Check the new version here

Popular channels

Festeja los Fondos Buitres, ahora va con todo a la Argentina

Fondos buitre: Griesa reiteró que lo mejor es negociar

Tras la reunión con los "me too", el juez no dio definiciones. Son inversores que reclaman el mismo fallo que NML y Aurelius.



El juez Thomas Griesa evitó pronunciarse hoy sobre el grupo de los holdouts llamados “me too”, que buscan los mismos derechos que los bonistas de deuda reestructurada, y reiteró que la mejor salida para el litigio entre la Argentina y los fondos buitres es una negociación.

En una audiencia en la Corte de Nueva York que duró unos 90 minutos, los fondos buitres que ganaron un juicio a la Argentina por deuda en default pidieron a Griesa que otorgue a 48 demandas por 6.100 millones de dólares los mismos derechos del fallo a su favor por 1.700 millones.

El viernes 16 de octubre el fondo de Paul Singer le había pedido a Griesa una audiencia para proponer pagos en cuotas a cambio de que la Argetnina reconozca el total de la deuda. Pero Griesa evitó pronunciarse ayer sobre el tema y su decisión podría demorarse varios días.

El calendario de audiencias continuará el viernes 30 cuando la Argentina deba presentar nuevos argumentos para justificar la demora en la entrega de información sobre activos embargables del país.


El juez Griesa aceptó el reclamo de un fondo buitre contra YPF

El monto de la demanda ronda los u$s3.500 millones y colocaría a Bruford entre los "top 5" de acreedores de la Argentina beneficiados por el fallo



Thomas Griesa habilitó definitivamente a Petersen Energía, propiedad del fondo buitre Bruford Capital, a reclamar dentro del resto de los "me too" y avanzar sobre el pago del Bonar 24 con el que el país recompensó a Repsol por la renacionalización de YPF.
El juez de Nueva York aceptó el pedido presentado el 23 de octubre pasado por los abogados de Bruford, y el reclamo pasó a formar parte del "juicio del siglo" que los fondos buitre mantienen contra la Argentina.
Griesa además, al aceptar el caso, está ahora obligado a calcular cuál será el monto de la deuda que Bruford le reclama a la Argentina, además de la petrolera nacional, que originalmente alcanzaría los u$s500 millones a los que habría que sumar los intereses, punitorios, multas y gastos del juicio.
Originariamente el reclamo alcanzará los u$s3.500 millones. Como Bruford también fue incluído por Griesa en el fallo del viernes pasado a favor de los fondos buitre de segunda generación, la deuda total con ese fondo superaría los u$s700 millones, lo que lo colocaría en el "top 5" de acreedores de la Argentina beneficiados por el fallo de Griesa. Obviamente el primer puesto está ocupado por Elliott, el fondo de Paul Singer.
El juicio de Bruford contra el país e YPF comenzó el 8 de abril pasado, cuando Griesa aceptó que era en su juzgado donde el reclamo de Petersen Energía debería ser tratado.
Aunque el pedido de Bruford no tenía que ver originalmente con el "juicio del siglo" entre Argentina y los fondos buitre, Griesa consideró que el pago y eventual embargo del Bonar quedaba bajo su jurisdicción y aceptó que el caso de Bruford se incluyera en su juzgado.
Como luego el fondo buitre, entre abril y agosto pasado, comenzó a comprar deuda argentina en default, y finalmente se presentó ante Griesa también como "me too"; finalmente ahora el juez avaló su reclamo de incluir también el pedido sobre YPF y la Argentina por la renacionalización de la petrolera dentro del caso.
Dentro del universo de fondos buitre, Bruford Capital se especializa en comprar juicios complejos ya iniciados o a punto de establecerse. Se autodefine como experta en "juicios corporativos" y maneja una cartera global de u$s600 millones. Los adquiere a precios de remate a los demandantes originarios, y luego rearma la estrategia de cobro en diferentes juzgados.
En el caso de Petersen, el argumento es que al momento de realizar la operación con Repsol, la Argentina habría ignorado los derechos de Petersen Energía (propietaria del 23% de las acciones) sin "haber lanzado una oferta pública de recompra de las acciones, tal como determinaba el estatuto accionario de YPF, según las normas aceptadas y prentadas ante al Comisión de valores de EE.UU. en 1993", según el texto original de la demanda al que accedió este diario.
La demanda no tiene nada que ver ni con el Grupo Petersen ni con la familia Eskenazi, ya que fue una causa comprada directamente a Repsol en Madrid, concluye Ambito Financiero.
0
0
0
0
0No comments yet