Check the new version here

Popular channels

El niño africano que venció al Ébola

El niño africano que venció al Ébola bailando


Mamadee, de 11 años, fue diagnosticado con ébola y atendido por la organización Médicos Sin Fronteras; a diferencia del resto de los pacientes, el niño pasaba el día bailando.



Mamadee es un niño de once años al que le encanta bailar. Los demás pacientes en el centro de tratamiento de Ébola de MSF en Foya, al norte de Liberia le observan. Mamadee se convirtió en la estrella del centro. Hay que decir que su historia es bastante excepcional.

En el área de ‘pacientes confirmados de Ébola' del Centro de Gestión Casos de MSF (CMC) en Foya, Liberia, aproximadamente dos tercios de los pacientes no sobreviven el virus del Ébola. Los pacientes se reúnen, sentándose en bancos de madera y sillas de plástico. Desde una radio de transistores se escucha fuerte un ‘Azonto’, un género musical procedente de Ghana. La gente está débil, y yace en sus camas, mientras que sus sistemas inmunes están tratando de luchar contra el invasor mortal en sus cuerpos.

Excepto uno: Mamadee, un niño de once años, que está bailando un Azonto, mientras la multitud lo observa. Él salta, se agacha, da un paso al costado, primero a la izquierda, luego a la derecha, luego a la izquierda, luego a la derecha, salta de nuevo, da una vuelta, balancea sus caderas y sacude sus brazos. Y no se detiene, no se cansa.

Es difícil de creer, pero Mamadee es un paciente. Un paciente confirmado de Ébola.

Como todas las prendas y objetos que entran en el CMC con los pacientes ingresados tienen que ser quemadas, Mamadee se ha vestido con una camisa nueva, lo suficientemente grande como para que quepan dos niños de su tamaño. Lleva pantalones de pijama gris y sandalias azules, al menos tres tallas más grandes.

Pero ni su ropa ni el Ébola pueden detener al joven bailarín. Algunos pacientes le envidian, mientras que las enfermeras y el resto del personal médico se han enamorado de él. Mamadee es la estrella del CMC en Foya, ya que su historia es realmente excepcional.

Cuando Mamadee fue admitido por primera vez el 15 de agosto, resultó negativo por Ébola y fue dado de alta. Tras pasar la noche en una casa de huéspedes, ya que su pueblo, Sarkonedu, queda demasiado lejos, desarrolló algunos síntomas y fue readmitido al día siguiente. Presentaba varios síntomas: náuseas, fiebre, dolor muscular, cansancio intenso, dolor abdominal y diarrea.

"Era un claro paciente Ebola," dice la Dra. Roberta Petrucci. "Sólo la ictericia nos hizo dudar." Los médicos lo trataron con multivitaminas, paracetamol, solución de rehidratación oral, antibióticos y píldoras contra la malaria, porque Mamadee también había dado positivo por malaria.

El 20 de agosto, el segundo resultado de la prueba del Ébola volvió y resultó como se esperaba: positivo. Lo único que no encajaba en la imagen era que, mientras tanto, el joven Mamadee ya se sentía bien y andaba corriendo por ahí.

"No podíamos creerlo", dice la Dra. Petrucci. "Pensamos que debía haber sido un error." Cuando el personal médico realizó otro examen de sangre pocos días después, se dieron cuenta de que no había habido ningún error. Mamadee todavía daba positivo.
"El laboratorio normalmente no comete errores", continuó el Dr. Petrucci. "Y sobre todo dos veces seguidas con el mismo paciente." Así que, a pesar de que Mamadee parecía todo menos sintomático, podría teóricamente infectar a otros. "No teníamos otra opción que no fuera mantenerlo en el CMC debido a que el resultado seguía siendo positivo", dice ella.


link: https://www.youtube.com/watch?v=6i7YYPq_ky0

Rodeado de los pacientes enfermos, Mamadee era el entretenimiento del lugar. Pasaba sus días durmiendo, comiendo, charlando con los otros pacientes - y bailando por supuesto. Y fue capaz de convertir cualquier cosa en un juguete, ya fuera una hoja de papel, una lata de refresco o una bolsa de agua.

Pero está claro que un CMC no es el lugar en el que un niño quiere estar, y el aburrimiento llegaba fácilmente. "Quiero irme", decía Mamadee. "Dos semanas han sido suficientes. Echo de menos mi casa, mis amigos, incluso extraño ir a la escuela".

Mamadee nunca se quejó, ni preguntó por sus resultados de laboratorio al igual que otros pacientes lo hacen. "La gente con los impermeables amarillos cuidaron muy bien de mí y me ayudaron un montón, como también lo hacen con otros pacientes enfermos."

Desafortunadamente el deseo de salir de Mamadee no podía concederse, porque su tercer prueba del 30 de agosto también resultó positiva. "Su historial médico es sobresaliente, aunque no excepcional", afirma la Dra. Petrucci. "Pero sin duda, su actitud si que es excepcional. Todos los días el niño contagia de buena actitud a los pacientes y al personal. Siempre está sonriente y feliz. A todo el mundo le agrada y va a ser muy triste y le echaremos de menos una vez que se vaya, a pesar de que deseamos que salga de aquí lo antes posible ".

El CMC no es un jardín de niños. Mamadee ha visto cosas terribles en el área de pacientes confirmados. "Este lugar está lleno de gente muerta. El Ébola es una enfermedad que te hace vomitar y sangrar por la nariz y luego te mueres ", dice Mamadee. "Esto es lo que voy a decir a mis amigos cuando vuelva a casa."

Una semana después, la hermana de Mamadee, Maya fue admitida en el CMC. La niña de 14 años falleció al cabo de unos días, a tan sólo una tienda de campaña de su hermano. Cuando su madre, con lágrimas en los ojos, le cuenta acerca de la muerte de Maya, él se mantiene fuerte y simplemente dice "No llores, mamá"

El 4 de septiembre, la cuarta prueba del Mamadee regresó del laboratorio en la vecina Gueckedou, Guinea. Era negativa finalmente. Mamadee salió corriendo del CMC. "Estoy muy feliz hoy", dice el joven sobreviviente, sin saber el juego mortal que acaba de ganar.

Mamadee pudo haber ganado esta partida, pero el Ébola está derrotando rápidamente a muchos otros.



MSF cuenta actualmente con 41 trabajadores internacionales y 444 trabajadores nacionales en Foya, en el norte de Liberia. En su centro de tratamiento de Ébola, de 100 camas, en la actualidad hay alrededor de 60 pacientes. MSF también ha puesto en marcha varias actividades de divulgación, promoción de la salud y prácticas de enterramiento seguras, así como un servicio de ambulancia. En la cercana Voinjama, MSF está entrenando al personal del Ministerio de Salud en el hospital, para el triage de los pacientes.
0
0
0
0No comments yet