About Taringa!

Popular channels

¿Es Pujol tan rico como un dictador africano?

"Aguanta. Somos la cuarta potencia de Europa. España no es Uganda". El famoso SMS de Mariano Rajoy a Luis de Guindos no nos hizo muy populares en África Subsahariana. Pero ahora podemos afirmar que España no es Uganda. Ni Zaire. Cataluña, sin embargo, podría serlo.

Jordi Pujol Jordi Pujol
Los 1.800 millones de euros (2.400 millones de dólares) que Jordi Pujol y su familia podrían haber acumulado en el extranjero en estos 34 años, hasta que la Agencia Tributaria se enteró por los medios de comunicación (tenga en cuenta que estaba demasiado ocupada inspeccionándole a usted, querido autónomo), serían la envidia de un dictador africano de esos que se tiran décadas en el poder, con el apoyo de una tribu contra otra, de una expotencia colonial contra otra y de una empresa petrolera contra una guerrilla. Aquí van algunos datos para que el lector pueda comparar.




El cleptócrata más famoso de África es Mobutu Sese Seko, de la República de Zaire (hoy República Democrática del Congo), al que se atribuía una fortuna de entre 1.000 y 5.000 millones de dólares acumulada en 32 años. Dado que Mobutu murió de cáncer de próstata en 1997, eso significaría entre 1.110 y 7.430 millones de euros.

Mobutu Sese Seko Mobutu Sese Seko
Así pues, Pujol sería un digno par de Mobutu. Claro que Mobutu contaba con el apoyo entusiasta de Francia (y renuente de EEUU), mientras que el ex presidente de la Generalitat, con gran espíritu emprendedor, hizo su fortuna él solo. En descargo de Pujol hay que decir que el patrimonio de Mobutu podía oscilar entre en 7% y el 50% del PIB de su país, mientras que Pujol solo habría afanado entre el 0,25% y el 0,8% del PIB catalán.

Pero algunos análisis de la fortuna de Mobutu, como el de la periodista Michella Wrong en su libro In the Footstepts of Mr. Kurtz, reducen de forma dramática el patrimonio del dictador zaireño, porque, aducen, éste tenía a su vez que ir manteniendo a toda una red de socios, cómplices y mafiosos varios y al final le quedaba mucho menos.



Ibrahim Babangida Ibrahim Babangida
Hay casos más serios que los de Pujol y Mobutu. Ibrahim Babaginda dirigió Nigeria durante 18 años, en los que se estima que se quedó con unos 12.000 millones de dólares de 1992, o unos 15.000 millones de euros de hoy. De nuevo Babaginda contaba con algo de lo que Pujol ha carecido: petróleo. Petróleo también tiene nuestro gran amigo Teodoro Obiang Ngema, dictador de Guinea Ecuatorial, al que la revista Forbes atribuye 600 millones de dólares (450 millones de euros). Petróleo, sin embargo, no tenía Filipinas, a cuyo dictador, depuesto en 1986, Ferdinand Marcos, se le atribuían entre 4.000 y 10.000 millones de dólares, lo que sería entre 6.400 y 16.100 millones de euros.






No siempre hay que ser dictador a la antigua usanza. Basta con dirigir una democracia corrupta. Ése es el caso del angoleño Josée Eduardo dos Santos, de Angola, un hombre que tiene merito como superviviente político. Entre 1975 y 1992, Cuba enterró a varios miles de soldados en Angola defendiendo a Dos Santos contra la guerrilla UNITA, apoyada por Sudáfrica y por EEUU. El carácter de 'chicos de los recados' de los cubanos (o, más bien, de 'carne de cañón') no fue reconocido por Dos Santos que, tan pronto acabó la Guerra Fría, se pasó al bando vencedor. Angola tiene petróleo. Y ahí sigue Dos Santos.

José Eduardo dos Santos José Eduardo dos Santos
Su fortuna se calcula en 1.800 millones de dólares (1.340 millones de euros, o sea, casi tanto como en el rango más alto de Pujol). Los de su hija, Isabel, en 3.700 millones de dólares (2.750 millones de euros). Si es que la chavala es listísima, ya lo dice su padre.



Hay otros casos, pero de menor entidad. En sus 24 años al frente de la cleptocracia keniana, Daniel Arap Moi se levantó alrededor de 1.000 millones de dólares, según la consultora Kroll, a la que en España todavía recordamos porque el Gobierno de Felipe González le encargó un informe sobre el banquero reconvertido en preso y luego en frustrado líder político Mario Conde. Reconvertidos a euros de hoy, esos 1.000 millones son 983 millones.

Lo cual nos lleva a un corolario: España no es Uganda. Kenia no es Cataluña.
0No comments yet
      GIF