Check the new version here

Popular channels

El parásito que se convierte en lengua

Cymothoa exigua


Mira lo que tengo en la boquita

En resumen el parasito se prende en la lengua del pez de donde succiona sangre hasta que se atrofia despues el parasito toma el lugar de la lengua del pez que sigue viviendo normalmente.
ESTE ES EL CURIOSO PARÁSITO



si TIENEN GANAS de leer aca les dejo toda la información
Un monstruo en la boca del pez.
En las aguas costeras del Pacífico americano, desde el golfo de California, en México, hasta el golfo de Guayaquil, en Ecuador, y a profundidades de hasta sesenta metros, habita un pequeño crustáceo llamado Cymothoa exigua, perteneciente al orden de los isópodos, cuyo representante más conocido es la cochinilla de la humedad o bicho-bola. Cymothoa exigua es un parásito de varias especies de peces: pargos, corvinas, roncos y tinícalos.
Los machos, de hasta un centímetro y medio de largo y siete milímetros de ancho, viven en las agallas de sus huéspedes, pero las hembras son más osadas (y más grandes): Las hembras, que alcanzan casi los tres centímetros de longitud y centímetro y medio de anchura, se aferran a la lengua de sus víctimas para chupar su sangre.
Sabemos poca cosa del ciclo vital de este crustáceo. Parece que las larvas viven libremente en el mar hasta que encuentran un pez que pueda servirles de huésped. Entonces se agarran a las agallas y se convierten en machos. Según van creciendo, los machos se transforman en hembras. Se supone que el apareamiento tiene lugar en las agallas del huésped. Después, la hembra se abre camino hasta la boca del pez y se ancla en su lengua.
La forma de vida de este crustáceo, aunque desagradable desde nuestro punto de vista, no tiene nada de particular; hay muchas otras especies de parásitos de costumbres similares. Salvo que Cymothoa exigua, en algunas ocasiones, da un paso más en la relación con algunos de sus huéspedes, los pargos, peces de hasta noventa centímetros de longitud que habitan en los arrecifes entre México y Perú.
Se ha observado que cuando una hembra de Cymothoa exigua chupa sangre de la lengua de un pargo, ésta termina atrofiándose, a la vez que el parásito crece. Y cuando la lengua del pez ha quedado reducida a un muñón, se produce en el crustáceo un cambio de comportamiento sorprendente: deja de chupar sangre, vuelve la cabeza hacia el exterior y se aferra al muñón de lengua y al fondo de la boca del pez con sus ganchudas patas traseras. A partir de entonces, Cymothoa exigua ya no se alimentará de sangre, sino de las mucosas y de las partículas que flotan en la boca de su huésped. Pero lo más sorprendente es que el pargo es capaz de utilizar al crustáceo, que ha crecido hasta alcanzar el tamaño y la forma de su lengua original, como una prótesis para sustituir a esa misma lengua. Es el único caso conocido en el reino animal en el que un parásito reemplaza funcionalmente una estructura de su huésped.
De hecho, no se puede hablar ya de parasitismo, sino que la relación se ha convertido en simbiosis. Cymothoa exigua cubre una necesidad del pargo al servirle de lengua, aunque sea una necesidad que el mismo crustáceo, con métodos que podríamos denominar mafiosos, ha creado.
Para terminar les dejo un cuento de Horacio Quiroga que tiene algo que ver con el tema:

http://www.ciudadseva.com/textos/cuentos/esp/quiroga/el_almohadon_de_plumas.htm
DEJA PUNTOS HACELO POR ELLA:





0No comments yet