Canales populares

El trabajo más horrendo de internet

Por qué ser moderador de contenido es, quizás, el peor trabajo de Internet





Cada vez que denunciamos una foto en Facebook o un mensaje racista en Twitter, alguien evalúa nuestra petición. Son los trabajadores de los departamentos de moderación de contenidos y están acostumbrados a ver lo peor de lo peor en Internet para que niños y ancianos no se encuentren con algo traumático en sus pantallas.

Porque aunque las grandes empresas de Internet intenten por todos los medios reducir su personal para ahorrar costes, y prefieran gastarse dinero en sistemas informáticos que sustituyan a los seres humanos, este trabajo sigue siendo realizado a la antigua usanza: alguien revisa una a una todas las denuncias para ver si se trata de un contenido ofensivo.

Se estima que en la actualidad existen 100.000 personas dedicadas a estas labores en todo el mundo. Casi siempre, las grandes compañías subcontratan a otras más pequeñas para realizar este trabajo. Un periodista de la revista Wired visitó Filipinas, el país en el que se encuentra en la actualidad el mayor número de empresas dedicadas a estos menesteres, para ver unas oficinas en las que trabajan jóvenes que cobran unos 300 dólares al mes por limpiar lo más sucio de Whisper.



Si hay un lugar en donde puede aparecer contenido inapropiado, ese es la aplicación Whisper. Se trata de un servicio que permite contar un secreto con una imagen y añadiéndole texto, para que todo el mundo lo vea y sus usuarios se sientan arropados o aliviados por expresarse. Abundan los mensajes tipo “Hoy es la primera vez que me he visto desnuda y he llorado” acompañados de una foto de una mujer con los ojos enrojecidos. Whisper lo tiene todo para enganchar a los más jóvenes. Y por eso mismo hay que extremar las precauciones en cuanto a la moderación.

Como se explica en el reportaje de Wired, Whisper utiliza un sistema de moderación activa: un supervisor repasa las publicaciones de los usuarios y las va eliminando si cree que son de mal gusto u ofensivas. Este sistema es diferente del de Facebook, que espera a que los usuarios les avisen mediante una denuncia. Es entonces cuando evalúan el caso y toman una decisión.






Google es otro mundo

Empresas como Google tienen otra política respecto a la moderación. No externalizan estas funciones y son empleados propios -aunque temporales, no fijos- los que se encargan de eliminar resultados espantosos de las búsquedas o quitar videos en You Tube (marca que pertenece a Google).

Hace dos años Buzzfeed publicó un artículo sobre uno de estos trabajadores, y sobre la traumática experiencia que le tocó vivir. Este joven necesitó psicoterapia después de trabajar un año revisando contenido ofensivo. Una de las escenas que más le marcaron fue un video en el que un padre abusaba sexualmente de su hijo. También tuvo que ver decapitaciones, torturas a animales y otras aberraciones. tenía que revisar unos 15.000 post al día, que incluían videos y fotos.



A las pocas semanas de empezar su trabajo, empezó a desarrollar síntomas típicos de la depresión. No podía dormir por las noches, empezó a beber, engordó y se sentía sin energías. Estaba viendo lo peor que puede llegar a hacer la raza humana, y lo tenía que hacer todos los días.

Y por si esto fuera poco, Google le dejó bien claro que no iban a hacerle fijo: las personas que trabajaban en su puesto solo podían estar un año en la empresa y luego se tenían que ir. Seguro que su sueldo era mucho más elevado que el del filipino que modera Whisper, pero la experiencia es igual de dura. Por eso el peor trabajo que existe en Internet.



0No hay comentarios