Popular channels

Felicidad en la cuarta?

A veces, oigo o leo comentarios como, por ejemplo, “éramos felices y no lo sabíamos” o “antes de estos 17 años de revolución teníamos de todo y no existían diferencias más allá de ser magallanero o caraquista”, que demuestran desconocimiento del injerencismo internacional hacia nuestro país.
Sobre todo a partir del 2013, después de la desaparición física de Hugo Chávez, Venezuela ha sido víctima de una serie de ataques para vulnerar su economía, como la venta ilícita del bolívar en Cúcuta, el contrabando de extracción en zona fronteriza, la web Dólar Today, alteraciones en la producción y distribución de alimentos y medicamentos, y, recientemente, el bachaqueo.
A lo anterior se ha sumado una guerra de descalificación orquestada desde EEUU y sus aliados España, México y Colombia, manifestada en expresiones como régimen dictatorial, violación de derechos humanos, Estado fallido o crisis humanitaria, a pesar de los esfuerzos del Gobierno venezolano por garantizar derechos fundamentales como la alimentación, salud, vivienda y educación.
¿Por qué la atención recae aquí y no en México?, donde en septiembre de 2014, en Ayotzinapa, desaparecieron 43 estudiantes de la Escuela Normal Raúl Isidro Burgos de esa localidad. En esas escuelas rurales, los hijos de campesinos e indígenas, con visión crítica del Estado y conciencia social en defensa de los pobres, se forman como docentes de primaria para educar a niños de sus comunidades.
De igual manera, ¿por qué quienes se llenan la boca hablando de transgresión de DDHH en defensa de los asesinos intelectuales de las guarimbas del 2013 y 2014, no miran hacia las fosas comunes y los falsos positivos de Colombia?
Hemos desobedecido el Consenso de Washington, cuando en 2004 impuso en Latinoamérica el neoliberalismo con toda su desigualdad, como único sistema, y asumimos el socialismo y su democracia participativa para dignificar al pueblo y no a las transnacionales.
0
0
0
0No comments yet