Check the new version here

Popular channels

El problema de la Argentina es que los ingleses no ganaron..

“El problema de la Argentina es que los ingleses no ganaron en las invasiones de 1807″



Esta frase la he escuchado en varias situaciones. Te la dicen guiñando un ojo. Es un chiste. De esos que deben ser tomados muy en serio. Está en relación con el capítulo de “Mitomanías” titulado “Mitos decadentistas”, especialmente con la idea de que deberíamos haber sido Canadá y Australia. Es parte de la obsesión argentina por encontrar un episodio del pasado en el cual todo se fue al demonio. Un momento, donde si la dirección que tomó la historia hubiese sido la opuesta, el resultado habría sido maravilloso.
El chiste concreta esta obsesión de un modo muy particular. Primero, reivindica el colonialismo en general y el colonialismo británico en particular. Si hubiésemos sido dominados por los cultos y civilizados, habríamos sido como ellos. Y eso sería fantástico. El Mitomanías explico que los candienses, ya independizados, hicieron tres pequeñas cosas exactamente al revés que los argentinos.Me refiero a la época dorada del granero del mundo, cuando la élite argentina gobernada a través de un voto restringido, no universal. No necesitaba en aquellos años enfrentarse a la dictadura del voto de todos los ciudadanos. Entonces, pudieron desplegar su proyecto de país a sus anchas. Las tres cosas que hizo Canadá fueron: política proteccionista de la industria, tierra para quien quisiera trabajarla (pequeña propiedad) y ferrocarriles para integrar internamente al país. La élite argentina no protegió la industria, concentró la propiedad de la tierra y construyó el ferrocarril para exportar desde Buenos Aires. Si hacés todo al revés, ¿cómo podrías llegar al mismo lugar?
Pero en el cuentito de las invasiones hay dos cosas más. Una se refiere a a coleccionar frases y mitos que socaven cualquier relato vinculado a nociones de soberanía. Y a tornar la defensa civil contra las tropas extranjeras como una imbecilidad de los habitantes de la época. Hermosa manera de erosionar cualquier idea de autodeterminación. Y de prepararnos para que nos expliquen cómo las ambiciones extranjeras actuales sobre nuestros recursos naturales son nuevas posibilidades que la historia nos ofrece para enmendar aquel error. Esta vez, cuando vengan, que nadie haga hervir el aceite y menos aún de oliva. Dejen pasar al verde oliva para que ahora sí el futuro merecido se haga realidad.
Pero hay otra cuestión. Gran Bretaña fue el imperio más potente del siglo XIX y conquistó vastos territorios. El chiste citado olvida intencionalmente que de ocupar estas tierras, podríamos haber tenido de todas formas otro destino. Podríamos haber sido la India, territorio dominado por los británicos hasta mediados del siglo XX. Otra opción de un menú a la carta: podríamos haber sido Pakistán. Pero claro, siempre podría argumentarse que sólo se hace referencia a América, lo cual ya dejaría a Australia también fuera del mapa. Muy bien, podríamos haber sido Jamaica, territorio colonial británico desde 1655 hasta 1962. ¿Será que en 300 años los ingleses no lograron “civilizar” a los jamaiquinos o será tenían otra misión en sus colonias?


0
0
0
0No comments yet