Popular channels

El Sexo en la Edad Media

Sin la iglesia cristiana de la Edad Meda, Sigmund Freud no hubiera tenido trabajo. Muchas de las ideas sobre el sexo que tenemos fueron pensadas en la Edad Media principalmente por la iglesia.

La iglesia tenía opiniones y leyes sobre cada aspecto del sexo. El adulterio y la fornicación eran en algunos casos pecados castigados con la muerte, pero durante un tiempo la iglesia perdonó la prostitución, admitiendo que era un mal necesario. Y antes de la Edad Media, se permitía a los sacerdotes casarse y tener a hijos.

Pero a pesar de la oposición total de la iglesia al sexo, parecía estar muy interesada en el tema. Las descripciones de los actos de sexo fueron descritas con tanto detalle por ellos que parecía como si fueran escritos con una cierta experiencia y disfrute. Uno se pregunta si estos teólogos tan recatados creían lo que predicaban por la cantidad de escritos y charlas que realizaban sobre el sexo.

1- Amor cortes. Se mira pero no se toca.



La iglesia prohibió la expresión abierta del deseo sexual, pero la noción medieval del "amor cortés" sugirió que el amor y la admiración podrían existir en alguna parte entre el deseo erótico y el logro espiritual. Un escritor definió amor cortés como algo "inmediatamente ilícito y que elevaba, y que era apasionado y disciplinado, humillando y exaltando moral, humana y trascendentemente".

El amor cortés se asocia al caballero que cae en amor con la mujer casada, o por lo menos la idea de la mujer pura. Él la admira de lejos, va a la guerra para ella, y sacrifica su vida.

Los trovadores, los cantantes medievales que fueron de ciudad a la ciudad, cantando canciones de amor, representaron a menudo esta idea del amor cortés, con una corriente oculta de la sexualidad.Entre otras estaban las composiciones "Cansó", dedicada al amor cortés o la "Canción del Alba", cuando el amante tiene que despedirse de su amada.

2- Adulterio. No te olvides los pantalones




Para cualquier persona seria sobre moralidad cristiana, el sexo no era una opción. El celibato era la manera ideal de conducir su vida y el sexo fue perdonado solamente como parte de una unión. El sexo prematrimonial o extraconyugal era un riesgo serio.



Los sacerdotes denunciaban a los adúlteros y los fornicadores (ésos que tienen sexo fuera del matrimonio) y los castigos podrían ser desde años de penitencia, hasta la muerte.

Pero no era solo la iglesia la que desaprobó el adulterio y la fornicación, eran también los nobles, que quisieron estar seguros que cualquier niño de su mujer, era suyo realmente. Una historia de la vida real del amor cortés salida mal implicó a rey Felipe IV de Francia (también conocido como "El rey de Mármol o el Rey de Hierro"). Descubrió que sus dos hijas habrían engañado a sus maridos con algunos de sus caballero del palacio real . Entonces enviaron sus hijas a los monasterios y los dos amantes fueron juzgados y condenados por el crimen de lesa majestad, siendo ejecutados en la plaza pública de Pontoise: despellejados vivos, sus genitales fueron cortados y tirados a los perros, finalmente decapitados y sus cuerpos arrastrados y luego colgados por las axilas a la horca.

En realidad, había una actitud más clemente, especialmente en poblaciones rurales donde los jugueteos sexuales eran rutinarios. Los sacerdotes intentarían a menudo forzar a los "pecadores" a casarse, y todos serían perdonados. Si la unión era inadmisible, los castigos podrían implicar años de penitencia.

3- Posiciones sexuales. Inserta cosa A en cosa B.




La iglesia incluso dictó cómo se tenía que realizar el sexo. Cualquier cosa con excepción de la "posición de misionero común," por ejemplo, era considerada artificial y por lo tanto un pecado, según la iglesia. No permitían que la mujer estuviera encima, porque interfería con el orden natural de papeles hembra-macho. El sexo anal y oral era pecados porque ello supondría placer, no procreación, que para los puristas era el único propósito del sexo.

Los castigos para los que usaran posiciones sexuales “irregulares” podían ser muy severos: penitencia desde tres años para la mujer, dependiendo de la postura realizada o si habia sexo oral.

Éstas eran las ideas oficiales de la iglesia, pero algunos teólogos "progresivos" comenzaron a preguntar estas ideas. Alberto Magno (nombró cinco posiciones sexuales y los alineó de la más aceptable al lo más menos posible aceptable. Magno dijo que el misionario era la única posición totalmente "natural"; las otras cuatro eran "moralmente cuestionables" pero no mortalmente pecadoras. En ciertas situaciones, sin embargo, (por ejemplo obesidad extrema), otras posiciones podrían ser no sólo aceptables sino incluso prácticas.

4- Homosexualidad. ¡¡ PSST !!, Entra en el armario hermano.





La postura de la iglesia sobre la homosexualidad fue declarada sin rodeos por el teólogo católico, Peter Damián en su libro Gomorrah. La sodomía fue definida como "actos contra la naturaleza" e incluyó lo siguiente: masturbación en solitario, masturbación mutua, cópula entre los muslos (sexo interfemoral), y cópula "en la parte posterior," (sexo anal). Santo Tomas de Aquino amplió la definición de la sodomía para incluir todos los actos con excepción de cópula vaginal. También incluyó el lesbianismo como pecado.

La iglesia comenzó a procesar a pecadores sexuales en los siglos XXII y XXIII. La sodomía era castigable con la muerte, que podría implicar la mutilación, ser quemado en la estaca, ser colgado, y, en el caso de los sacerdotes cogidos en el acto, siendo colgado en una jaula suspendida hasta muriera de hambre.

Hay, sin embargo, evidencia de las figuras de las altas esferas eran homosexuales. Ricardo I de Inglaterra (más conocido por Ricardo Corazón de León) era probablemente homosexual; se rumorea también que encontró a su esposa, Berenguela de Navarra, mientras tenia en una relación sexual con su hermano, el rey futuro Sancho VII de Navarra. También se divulga que él y rey Felipe de Francia estaban sexual implicados. Un historiador de la época escribió que "comieron del mismo plato y que durmieron en la misma cama" y que tenían un “amor apasionado entre ellos”.

5- Virilidad. ¿Porque me miras tanto el paquete?.




Uno de los complementos más populares de la Edad Media era el taparrabos. Una especia de bolsa que se ataba al frente de la entrepierna de los pantalones de los hombres a fin de acentuar o exagerar los órganos genitales. Eran rellenados con serrín o tela y se sostenían cerrados por lazos, botones y otros métodos. La entrepierna era a menudo extremadamente grande o daba idea parecer un pene erguido.

Otro símbolo de la virilidad en las formas era un estilo del zapato llamado el poulaine. Éstos eran zapatos largos, que también fueron significaba sugerir el tamaño del pene del portador. Cuanto más larga la punta, mas viril el hombre.

Los taparrabos y los "poulaines" se ven con frecuencia en las pinturas del artista holandés, Pieter Breugel. Hay un retrato de Enrique VIII, uno de los grandes “caballos de la manera” de las Edad Media, usando ambos.

Comprensiblemente, la iglesia no apreció este tipo de ropa, llamándolos las "maneras del diablo."

6- Consoladores. El tamaño depende de tu deseo.




Hay algunas referencias sobre el uso de consoladores por las mujeres en la Edad Media, ésta en una iglesia "penitencial", un libro que prescribía los castigos para los pecados.

"Si has empleado un instrumento con forma de miembro y tamaño masculino para saciar tu deseo pecaminoso y sexual, debes de saber que tendrás que cumplir penitencia durante cinco años en días santos legítimos."

7- Castidad y virginidad. Súbete al carro del sexo.





La creencia de la iglesia medieval de que el celibato era la única manera una podría adorar a Dios se encarna a la Virgen Maria. En las Edad Media, la virginidad habría sido un ideal a aspirar, pero raramente alcanzado por nobles y plebeyos igualmente.

Aunque que si era posible convertirse en una virgen "renacida". La iglesia hizo posible que las mujeres que habían tenido sexo y que habían dado a luz a niños, "pudieran confesar sus pecados", realizar años de penitencia y pasar el resto de su vida en un convento. Las mujeres que eligieron este camino renunciaron su supuesto papel en el "pecado original" (de tentar a Adán con la fruta del conocimiento) y se unían a lo que se conocía como el Culto de la Virgen.

La castidad casi tiene el mismo significado que la virginidad. Muchos creen que el "cinturón de castidad," un cinturon usado por las mujeres sobre sus vaginas para prevenir la penetración, eran un fenómeno medieval. De hecho, fue una invención del siglo XIX.

8- Prostitución. ¿Buscas pasar un buen rato?.





La prostitución prosperó en la Edad Media. En ciudades grandes, las prostitutas podían practicar su comercio sexual en el anonimato y fue mirado como una profesión honesta y esencial.

Durante un tiempo, la iglesia aprobó la prostitución. Irónico ¿verdad?, este oficio fue mirado como una manera de evitar el adulterio y la homosexualidad a una escala mayor, así que fue visto como un un mal necesario. Santo Tomas de Aquino, uno de los teólogos más severos, escribió: “Si se suprimiera la prostitución, las lujurias descuidadas derrocarían a la sociedad.”

Las prostitutas más respetables trabajaban en burdeles. La mayoría de las aldeas tenían uno. En algunas aldeas, las prostitutas tenian que identificarse con piezas de tela, tales como un velo con una raya amarilla. Las mujeres que ejercían fuera de los burdeles eran perseguidas. Algunas fueron encarceladas, torturadas o mutiladas.

9- Anticonceptivos. ¡¡ Cuidado no se rompa !!.





A lo largo de la Edad Media, la Iglesia se preocupó más de los pecados de placer resultante de "antinatural" que de los actos sexuales con el tema de la contracepción. Los teólogos de entonces discrepaban con la contracepción, como ahora, pero la iglesia parecía estar menos preocupada sobre ella que sobre las denuncias de otras muchas otras prácticas pecadoras. La contracepción fue vista como problema moral de menor importancia, no como un pecado mortal.

Aparte de la práctica del coitus interruptus, hay algunas referencias al uso del condón por parte de los hombres. Los condones de entonces consistían en vejigas o intestinos de animales y eran reutilizados muchas veces. Al parecer fueron utilizados más como manera de prevenir enfermedades venéreas, tales como sífilis. Versiones posteriores del condón fueron hechas con lino. El primer uso anticonceptivo del condón no fue hasta mediados del año 1.600.

Las mujeres utilizaban a veces ungüentos con una variedad de ingredientes, como por ejemplo una mezcla de sal gema y salubre, que actuaban como espermicida. Las aplicaban dentro de la vagina. La lana o un paño era empapada en esa mezcla e insertada dentro de la vagina.

10- Disfunción sexual. Despierta y haz el amor.





Si un hombre no podia realizar el acto sexual, la iglesia disponía de un grupo especial de "sabias mujeres investigadoras privadas" que examinarían el pene del marido y determinaría su salud general para saber si sería capaz de realizar el sexo para la procreación (y el placer). Si el pene fuera deforme, o si hubiera otra razón, no se podría llevar a cabo la unión y las parejas serian separadas.



Muchos médicos medievales en Europa eran grandes seguidores de la medicina islámica. Los médicos y los farmacéuticos musulmanes fueron los primeros en prescribir medicación para el tratamiento de la disfunción eréctil, incluyendo la terapia de droga combinada con dieta. La mayor parte de estas drogas eran medicación oral, aunque trataron a algunos pacientes también con medios tópicos y transuretrales.


Fuente


Te recomiendo estos dos posts:

El Comic que se leia Al Derecho.. Y Al Reves

El Dia despues.. de un Rebote!
0
0
0
0No comments yet