Popular channels

¿Fantasmas nocturnos en la Gobernación bonaerense?

Muchos son los relatos que aseguran que por las noches suceden “cosas raras” y “fenómenos paranormales” en los pasillos del gran edificio gubernamental. Situaciones de miedo e intriga que han vivido las pocas personas que por esas horas tienen que estar en la Casa de Gobierno que cerca de la media noche cambia completamente su atmósfera.



La cotidianidad de la política provincial trascurre día a día con normalidad en la Casa de Gobierno bonaerense, con actos del gobernador, Daniel Scioli, despachos de funcionarios que mantienen reuniones y oficinas de prensa que siguen las noticias. Un escenario normal para un edificio gubernamental.

Sin embargo, la atmósfera cambia completamente cuando se acerca la media noche.


Así, cuando la vorágine de un día normal en la sede del poder Ejecutivo bonaerense se va aplacando, donde funcionarios, periodistas y empleados van abandonando el lugar y el enorme edificio -ubicado en calle 6 entre 51 y 53 de La Plata- se alista para estar en tranquilidad, empiezan a suceder “cosas raras”.



Todas las noches de los días hábiles, cuando el reloj marca las 21 horas casi no queda nadie en la Gobernación, salvo los policías -que tienen que cubrir sus guardias en distintos puntos del gran edificio- y personal de limpieza que recorre las oficinas para hacer su trabajo. La cantidad de gente que transita el lugar a la noche es mucho menor a la del día. El aire se transforma, los ruidos son distintos y los que tienen que circular por esas horas esos enormes y antiguos pasillos de una Casa de Gobierno casi vacía, aseguran que suceden “fenómenos paranormales” por las noches.

En voz baja, con la mirada cargada de un cierto temor, distintos testigos consultados, relatan hechos extraños sucedidos en los últimos meses en la oscuridad de la noche en la Casa de Gobierno bonaerense. Desde situaciones menores -pero que dan miedo- como las enormes puertas que se abren de golpe sin que nadie transite por el lugar o situaciones más escalofriantes, como escuchar y ver jugar a una nena vestida de blanco por el hall de ingreso principal de la calle 6.



Los relatos circulan de boca en boca, los miedos también. Así lo cuentan los distintos efectivos policiales y personal de limpieza a los que les tocó hacer alguna guardia de noche en un edificio que pese a estar en pleno centro de la Ciudad de La Plata, está casi aislado de los ruidos normales de la noche citadina.

Una noche, pasadas las 00.00, según los testimonios recopilados, en el puesto de control de la entrada que conduce al Salón de los Acuerdos y al despacho de Scioli, estaban dos policías realizando el cambio de turno. El puesto se ubica en el primer piso del edificio y tiene ventanas que miran hacia las escaleras que conducen al hall de entrada. En ese momento, de manera extraña y llamativa, uno de los efectivos escuchó el eco de la risa alegre de una nena. Sorprendido, se lo comentó a su compañero, quién al poner atención también escuchó la misma risa. Confundidos y asombrados, ambos se preguntaron qué podía estar haciendo una niña a esas horas de la noche en ese lugar. Mientras tanto, la risa se escuchaba más fuerte y más cerca, lo cual de manera impulsiva llevó a los policías a abrir las ventanas para ver qué pasaba allí. Lo que vieron sus ojos no fue algo normal. Para su escalofriante sorpresa, consternados observaron de espaldas a una nena vestida de blanco saltando alegre por el hall y que poco a poco de dirigía al “Patio de las Palmeras”. Con el valor que los policías tienen que tener en su servicio, ambos decidieron bajar corroborar si lo que estaban mirando era cierto. La sorpresa escalofriante volvió a aparecer, cuando llegaron al lugar no encontraron nada de nada, esa niña vestida de blanco había desaparecido.



Las historias no terminan ahí. Otro hecho paranormal relatado por los testimonios recopilados, cuenta que en la habitación donde duermen los policías en sus descansos de turno hay sonidos por demás extraños. Este cuarto está ubicado al lado de la sastrería oficial de la Gobernación. Los testigos aseguran que el sastre va de día al lugar, pero cuentan –desconcertados- que por la madrugada muchas veces escucharon los ruidos de la máquina de coser funcionando, cuando sabían y estaba anunciado de manera oficial que no había nadie en esa habitación.

Por si fuera poco, los relatos también manifiestan que más de un policía, al momento de dormir en las camas de la habitación, sintió una presencia extraña que se sentó en la cama o que incluso movía fuertemente las cortinas de las duchas del baño.

Pero volvamos al puesto de control que lleva al Salón de los Acuerdos, en otro hecho que sucede con más frecuencia. Allí, son varios los testimonios que afirman que tras la puerta de madera y vidrio, que tiene apertura eléctrica, que conduce al pasillo alfombrado donde en sus paredes están los retratos de todos los Gobernadores bonaerenses que tuvieron mandato, se vio más de una vez cruzar la figura de una persona a la cual “nunca se le pudo ver el rostro”.



En este ambiente inquietante, en una Gobernación que parece cambiar su atmósfera por las noches, hay un lugar dónde los rondines de vigilancia nocturna se trasforman en un viaje al miedo. El altillo del edificio, ubicado el último piso, es quizá el lugar más descuidado en cuanto a las refacciones y a eso se le agrega un aire tenebroso por las noches. Pocos son los que se aminan a ir solos por ese lugar.

Las historias de fantasmas y fenómenos paranormales no son nuevas en la Casa de Gobierno provincial. Desde que el 27 de noviembre de 1882 fue colocada la piedra fundamental y al año empezó la construcción del edificio, los relatos de ese tipo de hechos han sido frecuentes. La Gobernación tiene un estilo neorrenacentista de influencia flamenca, es de gran tamaño y tiene más de cien habitaciones.

Se sabe que la Ciudad de La Plata fue fundada en base a símbolos masones y está cargada de infinidad de misterios y leyendas urbanas. La Gobernación no está exenta de esas particularidades. Desde hace décadas es vox populi la existencia de túneles secretos escondidos en la Casa de Gobierno, como también la leyenda que el edificio fue construido sobre un antiguo cementerio indígena.



¿Hechos paranormales? ¿Leyendas urbanas del siglo XXI? ¿Testimonios reales? Nadie los sabe con certeza, lo que sí es seguro, que los que transitan pasadas las 21 por la Casa de Gobierno aseguran: “Acá por las noches suceden cosas extrañas”.


0
0
0
0No comments yet