About Taringa!

Popular channels

Evaluacion Xbox One

EVALUACION XBOX ONE







Microsoft dio un gran giro a la guerra de consolas cuando presentó Xbox en 2001. Para el momento, Sega ya no era un competidor en ese terreno y Sony volvía a pisar fuerte con su PlayStation 2. Durante esos años, la entrada y salida de competidores no fue algo suave. Al contrario, revolucionó la forma en que vemos el medio y ha transformado al mundo ‘gamer’ en lo que es hoy: una competencia entre Sony y Microsoft, con Nintendo en un segundo plano.

Por ello, no es un evento cualquiera tener en manos la nueva consola de Microsoft. Aún más cuando la compañía quiere venderla como todo un centro de entretenimiento en el que no solo el jugador puede reproducir los títulos del momento, sino también cualquier miembro de la familia pueer ver televisión, revisar una película o usarla para escuchar música. Xbox One es entonces el único aparato, que supuestamente, el usuario necesita en la sala de su casa.

Esto no es una realidad, pero aun así, el sucesor del Xbox 360 tiene fortalezas destacables que lo hacen una elección solida.

Luego de un año de retraso, la consola llegó a principios de septiembre a Colombia, con más promesas que realidades. Esto sin duda le pasa factura a la experiencia del usuario, pero no opaca los puntos fuertes que vale la pena resaltar del Xbox One. Pero antes de empezar, les explicaremos que consola tuvimos en manos.

En nuestro país se venden dos versiones del Xbox One: una con Kinect y la otra sin él. En ENTER.CO probamos la versión sin Kinect, lo que desde el principio excluye juegos especiales para ese agregado, el uso de Skype, los comandos de voz y gestos para manejar la consola y el uso de Xbox Fitness. Todo esto, simplemente, no lo usamos.



Tomando la gran caja negra

Empecemos por la primera experiencia que tiene el usuario con la consola: lo físico. El Xbox One no es una consola pequeña y no ha reducido su tamaño comparada con su antecesora, la Xbox 360. One es una consola más grande y pesada. Entre sus competidoras, es la que tiene mayores dimensiones. Me gustaría pensar que el diseño del aparato va más allá de contener su hardware, pero realmente One no da mucho para hablar sobre su belleza.

ONE NO DA MUCHO PARA HABLAR SOBRE SU BELLEZA


Visualmente es justo lo que es: una caja para contener sus piezas. Pero no por ello puedo pasar por alto que su diseño tiene toques agradables: Primero, podrán notar que el segmento derecho de la consola es más oscuro que su izquierda. La parte superior derecha tiene una rejilla con líneas en dirección diagonal, que permite que el aparato no se sobrecaliente: no aumentó su temperatura ni con un día entero de estar disputando partidas de ‘Titanfall’.

La zona izquierda del aparato es mucho más lisa y reflectiva, lo que da un toque menos brusco y oscuro a la consola. Si todo el One fuera del tono derecho de la misma, fácilmente sería un aparato que no le ganaría en encanto visual a un módem.

Segundo, el botón de inicio tiene una forma astuta de ahorrar espacio: es el mismo logo de la consola, esa inconfundible X de la marca. Así, el botón de encendido y apagado no pasan desapercibidos y tiene algo de encanto a la hora de hacer relucir la marca.




Las conexiones de la consola están en la parte posterior de la misma: entrada para el cable de poder, conexión HDMI, conexión HDMI para el decodificador que tengas de tu operador de televisión (algo con cosas positivas pero nada para destacar, de lo cual hablaremos después), conexión para el Kinect (en caso que lo tengas), conexión para cable de red y dos puertos USB (un tercero está a la izquierda de la consola, justo al lado de la entrada para los discos).

La fuente de poder de la consola tiene el mismo estilo del aparato que alimenta; el convertidor es enorme. Es básicamente lo que su nombre describe: un ladrillo.

El mejor mando de Xbox

Sin lugar a dudas el control del Xbox 360 fue un gran acierto para la línea de consolas de Microsoft. El mando del primer Xbox no era el mejor ejemplo de comodidad ni se acercaba a ser algo compacto, pero su sucesor arregló varios de esos problemas. El Xbox One incluye un control muy parecido al de 360, pero con notables mejoras y visualmente agradable.

Lo primero que notarás es la reubicación de la batería. A diferencia de su antecesor, el compartimiento para las baterías no sobresale del aparato. Ahora las pilas van en un espacio dentro del control, que no se convierte en un obstáculo para los dedos. Así, tomar el mando es mucho más cómodo y permite agarrarlo sin que las puntas de los dedos se sientan atrapadas.

Otra mejora son los gatillos. Son un poco más grandes y tienen una curvatura que no deja deslizar los dedos, aun cuando el jugador esté haciendo una presión prolongada. También permiten ubicar de forma más cómoda ambos índices, al agregar espacio a los costados para descansar una mayor porción de los dedos.

Los botones Y, X, A y B son mucho más suaves que en el mando antecesor. Su diseño, con letras que tienen los colores acostumbrados (verde, azul, amarillo y rojo) sobre un fondo negro, ayudan a mantener una estética coherente con el resto del dispositivo. Las dos palancas del mando siguen en la misma posición que en el 360, pero agregan una superficie que permite un mejor agarre en los bordes.

Por último, cabe señalar que los botones RB y LB no responden a la presión de la misma forma en toda su superficie, algo que no notarás luego de unas horas de juego, cuando te acostumbres a evitar la zona que se encuentra hacia el centro del mando.



Paseándonos por el sistema operativo


Desde el principio, si tú no estás convencido con el estilo de Windows 8, el sistema del One no será tu favorito. Con los inconfundibles cuadrados y rectángulos de colores que ahora Microsoft ostenta en sus productos, la consola se organiza en cuatro secciones: marcadores, juegos, social y tienda. Cambiar entre estos sectores es tan simple como moverse hacia la derecha o izquierda.

Realmente las funciones se sienten bien organizadas, más aun cuando los marcadores pueden ser personalizados. El sistema cumple con no confundir al usuario. Pero hay un problema de desempeño.

Durante las dos semanas que la consola estuvo bajo nuestro ojo, se bloqueó varias veces, obligándonos a prenderla y apagarla para que una aplicación corriera o para continuar un juego. Sumen a ello que justo cuando la prendes por primera vez, es difícil saber si realmente está funcionando, puesto que no indica que se encuentra actualizándose.

La opción de seguir usando la misma cuenta que en 360 ayudará a mantener todos los logros que hemos conseguido con la consola pasada, sin la necesidad de empezar de ceros. A esto hay que agregarle los servicios compartidos con otros dispositivos, como One Drive. La oportunidad de seguir usando una sola cuenta ahorrará muchas molestias.

Xbox One en mi computador y dispositivo móvil


¿Es realmente Smart Glass la gran herramienta de conectividad que profesa Microsoft? Lo sería, si no fuera por un par de detalles. Se supone que esta aplicación –disponible para dispositivos móviles con Windows Phone o computadores con Windows 8- es la gran herramienta para controlar el Xbox One desde nuestro computador, smartphone o tableta. Pero la realidad es que esta característica no facilita realmente el manejo de la consola.

La pantalla de nuestro computador o celular desplegará un control, y varias zonas de la pantalla servirán cómo los botones del mando de la consola. Pero esto no es, ni de cerca, cómodo o eficiente. ¿Habría una razón para manejar nuestra consola así, si podemos simplemente usarla de forma más agradable con el mando?



Pero Glass también tiene sus puntos positivos. Usándolo podemos buscar de forma más rápida cualquier aplicación o juego que deseemos en la tienda ¿La razón? El teclado físico del computador o el que se despliega en un dispositivo móvil. No tendremos que estar moviendo la palanca del mando hacia cada letra, con Glass solo tenemos que escribir de forma ágil.

Lo mismo sucede con los mensajes que queramos compartir con amigos. Glass, en móviles, despliega inmediatamente nuestra lista de actualizaciones sociales: logros que han desbloqueado nuestros contactos o acciones que hemos realizado. Así, con solo un toque, podremos escribir de forma rápida y fácil el mensaje que deseemos, algo que en nuestra consola nos obligaría a seleccionar letra por letra en un proceso que nunca es ágil.

GLASS AGILIZA UNAS TAREAS, PERO ENTORPECE OTRAS


Glass también tiene la opción de mantenernos informados sobre todos los trofeos que hemos desbloqueado, el progreso y las horas de juego que hayamos invertido en un título. Ahora, el control de la consola solo puede realizarse si tu dispositivo con Smart Glass está en la misma red de Wi-Fi que el Xbox One. No podrás hacer nada si te encuentras conectado con datos desde tu tableta o celular. Por ello, al final, será más fácil alcanzar tu mando y controlar la consola con él, en vez de complicarte con las opciones de manejo de Glass.

La aplicación tiene otros usos: puede funcionar como una segunda pantalla que despliega más información en Xbox Video o Xbox Music, pero para nuestro país hay un importante problema: esos servicios no están disponibles.

No es un todo en uno


Aquí está el gran problema del Xbox One. Según Microsoft, la consola no es solo un aparato para reproducir videojuegos. La sucesora del 360 es un centro de entretenimiento para el hogar. Un lugar donde podrás encontrar todo, donde solo será necesario encender el aparato y disfrutar de lo que desees: películas, música, televisión, etc.

Esto sería realidad si las aplicaciones que vienen con el Xbox One funcionaran en Colombia. La consola salió hace más de un año en varios lugares del mundo, y se tomó su tiempo para aterrizar en nuestro país. Microsoft justificó la demora señalando que ahora la Xbox One es una consola más madura. Y lo es: hay un mejor catálogo de juegos y las actualizaciones han arreglado algunos problemas de desempeño –especialmente sobre la opción de ajustar, que tocaremos líneas más abajo… Pero aun así, en nuestro territorio, se siente como una consola muy incompleta.



Empecemos por lo mencionado antes: Las apps de Xbox Video y Xbox Music simplemente no están disponibles en nuestro país. La galería de películas, series y música al alcance del usuario quedan por fuera. Aun cuando en la consola se puede instalar Netflix, la idea de un centro de entretenimiento empieza a cojear cuando varias opciones que simplemente no pueden ser usadas.

La opción de televisión, cuya función ideal es simplemente mostrar horarios de los canales que ofrezca el servicio que el usuario tenga –dado que se conecta el decodificador directamente a la consola–, tampoco está disponible en nuestro país. Entonces, la herramienta de televisión simplemente pasa a hacer una sola cosa: cambiar la señal de la consola por la señal de un programa. Esto se puede lograr con el control remoto del televisor.

¿Qué agregado tiene ver televisión a través del Xbox One? Uno solo, y reside en la opción de ajuste (o acoplar, entre SmartGlass y la consola no se ponen de acuerdo).

Algo de multitarea

La opción de ajuste permite realizar dos cosas al mismo tiempo en la pantalla. Sea jugar y revisar una red social, ver un partido de futbol mientras terminas un nivel o simplemente buscar en internet algún dato que te ayude en tu juego. Ajuste (o acoplar) es una herramienta que definitivamente hay que realzar.

Realizar varias tareas sin pausar el juego es bastante útil, más aun cuando puedes no ser el único usando el televisor en tu hogar. Entre revisar el progreso de tus amigos justo cuando estás superándolos o enterarte de cualquier noticia en la web, este agregado te facilitará las tareas que estés realizando con la consola. Sumemos que la opción de ajuste no ocupa demasiado espacio en la pantalla y así no entorpece la acción principal que estemos realizando.

La experiencia social de Xbox One

Xbox One, con SmartGlass, saca adelante las funciones sociales de la consola. En cada momento el perfil del jugador se irá actualizando y todas las acciones que realicemos aparecerán en el centro de amigos. Si usas la función de ajuste, podrás ver en tiempo real todas estas acciones en la pantalla dividida. No hay forma en que no puedas conocer que hacen tus amigos o compartir con ellos.

Encontrarlos también es fácil e intuitivo, así como revisar los perfiles de otros jugadores. La consola también permite realizar modificaciones de privacidad. Esto en caso que hayan niños en el hogar y un padre de familia quiera administrar que contenidos puede acceder el menor, filtrar páginas web o bloquear contenido de televisión (esto último descártalo en nuestro país, recuerda que la opción de televisión no está completa).

Xbox Live en la nueva generación


Si hay un estandarte que Xbox carga con orgullo, es Xbox Live. La plataforma de juego y ventas en línea siempre ha sido la primera cosa que reluce sobre su comunidad ¿Cómo es su desempeño en Xbox One? Claramente, en el momento, la tienda de 360 sigue siendo más completa que la de One, más aún si volvemos a señalar que varios de sus servicios no están disponibles en nuestro territorio.



La tienda, aun así, se mantiene actualizada, y los últimos títulos están inmediatamente a nuestra disposición. No tienes que preocuparte si el título que tanto has esperado estará a tu alcance, puesto que la tienda para nuestro país está siempre a la par de los estrenos más importantes. Aún falta un buen tiempo para que la tienda de One supere en oferta a la de 360, y esto solo tendrá valides cuando varios servicios que ya tenemos simplemente funcionen en nuestro país.

XBOX LIVE SIGUE SIENDO UN ARGUMENTO PODEROSO PARA HACERSE CON UNA DE ESTAS CONSOLAS


El servicio de juego en línea sigue siendo confiable. Realmente Xbox tiene una gran maquinaría para que sus servidores mantengan el volumen de jugadores sin que en ningún momento el usuario se quede esperando demasiado para entrar a una partida de multijugador en línea. Esta característica no decepcionará a ningún amante de las batalla en línea. Xbox Live sigue siendo un argumento poderoso para hacerse con una de estas consolas.

¿Cómo está la oferta de juegos?

La oferta de juegos desde el lanzamiento del Xbox One ha cambiado. Ya existen varios títulos que aprovechan el potencial grafico de la consola, como lo hemos podido ver en presentaciones del recién lanzado ‘Sunset Overdrive’ y ‘Alien Isolation’, o lo que traerá ‘Call of Duty: Advanced Warfare’. El recién llegado ‘Halo: The Master Chief Collection’ también promete mucho, y el experimento de ‘Proyecto Spark’ no se queda atrás.

La consola tiene muchos más títulos a disposición en su momento. No solo es ‘Forza’ y ‘Titanfall’. En próximos meses veremos la llegada de ‘Far Cry 4’, ‘The Crew’, ‘Assassin’s Creed Unity’, ‘Evolve’, entre otros juegos que conocimos durante el pasado E3. La oferta es más diversa y la espera para tener la consola podría justificarse un poco por ello.

¿Sacan estos juegos provecho del poder de la consola? ¿Se siente el cambio generacional? Dado que la consola que usamos venía con dos códigos para títulos de hace un año, no podemos condenar la oferta de videojuegos solo por ello. Pero el futuro cercano luce más brillante. Es solo darle una oportunidad a ver la apuesta de ‘Sunset Overdrive’, y se dará cuenta que los desarrolladores siguen creando un espacio más grande entre ambas generaciones.

La conclusión





Xbox One es el centro de entretenimiento que nos fue prometido. Pero dado que varios servicios no funcionan de forma óptima, o ni siquiera están disponibles en nuestra región, es difícil darle esa categoría de ‘rey del entretenimiento en el hogar’.

La consola tiene características destacables, como su control, la opción de ajuste, el manejo de una cuenta única para los servicios de Microsoft, el inigualable Xbox Live, entre otras. Pero cosas como su diseño, tamaño, el hecho que pueda bloquearse en varias ocasiones y lo poco que aporta Smart Glass restan a la idea que la compañía nos quiere vender.

Es cierto que el objetivo último de una consola es reproducir videojuegos. Pero Microsoft quiere que Xbox One sea más que solo eso. Al final, es una experiencia incompleta y la mayoría de la culpa la tienen los servicios que simplemente no podemos usar. Además, está el hecho que tuvimos que reiniciar la consola repetidas veces. Parecería casi un insulto que un aparato de más de un millón de pesos no funcione correctamente en sus primeros días en nuestro hogar.

AL FINAL, ES UNA EXPERIENCIA INCOMPLETA


El Xbox One es una máquina que tiene potencial, pero eso solo depende de los servicios que estén disponibles a futuro. Por ahora podemos decir que la experiencia de “todo en uno” cojea. La mejor razón para saltar a esta consola son los títulos que están por llegar y la experiencia de Xbox Live, que repito, es muy solida.

Por ahora, Xbox One no es un centro de entretenimiento conectado a varios dispositivos, y de hecho, se maneja mejor sin ese afán de conectar todo con todo.
0No comments yet
      GIF