Check the new version here

Popular channels

El rock de la crisis, por Damián Tabarovsky

El rock de la crisis


Aunque parezca increíble hubo una época en la que existían discos de rock, tapas de discos de rock, y hasta el propio rock existía todavía. ¿Cuándo terminó el rock?



Por Damián Tabarovsky

Aunque parezca increíble hubo una época en la que existían discos de rock, tapas de discos de rock, y hasta el propio rock existía todavía. ¿Cuándo terminó el rock? Quien sabe, quizás cuando alguien enchufó por primera vez una guitarra en un amplificador, luego sólo tenemos constancia de una sucesiva decadencia. Pero de la época en la que había tapas (con mucho de pretensión se lo llamaba “arte de tapa”), recuerdo una que siempre me llamó la atención. Es un poco obvia –ni hace falta aclararlo– pero informa de cierto estado de la cultura moderna. Es de un disco de Supertramp (por cierto, banda insoportable), editado hacia fines de 1975, que en Inglaterra llegó al puesto 20 del ranking, y en Estados Unidos apenas al 44. Es una imagen en blanco y negro, apocalíptica, desoladora, en la que se ve una serie de chimeneas de fábricas y centrales nucleares contaminando brutalmente el aire, más un conjunto de casas (de techos de casas) hacinadas, y antes –un poco más elevado– una especie de basural lleno de hollín y residuos varios. Y en esa elevación, en brillantes colores, hay un hombre con anteojos de sol bajo una sombrilla, en una reposera, con una gaseosa con limón, una radio FM, y un diario sobre una mesita blanca, en actitud de estar plenamente disfrutando. El disco se llama Crisis, ¿qué crisis?

Hay algo en esa imagen y en ese título que es poderosamente actual (¡el aspecto premonitorio del rock!). Pocas veces como en estos tiempos, la palabra crisis ha aparecido tanto en el discurso de los medios, los políticos, los economistas, los creativos de publicidad, los presidentes de clubes de fútbol, los empresarios (industriales, agropecuarios o en sus diversas interrelaciones), los vendedores de arte, los editores y las voces autorizadas en general. Pero a veces, más que una crisis económica mundial lo que está ocurriendo parece un formidable mecanismo de ajuste del propio sistema capitalista, un golpe de estado económico a escala global, donde los ganadores son siempre los mismos. A diario se presentan millonarios planes de salvataje a bancos y compañías financieras, mientras se espera la reacción de “los mercados”, que suben o bajan –pulgar arriba, pulgar abajo– según el Estado satisfaga sus necesidades (la compra de los llamados “activos tóxicos” remite directamente a la tapa de Supertramp). Sin embargo, a lo largo de la modernidad, el concepto de crisis ha ocupado un lugar central en la teoría política, en la economía, en el arte e incluso en la epistemología.

Entre los intelectuales que más agudamente pensaron el tema, el italiano Antonio Gramsci –uno de los grandes renovadores del marxismo en el siglo XX– tiene un lugar destacado. Fundador del Partido Comunista Italiano, su influencia alcanzó a intelectuales que luego giraron hacia la socialdemocracia. En su obra, la noción de “crisis orgánica” (entendida como “crisis de hegemonía”, y en última instancia como “crisis de autoridad”) ocurre en el momento en que las clases dirigentes se vuelven apenas eso, dirigentes, pero ya sin poder imponer su visión del mundo, su ideología sobre las clases subalternas; situación que antecede a una crisis. ¿Es esto lo que ocurre ahora? ¿Es eso lo que está por ocurrir?

En Gramsci y el bloque histórico, Hugues Portelli señala que en los Cuadernos de la cárcel (Gramsci escribió buena parte de su obra en las cárceles de Mussolini) cita dos casos de crisis orgánica: una crisis se produce ya porque la clase dirigente “fracasó en alguna gran empresa política para la cual demandó o impuso por la fuerza el consenso de las grandes masas (una guerra por ejemplo), o bien porque vastas masas (especialmente de campesinos y pequeños burgueses intelectuales) pasaron de golpe de la pasividad política a una cierta actividad y plantearon reivindicaciones que en su caótico conjunto constituyen una revolución”. ¿Es esto lo que ocurre ahora? ¿Es eso lo que está por ocurrir?

Fuente: http://www.perfil.com/contenidos/2009/04/18/noticia_0049.html
0
0
0
0
0No comments yet