Check the new version here

Popular channels

Fábricas nazis de bebés: Lebensborn

¿Imaginás a 16 mil bebés en un mismo lugar en el que eran resguardados para luego repoblar el mundo? Esto sucedió en la Alemania nazi, donde miles de niños nacieron bajo el manto de la organización Lebensborn; una institución supervisada por el líder de la SS, Heinrich Himmler. Los nazis los criaban bajo su ideología para que se convirtieran en los líderes del mundo una vez terminada la guerra y la victoria alemana asegurada.




Este lugar fue amueblado con los objetos que los soldados nazis habían robado de los judíos desplazados. Muchas novias de soldados que estaban embarazadas eran recluidas en el lugar, recibían alimento y la protección de enfermeras y doctores.


Cuando las mujeres de los soldados no fueron suficientes para tener bebés, comenzaron a robar a los niños con ojos más claros que encontraban; muchos de ellos huérfanos. En los países ocupados como Polonia, Checoslovaquia, Ucrania y Francia, hubo desapariciones de 200 mil niños que se piensa fueron secuestrados por los nazis. Si pasaban la prueba, los enviaban a familias alemanas con certificados de nacimiento falsos.
Algunos otros eran enviados por sus padres para tenerlos alejados de las cámaras de gas y de la guerra, y unos más, eran retirados del cuidado de sus padres a la fuerza.





Lebensborn significa “fuente de vida” y se creó en Munich, Alemania en 1935, después se expandió a los países ocupados en el norte y el oeste de Europa durante el conflicto bélico. Todo comenzó en 1868, cuando las teorías de Darwin fueron difundidas ampliamente en los estados germánicos, en especial en Prusia, región que tenía fuertes conflictos eclesiásticos y una aceptación por el pensamiento socialista.




Con las ideas de Darwin, se elegía a las mujeres más aptas física e intelectualmente para ser las que procrearan a la raza suprema. Se pensaba que sus descendientes estarían depurados de los problemas genéticos que aquejaban a los no superiores.
Los preceptos que Himmler escribió para todos los que estaban dentro del programa eran los siguientes:
1.- Ayuda a familias racial y biológica-hereditariamente valiosas.
2.- El alojamiento de madres racial y biológico-hereditariamente valiosas en casas apropiadas, etc.
3.- Asistencia a los niños de tales familias.
4.- Asistencia a las madres.

En 1939, la organización Lebensborn tenía 8 mil miembros, 3500 eran líderes de la SS y su membresía era obligatoria.





Himmler y Bormann habían hecho los cálculos: una vez ganada la guerra, sus arios serían los grandes señores del Reich y constituirían una guardia pretoriana de 400.000 hombres y mujeres. Para ello, y amparado en las Leyes de Nuremberg, la conciencia racial de Hitler, personificada en el propio Himmler, convirtió a las SS en un batallón de sementales que sólo podrían casarse con mujeres arias: rubias, de ojos azules y una estatura mínima de 1,60 metros. Además, cada familia de las SS debía tener un mínimo de cuatro hijos.

Pero la obsesión por conseguir la superraza estableció claras diferencias de trato. Las esposas de los SS guardaban y criaban a sus hijos. Sin embargo, aquellas mujeres que reunían las características de la raza aria y que habían sido reclutadas con fines reproductores, convertidas en madres ilegítimas, sólo podían permanecer junto a sus hijos durante un periodo de tres meses. La razón era simple: los niños nacidos en los “Lebensborn” pertenecían al Reich y no podían sufrir la influencia de sus padres. Por eso aunque las madres no quisieran renunciar a sus hijos, éstos les eran retirados a la fuerza. También los bebés que nacían con deformidades de algún tipo eran exterminados de forma inmediata.





Algunos de estos niños importados tuvieron la suerte de ser dados en adopción a familias nazis. Sin embargo, la mayoría tuvo que someterse a los experimentos de los médicos nazis y muy en especial las niñas, que una vez que cumplían los diez años, eran sometidas a un tratamiento hormonal que adelantaba la pubertad y las convertía en máquinas reproductoras de las SS, pasando directamente a los “burdeles biológicos”.

A pesar de creer fielmente en su programa, los niños que nacieron no mostraban tener ningún talento extraordinario ni ser inmunes a enfermedades o malformaciones cerebrales o corporales.


+1
0
0
0No comments yet