Popular channels

El prejuicio en el cerebro

"el descubrimiento del prejuicio en el cerebro



Recientemente tres adolescentes de Florida se declararon inocentes de las agresiones brutales que cometieron contra personas sin techo, que llegaron a provocar la muerte de una de ellas. Uno de los agresores fue grabado en vídeo por una cámara de vigilancia, vídeo que muestra hasta qué punto la gente puede degradar a individuos socialmente proscritos con la mayor frialdad del mundo, pasando de la burla y el insulto al abuso físico y al asesinato sin un mínimo ápice de compasión. Según una nueva investigación, el cerebro trata a los excluidos sociales como inferiores al resto de los normales; la representación cerebral proporciona imágenes exactas de este prejuicio en un nivel inconsciente.


Un nuevo estudio llevado a cabo por los investigadores de psicología de la Universidad de Princeton, Lasana Harris y Susan Fiske, muestra que viendo fotografías de grupos sociales marginales, la gente responde con repugnancia y sin ningún tipo de humanidad. Las conclusiones son relatadas en el artículo "Deshumanización de lo más bajo de lo bajo: respuestas de neuro-representación a grupos marginales extremos" que aparecerá en el próximo número de Psychological Science, una publicación de la Association for Psychological Science - Asociación para la Ciencia Psicológica (antes la American Psychological Society -Sociedad Psicológica americana-).


Veinticuatro estudiantes universitarios de la Universidad de Princeton vieron un gran número de fotografías a color de grupos sociales diferentes (incluyendo a atletas olímpicos, profesionales comerciales, gente mayor y drogadictos), e imágenes de objetos (dónde se incluían el transbordador espacial, un coche deportivo, un cementerio, y unos lavabos atascados) que provocaban en los estudiantes emociones diferentes, como el orgullo, la envidia, la compasión o la repugnancia. Las cuatro emociones fueron sacadas del Modelo de Contenido de Estereotipo (SCM), que predice prejuicios diferenciados basados en el calor y la competencia. El calor fue determinado por la amabilidad, la competencia creada por la capacidad. Los dos extremos emocionales eran el orgullo y la repugnancia; estar orgulloso provoca un calor alto y una percepción alta de la competencia, mientras que la repugnancia provoca un calor bajo y una percepción baja de la competencia. La envidia y la compasión fueron consideradas prejuicios moderados; la envidia provoca un calor bajo y una percepción alta de la competencia, y la compasión provoca un calor alto y una percepción baja de la competencia.

El córtex prefrontal medial (MPFC) determinó en la representación del cerebro si los estudiantes elegían con exactitud la emoción correcta ilustrada en el cuadro (según los resultados de la prueba en la que un grupo diferente de estudiantes determinó la emoción que mejor encajaba para cada fotografía). El MPFC sólo se activa cuando una persona piensa en si misma o en otro humano. Sin embargo, viendo una imagen que representaba la repugnancia, no se registró ninguna actividad cerebral MPFC significativa, algo que muestra que los estudiantes no perciben a miembros de grupos sociales marginales como humanos. El área sólo se activaba viendo fotografías que provocaban el orgullo, la envidia y la compasión. (Otras regiones cerebrales, -como la amígdala y la ínsula – se activaban viendo fotografías de personas "repugnantes" y objetos no humanos.)

Las emociones en sí no eran responsables de generar esta actividad cerebral. Mejor dicho, era la imagen actual vista la que producía una respuesta. El MPFC sólo mostraba actividad significativa cuando una persona veía o pensaba en un ser humano. Los autores concluyen que esta carencia de la actividad cerebral MPFC viendo fotografías de gente marginal demuestra que "los miembros de algunos grupos sociales parecen ser deshumanizados."

Los grupos sociales marginales son percibidos como incapaces de experimentar emociones humanas complejas, compartir la creencia en el grupo, o actuar según normas sociales, reglas morales y valores. Los autores describen esto como "una discriminación extrema que revela la peor clase de prejuicio: creer que los grupos sociales marginales carecen de todo tipo de humanidad." Su estudio prueba que aunque los individuos puedan ver conscientemente a miembros de grupos sociales marginales como personas, el cerebro trata a estos grupos sociales marginales como algo menos que humano, seamos conscientes de ello o no. Según los autores, la representación cerebral proporciona una representación más exacta de este prejuicio que la descripción verbal usada por lo general en los estudios de investigación. >de *Detecting prejudice in the brain*. 29 de junio de 2006."


Fuente:
http://straddle3.net/context/03/es/2006_07.html
0
0
0
0No comments yet