Check the new version here

Popular channels

Falso milagro de los Jesuitas en Hiroshima

Hiroshima y el falso milagro de los jesuitas




Circula por facebook y por páginas católicas un supuesto milagro que ocurrió cuando tiraron la bomba atómica en la ciudad japonesa de Hiroshima.

La historia resumida refiere que 8 jesuitas que estaban rezando "el rosario" en un templo de Hiroshima se salvaron y salieron ilesos de semejante explosión.

¡Milagro, milagro!




Luego obviamente se trata de convencer a uno de que se dedique tiempo a tal oración (el rosario) ya que es "milagrosa".



Bien pasemos más al detalle.

La cosa pasó supuestamente así:

Cuando Hiroshima fue destruida por la bomba atómica, todas las casas en un radio de 2,5 Km quedaron destruidas, y todas las personas que estaban a esa distancia murieron...

pero (según dicen webs católicas y mensajes de facebook) el convento de jesuitas de Hiroshima fue el único edificio que quedó en pie y no se derrumbó, y los ocho miembros de la comunidad que vivían allí se salvaron sin ningún problema de salud; y 33 años después todos esos frailes seguían vivos y sanos.

Y se añade al texto que algo similar ocurrió, unos días después, en Nagasaki.

Se termina diciendo:
"Los científicos que investigaron estos casos no fueron capaces de explicar cómo sus edificios no se derrumbaron, estando a un kilómetro del epicentro de la explosión; ni cómo los frailes seguían vivos y con buena salud, cuando todo el mundo había muerto en la explosión. Los frailes de ambas comunidades afirmaron siempre que ellos estaban vivos porque la Virgen María les había salvado la vida; porque en sus conventos estaban rezando el Santo Rosario constantemente por el fin de la Segunda Guerra Mundial".


Dichos frailes eran alemanes.

Primero que nada cabría preguntarse:

¿los frailes alemanes viviendo en Japón, rezarían que terminara la guerra o para que Alemania y Japón la ganaran?



Ok dicho esto como presunción, vamos a los hechos comprobados, que aclaran que el supuesto milagro es humo y el texto falta claramente a la verdad.



La Posta:

La mayoría de las casas de Hiroshima (poblada entonces por 400.000 habitantes) eran de madera, y fueron totalmente arrasadas.

Pero muchos edificios de esa ciudad habían sido construidos con hormigón armado para hacerlos resistentes a los terremotos, y no sufrieron daños en su estructura.

Once edificios resistieron a la bomba dentro de los 500 metros de radio de la zona cero.


El A-Dome, actual museo de la Bomba Atómica, con su cúpula característica que también resistió a menos de 500 metros de la explosión.


El convento de los jesuitas alemanes que vivían en Hiroshima era un edificio de hormigón, pero la iglesia que estaba al lado resultó destruida.

Un relato escrito hecho el año siguiente de la tragedia por uno de esos jesuitas refería que eran 4 los que entonces estaban allí (en versiones posteriores se va incrementando la importancia del 'milagro' y se dice que eran ocho), y que dos de ellos quedaron malheridos con quemaduras y por la caída de vigas.

No se ha encontrado ninguna referencia fiable de que todos ellos sobrevivieran muchos años, pero tampoco de lo contrario. Lo que es indudable es que esa residencia de jesuitas estaba a 1 Km de la zona cero, y que la probabilidad de salvarse aumentaba con la distancia, además de ser mucho mayor si los afectados estaban en una construcción resistente, como fue el caso.

En un trabajo realizado por un grupo de médicos de la Universidad de Tokio sobre la mortalidad debida a la bomba de Hiroshima concluyeron que de las personas que estaban a menos de 500 metros de la zona cero (epicentro de la explosión), sobrevivieron el 1,6%, porcentaje que subía al 10% para los ubicados entre 0.6 y 1 Km, al 54,5% de los que estaban entre 1.1 y 1.5 Km, y al 77.4% de los que estaban entre 1.6 y 2 Kilómetros.

Eizo Nomura fue el superviviente que estaba más cerca del lugar de la explosión: se encontraba a sólo 170 metros, en el sótano de un edificio que resistió la bomba.


Eizo vivió hasta los 83 años.


Akiko Takakura también sobrevivió: ababa de entrar a trabajar como secretaria en el Banco de Hiroshima, situado a 300 metros de la zona cero.


Tenía 20 años: quedó inconsciente momentáneamente, pero sólo sufrió heridas y quemaduras leves.


Ninguno de los dos era cristiano: ¿a quién le atribuimos el milagro?

Si Dios o la Virgen del Rosario hubieran intervenido en Hiroshima para salvar a esos Jesuitas, ¿por qué no salvaron a las cerca de 150.000 personas que murieron a consecuencia de la bomba?

La falta de rigor y de verdad en las cosas que se inventan y se repiten por internet tiene una implantación en nuestra crédula y acrítica sociedad que resulta si, algo casi milagroso.


0
0
0
0
0No comments yet