Check the new version here

Popular channels

El valor de las mulas en el ejercito Argentino.

En Mendoza se encuentra el único sitio del país donde el Ejército Argentino cría mulares para abastecer a todos los regimientos del territorio nacional. En un paisaje inigualable de cerros y pasturas naturales en San Carlos, puntualmente en el Establecimiento Campo Los Andes, funciona un haras donde producen más de cien mulas por año.
Ya en 1920, el Ejército utilizaba estas instalaciones para ampliar su caballeriza, incluso aún se puede leer el nombre de algunos padrillos en las puertas de pinotea de los amplios y confortables boxes que ocupaban por entonces en las cabañas de reproducción.
Pero antes trabajaban 150 soldados en el lugar y ahora el personal apenas suma quince hombres. Antes los animales se mantenían con fardos de pasto, ahora viven a campo abierto. En aquel tiempo, las mulas eran gestadas por servicio natural y actualmente la reproducción se logra a través de un cuidado proceso de inseminación artificial.
Después de esta "época de oro" y con la reestructuración de las Fuerzas Armadas, el establecimiento perdió dinamismo. Por décadas, la producción de estos ejemplares equinos en el país se centró en el establecimiento que el Ejército posee en Coronel Pringles, Buenos Aires. Allí nacían y se criaban las mulas, que luego eran derivadas a los Regimientos de montaña.
Sin embargo, los ejemplares ya criados comenzaron a presentar problemas de salud y adaptación a zonas cordilleranas.
"Sus cascos no tenían fuerza para andar en terrenos rocosos, los animales no resistían a la poca disponibilidad de forraje y mostraban un bajo rendimiento durante la marcha", graficó el teniente coronel Miguel Ángel Colque, jefe de Campo Los Andes.
De ahí que, en 2010, las autoridades del Ejército decidieron trasladar todo este proceso productivo al haras General Las Heras en San Carlos. La medida fue atinada.
La producción pasó de los 50 mulares que nacían por año en Pringles a más de 100 anuales en tierra mendocina. La proyección a cinco años -de acuerdo a la demanda y recursos disponibles- es "llegar a producir 150 mulas por año", apuntó Colque.
Es que existe interés de otros países del mundo en este noble ejemplar, pero hoy sólo alcanza para suplir el requerimiento local. Los conocedores explican que la calidad de estos animales es tan valorada porque surgen de la cruza de dos linajes respetados: las yeguas son de raza Pura Sangre Percherón y los burros, Remonta Argentino.






link: https://www.youtube.com/watch?v=W7qviA4OIKw
0
0
0
1
0No comments yet