Check the new version here

Popular channels

El mundo al revés

Cuando yo tenía siete u ocho años, pasaba frente a mi casa un caballo que, patas para arriba, desafiando la ley de gravedad, tiraba de un carretón.

Otras veces, con su cabeza para abajo, una mujer barría interminablemente la calle y me parecía que, en medio de aquella nube de polvo, iba a levantar el vuelo con su escoba.

Yo había encontrado -mientras jugaba al escondido con mis hermanos en aquella casa a la que nos acabábamos de mudar- una lente cóncava que me permitía, a través de los agujeros de la puerta, espiar el ir y venir de los vecinos y ver el mundo al revés.




La obra de Oscar Muñoz, además de su gran trascendencia internacional, es de una relevancia fundamental para entender cómo están las artes visuales en Colombia
Sebastián López, director de Iniva


Aquellas imágenes invertidas me resultaban infinitamente más interesantes que las del televisor que otra familia, desesperada por salir de aquel país, había dejado en nuestro nuevo hogar.

De esto no pensé nunca más hasta hace unos días, cuando vi la exposición "Mirror Image" ("Imagen reflejada", del artista colombiano Oscar Muñoz, en el Instituto de las Artes Visuales Internacionales (Iniva) de Londres, Reino Unido.
Eclipse

Muñoz me devolvió la infancia con una pieza que se llama "Eclipse", hecha hace ocho años.

"Eclipse" está realizada a partir del principio de la cámara oscura, a través del cual se crea la fotografía.


Esta obra, que invita a una reflexión sobre la memoria y el tiempo, está realizada a partir del principio de la cámara oscura, a través del cual se crea la fotografía.

En una pared que da a la calle, hay siete orificios y junto a cada uno hay un espejo cóncavo que toma la imagen que viene de afuera y la refleja sobre el muro.

Las redondelas que sostienen los espejos ayudan a crear la ilusión de un eclipse de luna: hacia un extremo se van ocultando las imágenes y hacia el otro van apareciendo.

Por esta calle, Rivington Street, en el barrio londinense de Shoreditch, no pasan caballos con las patas para arriba, pero sí muchos ciclistas y peatones que probablemente se dirigen hacia los bares vecinos, ignorantes de que alguien los observa desde una galería.

"Vista en el contexto de las otras obras, es como si fuera un video porque ese movimiento constante de la calle se refleja como en una pantalla", le explica a BBC Mundo el director de Iniva, Sebastián López.



Colombia

López, quien curó la exposición junto a Melanie Keen, considera que "la obra de Oscar Muñoz, además de su gran trascendencia internacional, es de una relevancia fundamental para entender cómo están las artes visuales en Colombia".

En "Narciso", la imagen y la sombra se van juntando, hasta que la imagen desaparece.


"Además, es muy interesante la relación entre lo que están haciendo los artistas en Colombia y la actual situación política y militar del país", observa.

El propio Muñoz lo ha dicho en las siguientes palabras: "Mi trabajo hoy en día surge de mi interés en comprender cómo una sociedad llega a aceptar la guerra -o más bien, una serie de guerras oscuras y perversas, durante más de 50 años, que aún no terminan- como parte de la rutina de su vida, una vida donde tanto el pasado como el presente están plagados de hechos violentos que ocurren diariamente y se repiten persistentemente".

El director de Iniva señala que esto no quiere decir que esa relación con la violencia que se vive en Colombia sea la razón fundamental de la obra de Oscar Muñoz, a pesar de que prácticamente toda la vida del artista -que nació en la ciudad de Popayán en 1951- ha transcurrido en medio de ese conflicto.
Mi trabajo hoy en día surge de mi interés en comprender cómo una sociedad llega a aceptar la guerra -o más bien, una serie de guerras oscuras y perversas, durante más de 50 años, que aún no terminan- como parte de la rutina de su vida
Oscar Muñoz


"Creo que, fundamentalmente, en su obra hay un diálogo permanente con lo que es la fotografía y con lo que es el cine", dice López.

"Y cuando digo es, quiero decir a todos los niveles: la fotografía como imagen, como imagen impresa en un papel o en periódico, el acto de fotografiar y, al mismo tiempo, qué significa poseer una fotografía, en su calidad de elemento que ayuda a tener una memoria".

Agua

Sin embargo, mientras que para muchas personas la fotografía es el acto de fijar la memoria, de hacerla duradera, los trabajos de Muñoz que se presentan en el Iniva parecen apuntar precisamente a lo contrario, a destacar la fragilidad de ésta, su naturaleza efímera.

En "Línea del destino", una mano sostiene agua, en la que se refleja el rostro del artista.


En varias de sus obras, Muñoz recurre al agua para, como él dice, "documentar un escenario temporal: 'la lógica del pensamiento cotidiano', que se deriva de la imposibilidad de retener y fijar imágenes permanentemente".

En "Línea del destino" (video, 2006, 1:56 min.), una mano sostiene agua, en la que se refleja el rostro del artista, pero esta especie de autorretrato desaparece, a medida que el líquido se filtra entre sus dedos.

En "Narciso" (video, 2001-2002, 3:00 min.), la imagen de la cabeza de una persona, hecha con carboncillo, flota sobre el agua de una pila, mientras una lámpara ilumina el perfil y proyecta una sombra.

Poco a poco, la imagen y la sombra se van juntando, hasta que la imagen desaparece, con el agua que la sostenía.

"Esta obra es muy interesante porque recupera y condensa algunos problemas fundamentales para la fotografía, en particular, y para el arte, en general, del siglo XX", le explica Sebastián López a BBC Mundo.

"No todo el mundo es consciente de la enorme importancia que tuvo la sombra en la historia de la fotografía: incluso cuando fue desarrollada en Francia, el primer nombre que le querían poner a ese nuevo invento era 'sombra'", añade.



Memorial

En "Proyecto para un memorial" (2005, 7:40 min.), que se presentó el año pasado en la Bienal de Venecia, aparecen proyectados, simultáneamente en cinco pantallas, rostros que la mano de Muñoz dibuja, con agua, sobre un asfalto caliente, en un día de verano.

"Proyecto para un memorial" se presentó el año pasado en la Bienal de Venecia.


Se trata de retratos de personas que el artista encontró en los anuncios necrológicos de los periódicos, en la ciudad de Cali, donde vive.

Como el pavimento está tan caliente, los rostros comienzan a desaparecer, a evaporarse, a los pocos segundos de ser dibujados.

En otra obra, "Aliento" (1996-2002), también aparecen retratos de personas, pero sólo si uno se acerca lo suficiente a los círculos de acero pulido que la componen y respira con fuerza frente a ellos.

"La problemática de la aparición y la desaparición o la transformación en otra cosa, es un elemento que Muñoz ha utilizado, de manera muy creativa, varias veces en su obra", señala el director de Iniva.

"Es sorprendente -pero esto lo hacen solamente los muy buenos artistas- como ese elemento toma características diferentes en cada obra que hace", agrega.

López dijo que es muy probable que la exposición se presente próximamente en Río de Janeiro, Brasil, y Santiago, Chile, pero prefirió no adelantar los nombres de los museos hasta que no se firmen los contratos.






El Instituto de las Artes Visuales Internacionales (Iniva) de Londres, Reino Unido, presenta la exposición "Mirror image" ("Imagen reflejada" del artista colombiano Oscar Muñoz



En "Proyecto para un memorial" aparecen proyectados, en cinco pantallas, rostros que la mano de Muñoz dibuja, con agua, sobre un asfalto caliente, en un día de verano, en Cali.



Los trabajos de Muñoz suelen incluir rostros que aparecen o desaparecen. En "Línea del destino", la cara del artista se refleja sobre el agua en su mano y desaparece a medida que el líquido se escurre.


Muñoz dice que le interesa "documentar un escenario temporal: 'la lógica del pensamiento cotidiano', que se deriva de la imposibilidad de retener y fijar imágenes permanentemente".



En "Narciso", la imagen de la cabeza de una persona, hecha con carboncillo, flota sobre el agua de una pila, mientras una lámpara ilumina el perfil y proyecta una sombra.


En "Eclipse" hay siete orificios y, junto a cada uno, un espejo cóncavo que toma la imagen que viene de la calle y la refleja sobre la pared de la galería.



"Vista en el contexto de las otras obras, es como si fuera un video porque ese movimiento constante de la calle se refleja como en una pantalla", dice el director de Iniva, Sebastián López.



En "Aliento", lo único que uno ve de inmediato en la pared son siete círculos de acero pulido, que reflejan la imagen de las otras obras que están en la misma sala.


Pero si uno se aproxima lo suficiente y respira cerca de los círculos de acero, el aliento hace aparecer rostros, que se esfuman a los pocos segundos.


"Paístiempo", de 2007, reproduce la página principal de dos periódicos colombianos, El País y Tiempo. El nombre alude a como los venden los niños en la calle, "¡País-Tiempo", "País-Tiempo!".



Muñoz ha dicho que su obra surge de su interés "en comprender cómo una sociedad llega a aceptar la guerra (...) como parte de la rutina de su vida".

Acá les dejo dos videos que encontré de su trabajo:

http://www.youtube.com/v/uks_l0tQw3U&feature=related
link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=uks_l0tQw3U&feature=related
http://www.youtube.com/v/Lp8ZNG7MQ3A&feature=related
link: http://www.videos-star.com/watch.php?video=Lp8ZNG7MQ3A&feature=related

fuente:TANGOLIVE
0
0
0
0
0No comments yet