para el 30 Kampinos había sido conquistado. Coincidiendo con la caída de Kampinos, la resitencia sufrió otra derrota al caer el distrito de Zólibor en manos alemanas a las 19:40 horas de la tarde, aunque antes de ellos fueron evacuadas 15.000 personas, muriendo 1.000 polacos y cayendo prisioneros otros 800. Tras los últimos éxitos alemanes, el propio Hitler condecoró con la Orden de Caballero de la Cruz de Hierro a Von Dem Bach y a Oskar Dirlewanger. Con esta victoria, la zona de los resistentes se había visto reducida a un núcleo entre 5 y 8 kilómetros en el centro de la ciudad.


Durante los últimos días de Septiembre la victoria estaba clara que iba a ser para los alemanes, pues los soviéticos de nuevo ni se habían movido. Desde Inglaterra y Estados Unidos se intentó presionar a Stalin para que moviera sus fuerzas, pero el I Frente de la Rusia Blanca de Rokossovski ni se había movido del barrio Praga. Los polacos en el exilio de Londres se vieron frustados ante tal indiganción, los soviéticos estaban de brazos cruzados en el Vístula y Praga viendo satisfactoriamente como los alemanes aniquilaban a los sublevados. Tan grave fue el hecho, que en la Cámara de los Comunes de Londres se produjo una fortísima discusión sobre el asunto, llegando muchos parlamentarios de acusar a los responsables británicos de hablar con Stalin con el calificativo de “comunistas”. Ante la impotencia de Gran Bretaña y el resto de los Aliados, a los polacos no les quedaba más opción que rendirse.

Rendición de la Resistencia Polaca con muchos civiles en Varsovia a los soldados de las Waffen-SS

Sin más remedio, el 1 de Octubre los polacos comenzaron las negociaciones de rendición con los alemanes. Tras largas deliberaciones con Von Dem Bach, finalmente el comandante en jefe de la resistencia, Bór Komorowski, consiguió convencer al alemán de que la ciudad entera tuviera un trato justo tras la rendición. De ese modo se acordó bajo la observación de representantes internacionales.


0
3
0
0
3Comments
leandroperico

link de peli por fa !!!!!!!!!

0
jony18

A verla d pone, no me gustan las pelis yankees de la ww2

0
jorgeCB4ar

excelente post, descargando la pelicula

0