Check the new version here

Popular channels

Entrenamiento con una pastilla

Se puede aumentar la resistencia física sin entrenamiento previo utilizando fármacos.


Ratón corriendo. Foto: Salk Institute.

Para poder correr una carrera de larga distancia es necesario entrenarse previamente para así incrementar la resistencia. Quizás en un futuro pueda sustituir ese entrenamiento por una píldora que haga exactamente lo mismo.
Cuando realizamos un ejercicio aeróbico los músculos queman grasa. Una proteína clave en este proceso es la PPARδ. Cuando esta proteína se activa dispara una red de genes que permiten quemar grasa y elevar la resistencia. El año pasado un equipo de investigadores del Instituto Salk (San Diego, California) dirigidos por Ronald Evans modificaron genéticamente unos ratones para así incrementar la actividad de PPARδ. Descubrieron que estos ratones tenían el doble de resistencia que los ratones normales.
Como obviamente no se puede modificar genéticamente a las personas por este motivo, los investigadores se pusieron a pensar cómo se podría conseguir el mismo efecto en individuos adultos mediante algún tipo de fármaco. Una vez encontrado un fármaco no comercializado denominado GW1516 y que creían adecuado, lo administraron a ratones adultos combinándolo con una tabla de ejercicios consistente en correr 50 minutos diariamente. Comprobaron posteriormente que los ratones a los que se administró el fármaco corrían un 70% más, tanto en distancia como en tiempo, que aquellos a los que se les dio un placebo. Además presentaban un 38% más de fibras musculares especializadas en ese tipo de ejercicios.
En el mecanismo natural la energía almacenada en los músculos en forma de ATP se gasta produciendo AMP y los niveles altos de esta última molécula alertan al AMPK, una enzima que se activa durante el ejercicio físico y que actúa como regulador maestro. Aunque normalmente el AMPK está en el citoplasma, estos investigadores han demostrado que también está presente en el núcleo, en donde interacciona con el PPARδ que finalmente aumenta la resistencia activando la red de genes antes mencionada.
El equipo se preguntó qué pasaría si hacían creer al cuerpo que se estaba realizando ejercicio. Así que en un segundo experimento usaron ratones no entrenados y se les administró AICAR, un análogo sintético del AMP que directamente aumenta los niveles de AMPK. Los ratones tratados aumentaron instantáneamente su resistencia en un 44% sin la necesidad de un entrenamiento previo. Los investigadores no esperaban que funcionara de esta manera, pero los ratones, después de 4 días de tratamiento, se comportaban como si entrenaran todos los días.
El estudio se publica en la revista Cell.
Tanto de manera natural como por esta vía, la AMPK dispara un sistema que activa los genes que promueven la resistencia en los músculos. Este mecanismo puede por tanto manipularse o controlarse. Para ciertos deportistas esta vía es una más con la que poder hacer trampas, así que Evans ha desarrollado unos tests para detectar en la sangre y en la orina tanto GW1516 y sus metabolitos como AICAR.
Además de tener más resistencia, los ratones tratados eran menos proclives a ganar peso incluso cuando se les alimentó con una dieta rica en grasas, mejorando la respuesta a la insulina y rebajando los niveles de glucosa en sangre.
Quizás este tipo de investigación pueda tener usos potenciales para determinadas enfermedades musculares. También podría ayudar a las personas con problemas derivados del sedentarismo como la diabetes, obesidad u otros desórdenes metabólicos en los que se sabe que el ejercicio es beneficioso.
Sin embargo, hasta ahora, no se ha probado este tipo de tratamientos en personas para aumentar su resistencia. Pero incluso si funciona en humanos, los críticos dicen que sólo incrementará la habilidad de correr más rápido y más lejos y no precisamente el deseo de hacerlo, que en personas sedentarias es casi nulo. Si se tiene la capacidad y no se usa, al final no sirve de nada.
La receta al final es siempre la misma: dieta equilibrada y ejercicio frecuente.

Fuente
0
0
0
0
0No comments yet