Check the new version here

Popular channels

Emin Özmen, premiado por su obra sobre decapitaciones en Sir

Emin Özmen, premiado por su obra sobre decapitaciones en Siria

Cuatro soldados del ejército sirio estaban siendo decapitados públicamente por el Estado Islámico y Özmen pasaba por allí. Era su octavo viaje a Siria y su responsabilidad profesional le impidió pasar de largo


"Como ser humano, yo nunca hubiera querido ver lo que vi. Pero como periodista tengo una cámara y una responsabilidad. La responsabilidad de compartir lo que vi ese día. Es por eso que tomé esas imágenes".

Cuatro soldados del ejército sirio estaban siendo decapitados públicamente por el Estado Islámico y Özmen pasaba por allí. Era su octavo viaje a Siria y su responsabilidad profesional le impidió pasar de largo. Disparó e inmortalizó el momento. Fue el 31 de agosto de 2013 en Keferghan, una aldea del norte de Siria, a escasos kilómetros de Alepo, una de las ciudades más desbastadas por la guerra que comenzó hace ya tres años.

Esta serie de instantáneas titulada 'Siria, la barbarie cotidiana' han sido sometidas a muchas críticas incluso por parte de los propios medios de comunicación. Crearon polémica. Sin embargo, los premios Bayeux-Calvados, lo han reconocido su valor galardonando al fotógrafo de guerra turco con el premio de esta edición que finalizó ayer en la ciudad del norte de Francia que lleva el mismo nombre.

"Esta sangrienta realidad que vivimos en Oriento Medio necesita que todos la vean para prevenirlo y evitar que vuelva a suceder", declaró el 11 de octubre en la ceremonia que le concedió el galardón. En el momento en que Emin Özmen quiso publicar sus fotos, los vídeos de las decapitaciones del Estado Islámico a periodistas todavía no habían dado la vuelta al mundo. Quería crear conciencia sobre hasta donde llegaba las atrocidades del Daech, palabra con la que el mundo árabe denomina al Estado Islámico, pero no le dejaron.

Le negaron la distribución de las fotografías

El periódico turco con el que empezó su carrera profesional como fotógrafo, Sabah, le negó la distribución de esas fotografías, que finalmente fueron vendidas por Sipa Press al periódico británico Time y al francés París Match. "Ahora entiendo que en un principio rechazaran mis fotos. Eran muy sangrientas y no quería publicarlas con el fin de no transmitir propaganda", afirma Ömen.

La ceremonia de los Bayeux-Calvados, que llevan premiando el mejor reporterismo de guerra desde 1994, se acordó de los periodistas asesinados estos últimos meses. La familias de James Foley, periodista estadounidense ejecutado por el Estado Islámico, y Camille Lepage, reportera de 26 años que murió en mayo en República Centroafricana, acudieron a la ceremonia de los premios a presentar un Memorial en honor a los periodistas asesinados solo por ejercer su profesión.

En 2013 y lo que va de este año, 113 corresponsales de guerra han sido asesinados. 2290 periodistas han muerto desde 1944 en cumplimiento de su profesión. "Que un periodista se convierta en noticia es la antítesis del periodismo. No somos nadie. Nadie nos conoce. Los premios no tendrían ni que existir. Incluso las fotos y los vídeos no tendrían que ir firmados. Solo somos un transmisor, decía Ricardo García Vilanova en una masterclass impartida a propósito de su secuestro en siria con Javier Espinosa, corresponsal de este periódico. Özmen está de acuerdo: "lo que importa es que estás fotos lleguen a la gente e intentemos que no se vuelva a repetir. No la popularidad que tengan".
0
0
0
0No comments yet