Check the new version here

Popular channels

“Es para tirarse al piso y llorar”



Kicillof: “En Economía dicen que llueve y todos compran paraguas. Ojo que no los venda el pronosticador”.

En dos entrevistas radiales, el ministro de Economía hizo un repaso de temas y disputas. Frases para el juez Griesa, la dirigencia de la UIA, las maniobras con seguros de default y el “salvataje patriótico” de los bancos.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, ofreció ayer dos extensas entrevistas radiales donde dejó entrever algunos detalles de la futura estrategia argentina en el litigio contra los fondos buitre, criticó a los dirigentes de la UIA y anticipó que el Gobierno realizará anuncios para reactivar la actividad económica. Kicillof dejó además una serie de frases de alto calibre. Calificó a la ISDA, la entidad que decide si se cobran los seguros de default y que está compuesta en parte por los mismos fondos buitre, como “la cueva de Alí Babá”, y dijo que en Estados Unidos “no hay seguridad jurídica”. El ministro se emocionó cuando envió saludos a Estela de Carlotto por haber encontrado a su nieto apropiado, Guido.
Un juez sin reglas

“El juez Griesa les preguntó a los fondos buitre si querían o no que la Argentina les pagara a los demás bonistas. Es para tirarse al piso a llorar. Esto parece joda, no hay reglas. Esa famosa seguridad jurídica no existe en Estados Unidos. El gobierno norteamericano debería tomar acciones, porque el juez trata de penalizar a los bonistas que confiaron en la Argentina. ¡Pero ojo! Hay contratos y los vamos a hacer valer. Estamos enviando intimaciones a dos bancos, el Banco de Nueva York (BoNY) y el Citibank, porque hemos realizado los pagos y les pedimos que prioricen los intereses de los dueños de esa plata, los bonistas. Mientras tanto el juez no responde, al Citi le dijo ‘pague esta vez y después vemos’, y al BoNY le dice que no haga nada. Les recordamos a los bancos que están comprometidos con los bonistas, que tienen que cumplir el contrato. 134 países apoyaron nuestra posición. No se puede favorecer a un grupo minúsculo, hay un país que va a hacer valer sus derechos”, dijo Kicillof.

Frente a la consulta acerca de un potencial cambio de agente de pago, que actualmente es el BoNY para los títulos en dólares con ley norteamericana, Kicillof no descartó que haya novedades. El ministro dijo que “los bonistas tienen derechos y deben ejercerlos” y que la anulación del contrato “es un proceso, nosotros queremos que el BoNY deje cobrar, que atienda los intereses de quienes los han contratado, que son los bonistas. El BoNY ha trabajado más para cubrirse del juez Griesa que para pagarles a los bonistas”.
La UIA y los humores

“En Economía dicen que llueve y todos salen a comprar paraguas. Ojo que el que venda los paraguas no sea el pronosticador”, graficó Kicillof cuando se refirió a los empresarios locales y los pronósticos negativos. El titular de la UIA, Héctor Méndez, había dicho que la inversión está frenada por la situación de los fondos buitre. “El gataflorismo me agota porque siempre está mal lo que hacemos, pero cuando no pueden decir que está mal, dicen que lo de los buitres va a detener la inversión. ¿Quiénes lo dicen? El señor que tiene que invertir. Yo lo que le digo a la UIA es que, si tiene algún problema, si le cortan un financiamiento, que vengan y Argentina los va a apoyar. Los funcionarios de la UIA tienen que tener responsabilidad, algunos pertenecen a otros espacios políticos, pero no hagan política desde la institución. El rol social de los empresarios es invertir más, generar empleo. Antes era el fantasma de la devaluación, la inflación, diciendo que todo va a ir peor, pero por el otro lado juntaban plata, y decían a todos los demás que no lo hagan, que no inviertan. Que trabajen por el bien del país, no diciendo todo lo malo que puede pasar. Necesitamos que los privados acompañen, inviertan, no dejarse llevar por los rumores. Les pido a los privados que si quieren que su negocio no vaya mal, que no se crean que si ven un fósforo arde Troya”, señaló.

En relación con la economía local, Kicillof reconoció que “hay dificultades” y que por ello “vamos a hacer unos anuncios vinculados con la actividad doméstica”. Mencionó la caída de las exportaciones a Brasil y la situación del sector automotor. También recordó que el Gobierno tiene vigentes los programas Pro.Cre.Ar, el Progresar, Pro.Cre.Auto, los créditos del Fondear y los aumentos de la Asignación Universal y la movilización jubilatoria.
Estafa del siglo

“Los fondos buitre fueron a la ISDA, donde deciden si se trata o no de un default. Son las instituciones financieras de timba. Fue lo mismo que armaron en Estados Unidos en 2008, cobran el seguro contra incendios y la casa no se quemó. El ‘juicio del siglo’ ahora se convirtió en la ‘estafa del siglo’, porque se cobraron un seguro de mil millones de dólares sin que el país haya entrado en default”, criticó Kicillof.
El salvataje que no fue

“Fue una operación de los medios y de algunos banqueros oportunistas. Cuando teníamos las discusiones con los fondos buitre cara a cara, al mismo tiempo se estaba gestando una operación patriótica para salvar a la Argentina. Iban a arreglar y pagarles a los buitres con plata de los ahorristas, mediante un fondo que se armó en los ’90 para sostener los depósitos de la gente. La estafa de los buitres se quería resolver con una estafa a los argentinos”, planteó el ministro.

Frente al rumor de que bancos internacionales y empresas locales armarían un fondo, Kicillof dijo que “puede ocurrir y el Gobierno no se va a oponer”. “Se abre la posibilidad de que los privados que fueron perjudicados por el fallo de Griesa quieran participar. Todo eso bienvenido. Pero que después no sea un arreglo y que le vengan a pedir plata al Gobierno, primero porque eso no sería una contribución de nadie y segundo porque no se les puede pagar indirectamente a los buitres más que a los del canje. Una vez que se descubra la maniobra, puede desencadenarse la cláusula RUFO. No vamos a hacer algo que está prohibido por nuestra ley”, cerró.

FUENTE
0
0
0
0No comments yet