Check the new version here

Popular channels

Escándalo de corrupción sacude al gobierno uruguayo



Un escándalo de malversación de fondos en la salud pública tensa la campaña electoral en Uruguay y pone en jaque al partido de José Mujica.



La justicia investiga una posible red de corrupción en hospitales públicos sobre la que el gobierno fue advertido en 2011 por miembros de la oposición. También se indaga sobre irregularidades en la compra de ambulancias.

Las maniobras tienen que ver con la sobrefacturación de cerca de 25.000 horas/trabajo de servicios en el hospital Maciel, en Montevideo, por parte de la asociación civil Buena Estrella, y por el pago de sobornos para lograr contratos de servicios en centros de salud y para evitar conflictos gremiales.

El hecho se habría dado entre enero y abril de 2011 y la suma ascendería a 1.694.661 pesos uruguayos, poco más de 70.000 dólares.

Los principales sindicados son el director de la Administración de Servicios de Salud del Estado (ASSE) en representación de los trabajadores, Alfredo Silva, a quien se le imputa el delito de conjunción del interés personal y público, y quien fue procesado sin prisión, y el dirigente de la Federación de Funcionarios de la Salud Pública (FFSP), Heber Tejeira, enviado a la cárcel por el delito de cohecho y conjunción.

La oposición promoverá la próxima semana en el Senado una moción de censura contra la ministra de Salud, Susana Muñiz, quien el martes pasado fue interpelada por el Parlamento sobre el caso de corrupción dentro de ASSE, entidad que depende de su cartera.

Durante el llamado a sala, Muñiz explicó que el Ministerio inició en 2011 una investigación por denuncias de corrupción y que se encontraron “algunas irregularidades”, pero que “los hechos delictivos no pudieron ser detectados a través de investigaciones administrativas por más serias y profundas que fueron”.

Muñiz también aparece relacionada con el caso por un correo electrónico de junio de 2011, cuando aún no era ministra, que fue divulgado por medios locales y en el que presuntamente sugería la contratación directa de Buena Estrella.

En el texto, dirigido a la Dirección del Hospital de Rivera (norte), Muñiz expresa: “En el día de hoy estuvimos reunidos con los compañeros de la Federación de Funcionarios de Salud Pública (…) Piden que si no está pronto el pliego del llamado a licitación de seguridad, se compre a Buena Estrella por 90 días (...) A mí me encantaría que ya pudiéramos hacer la licitación para sacarnos el costo de la compra directa y que se dejen de joder en la prensa. Pero no sé si dan a los tiempos”.

Muñiz explicó que solo trasladó una conversación sin emitir opinión y que de todas maneras “deja explícita la solicitud de licitación”. Senadores de los partidos Nacional y Colorado, ambos de oposición al gobierno, aseguraron que las explicaciones fueron insatisfactorias y pidieron la renuncia de la ministra.

La denuncia que llevó a los procesamientos fue presentada en 2011 por Laura De los Santos, exempleada de Buena Estrella, y quien fue despedida por revelar la maniobra.

Los trabajadores de la asociación civil se dividen en operarios-recolectores y supervisores encargados. Las horas de trabajo de los primeros son pagados por ASSE mientras las horas de los segundos son pagadas directamente por esa asociación. Buena Estrella habría facturado las horas de los supervisores y encargados como operarios en perjuicio del Estado.

Testimonios de varios trabajadores de Buena Estrella dieron cuenta que además de la sobrefacturación, Silva y Tejeira convenían licitaciones para esa asociación civil.

“Ellos decían con cuántas horas había que presentarse y con qué valor. Como ellos eran los que estaban en contacto y sabían todo, nos decían qué hacer (…) la idea era poder presentarnos en todos los lugares que hubieren licitaciones, las licitaciones que teníamos eran mayoritariamente por ellos. Éramos sus títeres”, indicó una persona identificada como tesorera de Buena Estrella.

El escándalo estalla en medio de la campaña electoral en el país, que en octubre elegirá al nuevo presidente, vicepresidente y Parlamento, y salpica duramente al Frente Amplio, partido de Mujica, cuya vida austera ha sido parte de su sello distintivo.

CINDY A. MORALES
Para EL TIEMPO
Montevideo.
0
0
0
0
0No comments yet