Check the new version here

Popular channels

El placer de la sexualidad oral: Manual y precauciones

Este post va dedicado a los chicos y adultos de hoy con el fin de tomar conciencia, precauciones y como disfrutar del sexo oral sanamente informándose con claridad. Es totalmente apto sin ningún tipo de morbo ni sexo, las cosas hay que llamarlas por su nombre sin ningún tipo de tabú,espero lo lean con detenimiento y aprendamos muchas cosas que inclusive yo no sabia, Saludos

Todo sobre el sexo oral




La boca participa en la sexualidad y no solamente para besar. Es una herramienta extraordinaria, tan sensible como la pulpa de nuestros dedos, tan finamente activa como nuestras dos manos. Ésta es la razón por la que puede dar y recibir. Sin embargo, a veces tenemos tendencia a reducir su participación al mínimo: algunos besos en los preliminares, algunas prácticas buco-genitales un poco estandardizadas.
Para aumentar los placeres, te presentamos algunas ideas, a veces originarias de las noches de tiempos ancestrales...

Instrumentos del placer



Si el sexo oral puede procurar un gran placer es porque el instrumento oral es a la vez complejo, eficaz y sensual...

La boca

Toda la boca, como orificio, produce placer. Puede contener ciertas partes del cuerpo: labios, lóbulo de la oreja, una porción de piel y, por supuesto, una parte del sexo, de la vulva, de los testículos o de su pene. La boca es cálida, húmeda, suave y sensible, lo que la transforma en una herramienta de placer excitante.

La lengua


La lengua es, junto con los dedos, la zona más sensible de nuestro cuerpo y también la más hábil. Ésta es la razón por la que cuando realiza caricias, éstas son extremadamente eficaces. También es la el centro de la sensación del gusto y permite que éste aporte placer y también lo reciba: el de probar el cuerpo de la pareja.

Los labios

Son una frontera entre el exterior y el interior del cuerpo. El límite entre el beso y el french-kiss más penetrante, un aperitivo de la relación sexual. Los labios son activos, ya que pueden chupar, aspirar, acariciar, pero también pueden actuar como receptores, el encuentro de dos bocas es asimétrica, como asexuada.

Los dientes

En medio de la boca suave, tierna y húmeda, los dientes son duros. Es precisamente esta diferencia de consistencia lo que les vuelve interesantes, cuando se practica la sexualidad oral. Utilizarlos suavemente, con moderación, procura sensaciones interesantes... a condición de que se tenga siempre confianza en el otro.

La saliva

Es el lubrificante del beso. Pero también suele servir de lubrificante natural durante los encuentros « sexo-boca ». Y como el aroma de un buen plato, el deseo provoca la segregación de saliva. La cual puede ser voluntariamente utilizada como lubrificante durante las relaciones sexuales de penetración vagina-pene. La saliva siempre está disponible y es eficaz.

El gusto

Probar al otro con su lengua, su boca. ¿Encuentro su gusto salado? ¿Dulce? ¿Un poco amargo? ¿Delicadamente picante? El gusto como el olfato son los dos sentidos que permiten experimentar a fondo el amor oral.

El olfato

Es el sentido más primitivo. El sexo oral permite conocer realmente el perfume de la intimidad del otro. Y en la mayoría de los casos, cuando se ama a la persona, nos encanta este delicioso olor... siempre y cuando la higiene sea irreprochable.

El aliento

Sirve para respirar, para percibir los perfumes, para soplar, para procurar caricias delicadamente ligeras en el cuerpo del otro.
Condiciones necesarias

Para que la sexualidad oral se convierta en un verdadero placer, serán indispensables algunas condiciones.

La higiene

Las zonas sexuales transpiran más que el resto del cuerpo. Para evitar que esta transpiración se convierta en un olor extremadamente fuerte, es indispensable lavarse todos los días, idealmente antes del encuentro amoroso.


El perfume


No es en absoluto aconsejable utilizar los desodorantes íntimos a la americana. Cuando el sexo de tu pareja huele a chicle de menta o de fresa, es muy posible que no te excite lo más mínimo. Si temes que la higiene (la tuya y la suya) no sea la más apropiada para el momento, propón por empezar con una romántica ducha en pareja.


Libertad total


¿A tu boca le apetece hacer el amor, pasearse por su piel, encontrar su sexo? ¡Pues mejor! Pero nunca has de sentirte obligada, jamás dejes que te fuercen a hacer algo de lo que no estás convencida. De la misma manera, que tampoco has de pedirle que haga algo que le repulse. El mayor placer se encuentra en la libertad de nuestros actos.

Compartir el placer

Cuando estés en pareja, hay que tratar siempre de dar y de recibir. Si el intercambio se produce sistemáticamente en el mismo sentido, corres el riesgo de llegar a un punto sin salida. Intercambiad los roles, sed activos y pasivos. Es lo más equilibrado.


Depilación o afeitado


Cuidado. Lo más simple y lo más natural es: ni afeitado, ni depilación. En efecto, después de un afeitado con cuchilla o con crema depilatoria, e pelo – cortado al ras – pincha rápidamente, algo nada práctico cuando la pareja posa su boca en este lugar. La depilación, aunque más dolorosa, deja la piel suave, aunque no siempre exenta de granitos. En cualquier caso, eres tú la que elige.


Zonas del placer femenino


Las sensaciones voluptuosas de una mujer son múltiples. Las caricias pueden afectar a muchas zonas sensibles...
El clítoris

Es el único órgano humano cuya única función es la de procurar placer. Es por tanto, el blanco ideal para las estimulaciones de todo tipo, cuando lo que se desea llegar hasta el fondo del placer. Su sensibilidad varía mucho, dependiendo de cada mujer. Algunas prefieren las estimulaciones marcadas, otras más suaves y otras prefieren las caricias indirectas alrededor del clítoris, que – demasiado sensible – no soporta los contactos directos. Una zona desconocida: la raíz del clítoris que remonta hasta la parte delantera del hueso del pubis, una estimulación muy marcada en este lugar también puede conducir al orgasmo.

Los labios pequeños


Inflados bajo el efecto del deseo, forman una especie de embudo a la entrada de la vagina. Si se hinchan, significa que contienen cuerpos eréctiles y que son órganos sexuales. Sin embargo, son menos besados que los labios de la boca, cuando procuran un placer infinitamente más sexual. ¡Una pena!

La entrada de la vagina

Una boca puede besar la apertura de la vagina, una lengua puede deslizarse por ella algunos centímetros. ¿Es insuficiente para procurar placer? Por supuesto. Las zonas más erógenas de la vagina están situadas cerca de su entrada, la cual es muy móvil: puede abrirse y cerrarse, autorizar la entrada o prohibirla. Es todo un juego posible, un juego extremadamente íntimo...

Los senos

Estimular los pezones, mamarlos como haría un bebé es extremadamente excitante para la mayoría de las mujeres. Las que no sienten nada significa que no se han tomado el precio suficiente para descubrirlo. ¿Porqué procura tanto placer? Al mamar o chupar los pezones se provoca una secreción, la ocitocina, la hormona del orgasmo... y de la inyección de la leche, en la mujer que da el pecho. Por lo que realmente vale la pena insistir un poco.

El interior de los muslos


Las mujeres prefieren las caricias centrífugas, es decir, las que parten de la periferia para llegar hasta el blanco. Comenzar por los muslos para llegar al sexo es una buena trayectoria. Acariciar, mordisquear, lamer el interior de los muslos para llegar hasta a la zona sexual hace aumentar progresivamente la excitación y la tensión. ¡Y lo afirman los expertos en preliminares!

El perineo

Por detrás de la vulva, entre la entrada de la vagina y la del ano, se encuentra una zona de la piel, a veces olvidada por las caricias. Sin embargo, también aprecia que se ocupen de él, que se le bese, se le acaricie... Menos sensible que el clítoris, la zona próxima del ano puede revelarse extremadamente erógena en algunas mujeres].


Zonas del placer masculino



Ir progresivamente del menos al más sensible para conseguir aumentar la excitación a lo más alto. Esto es lo que puedes hacer siguiendo estos consejos...


Los pezones

En el hombre esta zona es una zona muy erógena y desconocida. Los movimientos más eficaces y aconsejables son los que se realizan con la boca, succionando con relativa fuerza, aunque siempre manteniéndose suave. Este gesto tiene incluso tendencia a aumentar claramente la erección, si dura lo suficiente.


El escroto

Es la piel que rodea a los testículos. Su sensibilidad varía mucho, dependiendo de los hombres. Algunos adoran las caricias, la lengua que lame, la boca que mordisquea y otros permanecen imperturbables, encontrando esta zona muy poco sensible. ¡De ti depende de probar y comprobar el resultado!

El perineo

Es la zona situada entre la parte posterior del pene y el ano. En esta zona el tronco del pene se encuentra bajo la piel. Besar, acariciar con la lengua, mordisquear suelen ser gestos muy apreciados. Pero cuidado: no dudes en apoyar con fuerza para que el tronco subterráneo del pene también pueda disfrutar de tus cuidados amorosos. Si no, únicamente la superficie de la piel sentirá tus caricias.

El contorno del ano

Muy receptivo a las caricias bucales, a menudo suele ser un lugar olvidado. ¿Porqué? Naturalmente a causa de la función del ano que sirve para evacuar los deshechos del cuerpo. A algunas mujeres no les gusta la idea de pasear su boca o su lengua y a algunos hombres no les gusta que se les acerquen a estas zonas tan íntimas. Para apreciarlo, es indispensable una higiene perfecta: ducha diaria obligatoria justo antes de acercamiento sexual. Únicamente con estas condiciones, se podrá proceder a la exploración...

El glande


Es el lugar del cuerpo masculino más rico en corpúsculos de placer. Por tanto es muy sensible a las caricias de los labios, de la lengua, la humedad de la saliva, a los dientes (muy delicadamente, ya que es muy frágil...) ¡Le gusta todo! Un lugar aún más receptivo: su corona, ahí en donde se une al tronco del pene.

El freno


Es EL punto del glande del pene más eficaz para procurar placer. Es preferible no empezar por este lugar, hipersensible, sino ir acercándose progresivamente después de haber explorado otras zonas con tu boca. Cuidado: es necesario hacerlo con una suavidad extrema. Un contacto muy suave le basta para sentir inmensas sensaciones.

El tronco del pene


Le gusta que le besen, con firmeza, ya que no es muy sensible. Percibe sobre todo las presiones un poco marcadas, sobre todo en la zona que se encuentra por debajo, ahí donde es meno dura, incluso en erección. Cuando la boca mima un movimiento de vaivén, le gusta que le presionen con fuerza, contrariamente al glande que prefiere la suavidad.

Gestos para practicar

Para el sexo oral se utiliza la boca y el sexo. ¿Cómo? ¿Qué hacer? Algunas ideas evidentes... y otras que lo son menos. En total, lo ideal es variar los placeres, mezclar los unos con los otros para que podáis encontrar vosotros mismos todos los ingredientes necesarios para disfrutar juntos.

Lamer
La lengua es hábil, sutil, húmeda y suave. Es el órgano ideal para realizar caricias muy eróticas. Ya que lamer es a la vez acariciar con la lengua y degustar al otro, para sentir un placer compartido. Y la lengua puede divertirse realizando movimientos circulares, de arriba a abajao, vibrando... realizando todo lo que te dicte la imaginación.

Chupar
Chupar, aspirar, este gesto tira y estimula el lugar en donde se practica. La zona de los pezones es la parte más excitante, pero también hay que probar a chupar el glande, el clítoris e incluso el tronco del pene o la vulva... y todos los lugares en los que te apetezca practicar.

Soplar
Una caricia con el aire que respiras. Este aire que soplas es caliente, húmedo y puede procurar una caricia extremadamente suave. No es tan excitante como un contacto más directo, pero la ligereza también puede proporcionar placer.

Presionar
Presionar con la lengua o con los dientes. Rítmicamente al principio, para después ejercer una presión prolongada o vibrante, o entrecortada de succiones o de caricias más ligeras... La presión suele ser erógena en las zonas sexuales, como el clítoris o el glande, ya que los captores de voluptuosidad son muy sensibles.

Mordisquear
Los dientes son capaces de lo mejor y lo peor. Puede procurar placer o hacer daño. Por lo que explorad juntos, hasta llegar ahí donde el otro siente placer y a partir de qué fuerza empieza a sentir sensaciones desagradables.

Utilizar alimentos
El hielo en la boca para procurar un escalofrío, el chicle de menta o incluso un poco de helado de nata. Siempre existirán los que disfrutan con estos juegos y los que, decepcionados, no lo vuelven a probar nunca más. ¡Eres tú la que decide!

Actitudes que hay que evitar

La imaginación no tiene límites. Pero cuando se quiere mantener una complicidad para compartir un placer común, hay ciertas maneras de proceder que pueden revelarse negativas para la pareja. Tomemos conciencia de ellas.

Comerse la cabeza
Durante una felación, algunos hombres piden a sus parejas que se pongan de rodillas y les sujetan la cabeza para marcar su ritmo. En general, suele resultar extremadamente desagradable para la mujer, quien se siente humillada y en ningún caso una amante que comparte un momento de amor con su pareja. No dudes en negarte a realizar todo aquello que te resulte desagradable y te haga sentir mal.

La eyaculación facial
No está prohibida, pero solamente debe ser practicada si existe un deseo compartido y un auténtico consentimiento. Puede resultar excitante... o realmente desagradable. Por ello, es fundamental hablar antes.

Los mordiscos
Mordisquear suele ser erótico, cuando se hace con suavidad, incluso con firmeza. Pero mucho cuidado con los lugares sensibles. El glande, el tronco del pene, los testículos... son zonas muy sensibles. ¡Incluso el clítoris! Piensa en preguntar a tu pareja si le gusta lo que le haces y si puedes hacerlo más fuerte o no.

Imitación del XXX
Cuando la pornografía se convierte en una referencia, podemos acabar poniendo de lado los verdaderos placeres. Ya que en la sexualidad es esencial compartir un momento que os acerque el uno al otro, más que experimentar el máximo de cosas imaginables. Imitar sistemáticamente actitudes de sumisión o de brutalidad puede cansar, bloquear e impedir que el verdadero amor y la complicidad se desarrollen de verdad. En cambio, jugar un poco y siempre y cuando los dos estén de acuerdo, a una ligera sumisión y brutalidad puede resultar divertido, repetimos, siempre que los dos estén de acuerdo.

El chantaje

Como no me hagas esto, me vengo. Obligar a alguien a practicar o recibir un acto que no le gusta no es amor. Es humillar, tratarle como a un objeto. La característica del amor es que siempre acepta la libertad del otro. Y cuando se siente libre, se tiene tendencia a liberarse sexualmente cada vez más.

Protección contra las ETS (enfermedades de transmisión sexual)

El placer compartido procura una gran felicidad cuando se tiene una total confianza. Pero si se tiene miedo, si no se tiene confianza, el placer puede transformarse en angustia. Para evitar esto, te presentamos algunas precauciones que adoptar.

Protegerse durante una felación

El preservativo es el único medio seguro de protección. El líquido pre-eyaculatorio, así como el esperma, pueden transmitir una Infección Transmisible Sexualmente. Sin embargo, no siempre es fácil utilizarlo. Si consideras que no es posible utilizar un preservativo, toma algunas precauciones: Nunca metas esperma en la boca. La eyaculación debe hacerse fuera. Cuando llegue el líquido pre-eyaculatorio, lo ideal es secarlo o, si llega a la boca, escupirlo o enjuagarse la boca (nada romántico, pero la seguridad no tiene precio). Limita los riesgos, pero recuerda, el preservativo es el único medio seguro de protección.

Protegerse durante el cunnilingus

Un preservativo cortado en dos a lo largo y colocado en la vulva es lo que utilizan las mujeres homosexuales que quieren promover la seguridad total. Las secreciones sexuales femeninas pueden transmitir Infecciones Transmisibles Sexualmente. Para limitar la transmisión, evita el cunnilingus durante la menstruación, ya que la sangre es un conductor importante de transmisión. Privilegia las caricias en el clítoris y evitar la entrada de la vagina que es el lugar de donde proceden las secreciones.


Prevenir, someterse a controles

Lo ideal es someterse a un test del SIDA antes de tener una relación sexual. Si es negativo, el riesgo de ITS existe, ya que existen otras enfermedades diferentes del SIDA, aunque sean menos graves. En caso de herpes bucal o genital, evitar toda práctica sexual, porque es en este momento en que el virus es más contagioso.

Fuentes:
http://recursos.cnice.mec.es/biosfera/alumno/3ESO/apararep/contenidos.htm

http://recursos.cnice.mec.es/biosfera/alumno/3ESO/apararep/enfermts.htm
http://recursos.cnice.mec.es/biosfera/alumno/3ESO/apararep/habitos.htm

En el Historial de moderacion dice: # El placer de la sexualidad oral: Manual y precauciones (creado por joxcorr)
Eliminado por: k-lenton causa: falta la fuente.
Ok ya coloque las fuentes de un proyecto llamado Biosfera y lo re-edite, espero no lo borren ya que es un documento que creo todos deberíamos leer. Gracias .hago enfasis en la parte 7 y 8 de la ilustracion


0No comments yet