Popular channels

Ficción: La Guerra de las Malvinas 1982/83 - Parte II

Estimados, esto es una ficción...un ejercicio que hice con unos amigos sobre un "what if" malvinero. Para tal, está basado en testimonios de gente como el Almirante Harry Train, el Almirante Woodward, el Capitán Robacio, sobre situaciones en las que Argentina pudo haber ganado o por lo menos prevalecido en la guerra. Claro que se toman en cuenta otros supuestos, como el uso del Martin Pescador, el arreglo mas temprano de las espoletas, y desobediencias al mando de Puerto Argentino.

Puede que haya un poco de amor a la camiseta, pero no olviden.ES SOLO FICCIÓN

La Guerra Fría Malvinense

Habría algunas consecuencias, sería la guerra más anunciada de toda la segunda mitad del siglo XX, y la propaganda del gobierno argentino no tardó en hacer paralelismos con las invasiones inglesas de 1806-1807

Teniendo en cuenta la larga tradición británica de continuar la lucha, aun en momentos que se enfrenta a una seria derrota, en este caso el fracaso de retomar las Malvinas, aquí pasó exactamente lo mismo. Para Gran Bretaña, la derrota de 1982 no fue el fin por lo que el aceptar una victoria Argentina no era una opción.

Mientras tanto, en las Malvinas comienza el reemplazo de las posiciones y el retiro de los conscriptos para su vuelta en el continente, quedando una fuerza menor pero más homogénea. Muchos de ellos participarán en el multitudinario desfile militar de la victoria en la Avenida del Libertador el 9 de julio de 1982. Escenas emocionantes se reproducen a lo largo y ancho del país. Desde Puerto Madryn hasta las estaciones de trenes en Chaco y Corrientes.

Pero no todos los conscriptos serán dados de baja, algunos deberán permanecer un año más.

Por esas fechan empiezan y se aceleran los trabajos de ampliación de la pista de Puerto Argentino; el 1 de Julio de 1982, los primeros cuatro Mirage V arriban a la pista de Puerto Argentino. CITEFA comienza la mejora del misil antibuque MP-1000 Martin Pescador, sobre todo en cuestiones relacionadas al control y mando del misil, y en cuanto el alcance, que pasó a 15-19 km. La idea es que sea de uso compartido entre la Aviación Naval, la Fuerza Aérea y la aviación del Ejército. La primera tanda de estos misiles, pero sin las mejoras todavía, arriba a las islas el 30 de agosto de 1982 y se le realiza un cableado a las aeronaves allí mismo por técnicos argentinos y se rumorea que también israelíes, para que puedan disparar el misil argentino.




Compañías de Comandos - septiembre de 1982

En esta guerra fría malvinense, los británicos dejan en claro que hablaban en serio cuando decían que volverían, cuando el 15 de julio el portaaviones ARA 25 de Mayo es torpedeado mortalmente por el SSN HMS Spartan, provocando más de 100 víctimas. El impacto en la opinión pública argentina es profundo. El error de la Armada Argentina también, al creer que la actividad de los submarinos nucleares había sido mermado o “neutralizado”. Dos dias después un buque de ELMA es torpedeado en las primeras horas fuera de la zona de exclusión, 15 muertos. El 22 de julio un raid de comandos del SAS y SBS sobre el aeródromo de Goose Green deja tres Pucará destruidos, dos infantes argentinos muertos y dos británicos muertos y uno herido y capturado. Ya se habla de ataque de reconquista de las Georgias. Aunque por las condiciones climáticas, y el refuerzo por tropas de elite argentinas, las actividades irregulares británicas de este estilo disminuyen hasta octubre de 1982

Londres anuncia la extensión de las sanciones comerciales, pero la CEE no se expresa unánimemente al respecto.

En esa semana la ONU insta al retiro de las fuerzas argentinas y la desmilitarización del Atlántico Sur, y exhorta a ambas partes a sentarse a la mesa de negociaciones. En la práctica, nadie acata esto, y EEUU extiende su apoyo a Gran Bretaña con destructores y un portaaviones para que el Reino Unido pueda cumplir con sus obligaciones en Europa. Reafirma en su posición de país agresor a la Argentina, anuncia extensión de sanciones, pero muestra preocupación por el cambio de signo en el nuevo gobierno inglés.

El 1 de septiembre de 1982, los kelpers son declarados ciudadanos argentinos y las Malvinas parte de la administración del Territorio Nacional de Tierra del Fuego e Islas del Atlántico Sur. Otro hecho, pero que pasó sin trascendencia en ese entonces, la Multipartidaria apoya en un documento “la reconquista justa y el heroísmo de nuestro pueblo para que el territorio nacional vuelva a ser integro”, pero reclamó por una salida electoral, que parece haberse congelado en el imaginario del poder militar por el momento, y en la sociedad que por el momento no volvió a reclamar

La derrota no solo había afectado a Margaret Thatcher y su plan neoliberal, sino también a su aliado Ronald Reagan y a la OTAN, ya que la principal flota en Europa había sido dañada seriamente para regocijo soviético. Se vetó un plan para bombardear con misiles Polaris la ciudad de Córdoba, puesto que las repercusiones internacionales hubiesen sido terribles. Así, en octubre de 1982, los Conservadores son derrotados por la Alianza entre liberales y sociales demócratas, y Roy Jenkins se transforma en Primer Ministro, pero sigue adelante con el plan de reconquista aunque sin la decisión que caracterizaba a Thatcher

Mientras tanto, en noviembre de 1982 en la base de Puerto Argentino hay catorce Mirage III y V, con misiles Shaffrir y Magic R.550, más una parafernalia de misiles AM Martin Pescador mejorados por CITEFA. En el continente había algunos Exocet conseguidos en el mercado negro, y a partir de 1983 con misiles Gabriel III, adquiridos a Israel. En las islas se enviaron hasta unos doce Tanques livianos AMX-13, cuyas orugas son más idóneas que los Panhard estacionados durante la guerra, una veintena de cañones de 155mm y algunos M-113 de transporte. Es el lado oculto de la reconquista: el costo monetario de la base argentina en las Malvinas.


Aermacchi con misil antibuque MP-1000 "Martín Pescador"

Otra de las consecuencias será la paulatina profesionalización de las FF.AA. argentinas para eventuales contingencias, entiéndase un nuevo conflicto con Gran Bretaña. Entre enero y febrero de 1983 se produce un hostigamiento de naves argentinas a naves chilenas, vuelos rasantes de aviones de la Armada sobre el Canal del Beagle. Chile denuncia las maniobras ante la OEA, y ante la ONU. El gobierno argentino los acusa abiertamente de haber apoyado a Gran Bretaña y de seguir haciéndolo.

La administración Reagan hace una durísima advertencia al gobierno argentino, quien debe poner paños fríos al asunto, y Francia ratifica que no entregará los Super Etendard restantes al igual que los Exocet remanentes. Estados Unidos y parte de la CEE aplican sanciones más fuertes a la Argentina, esto causará una caída en las exportaciones con el correr de los años, pero evita la implementación de un plan neoliberal, lo que si causa es una paulatina reapertura de industrias ya que no se podía importar, aunque siguió la inflación alta, y poco crecimiento.

Preludio a la Segunda Guerra de Malvinas - GRAN BRETAÑA

Al momento de la guerra de las Malvinas, era poco lo que podía mostrar la administración Thatcher; la industria estaba tambaleante tras los horrores de 1980-81, el desempleo crecía cruelmente y el dinero todavía iba hacía las industrias privatizadas. Las privatizaciones estaban a un paso de ser, la legislación sobre British Telecom estaba en pañales, y el gobierno estaba tanteando la manera de confrontar contra los poderosos sindicatos.Un debilitado gobierno conservador, ni hablar de los liberales-social demócratas más tarde, frenaron gran parte de las reformas. Con ellos se disparó el gasto, y las avanzadas tentativas de desregulación y liberalización fueron frenadas. Así, los recortes al sector público y al poder sindical, de una amenaza latente, se redujo a su mínima expresión.

La política exterior británica cambió: antes de la guerra, la sra Thatcher era una curiosidad en la arena internacional, popular con el Presidente Reagan, pero no era respetada ( de hecho, muchos republicanos se preguntaban que le veía Ronnie a una mujer que había hecho tan poca cosa) En Europa, Thatcher era vista más como alguien irritante más que como un poder en sí mismo, y la derrota en las Malvinas no solo había minado su poder e influencia, sino que también las pretensiones globales de Gran Bretaña, y como la política exterior de Gran Bretaña es lineal, allí está la clave de por qué sus sucesores se embarcaron en la fase II de la guerra de las Malvinas.

Ya con la Task Force de regreso en Portsmouth, y la coalición social demócrata en el poder, siguió por inercia la iniciativa de la reconquista fase II.

Gran Bretaña había llevado dos portaaviones en 1982 hacia las islas Malvinas, el HMS Invincible - hundido - y el HMS Hermes regresó pero con averías producto de la campaña prolongada
El tercer portaaviones, el HMS Illustrious, no estuvo listo sino hasta un mes después de terminada la fase 1 de la guerra de las Malvinas y el HMS Ark Royal – que estaba en fase de terminación y aprontamiento, fue apurado en su entrada en servicio para 1983. El HMS Bulwark, gemelo del HMS Hermes, tuvo un incendio en 1981 y no estaba en condiciones de actual en 1982 pero si para ser comisionado también en la Reconquista de las Islas Malvinas fase II de 1983

Así, el contraataque británico contra Argentina por las Malvinas en 1983, vería a tres portaaviones de la Royal Navy (HMS Illustrious, HMS Hermes y HMS Ark Royal) en el peor de los casos, para Argentina, que Londres le sume también al HMS Bulwark, pero habría que ver que dirá la OTAN.
Así, Gran Bretaña tuvo todo el invierno boreal y el invierno sur para convocar a sus buques escoltas de vuelta a casa, reabastecerse y reparar daños menores para que estén en inmejorables condiciones mientras arreglan con sus aliados históricos (Australia, Nueva Zelanda, Canadá etc...) un soporte de despliegue, como siempre han hecho dentro de la Commonwealth junto con el abastecimiento de Washington DC

La ayuda de EEUU no fue solo diplomática y satelital, sino que se amplió más a la recibida en 1982. En 1983 incluyó 4700 toneladas de pistas metálicas desplegables para las operaciones aeronavales; 250 misiles aire-aire Sidewinder AIM-9L, radares para el sistema de misiles Sea Wolf, 5 cañones antiaéreo y sistemas antimisiles Vulcan-Phalanx, misiles antirradares Shrike, misiles antibuques Harpoon, sofisticados equipos de detección submarina, 24 sistemas de misiles superficie-aire Stinger, indicadores de objetos con sistemas láser, equipos de visión nocturna, equipos de comunicaciones criptográficos y de guerra electrónica, repuestos para armamento de diverso tipo, 36 contenedores CTU-24 para lanzamiento en paracaídas, carpas, calefactores, agua potable, raciones y todo tipo de vituallas además de 350 válvulas de escape para torpedos.
Gran Bretaña también recibió de Washington antenas parabólicas para comunicaciones satelitales, cartuchos para el sistema M130, proyectiles de iluminación de 60 mm para morteros, munición alto-explosiva de 40 mm, cuatro helicópteros CH-47, fogones de campaña, raciones de campaña y una considerable cantidad de municiones, de la cuales las bombas Paveway guiadas por láser para dotar a los Harrier y Sea Harrier fueron las más mortíferas.

También se rumoreó que fue alistado y puesto a punto los portahelicópteros USS “Iwo Jima” y USS “Guam”, para el caso de que alguno de los portaaviones británicos fuese dañado y que se envió hacia la isla Ascensión, después de aprovisionarlo con misiles Sidewinder, un escuadrón de aviones AV-8B Harrier II norteamericanos . Si a ello sumamos los supertanqueros como el “Hércules”, la ayuda carece de toda proporción

Esto deja claro el mensaje oscuro para la Argentina: la Task Force ’83 va a ser mucho más grande que la de 1982, y mejor organizada y preparada en cuanto fuerza auxiliar y de anfibios se refiere.


Grupo de Operaciones Especiales (GOE) de la Fuerza Aérea Argentina, Estos comandos usaban boina azul y un uniforme de combate con un mimetico diferente al resto de las fuerzas armadas argentinas.

ARGENTINA

La guerra de Malvinas en su versión de 1983 será más cruenta, con Gran Bretaña bombardeando áreas del continente argentino y la Argentina, quien también tuvo sus preparativos, respondiendo de manera agresiva y letal.

La opinión pública británica tomará conciencia que una campaña de esta índole no hace más que dañar su imagen y el costo en vidas tal vez no lo valga. El inicial bloqueo británico fracasó porque los buques mercantes podían bordear las costas argentino uruguayas, y la Argentina valerse de puertos en el sur de Brasil.

En ese lapso, entre junio de 1982 y octubre de 1983, hasta el arribo de la flota británica, la Argentina no solo amplió la pista de Puerto Argentino. Como se había dicho antes, ya para fines de año en la base de Puerto Argentino hay catorce Mirage III y V, con misiles Shaffrir y Magic R.530 y R.550, más una parafernalia de misiles AM Martin Pescador mejorados por CITEFA; en el continente habían algunos Exocet conseguidos en el mercado negro, y al comenzar 1983 llegan una veintena de misiles Gabriel III adquiridos a Israel. Hasta unos doce Tanques livianos AMX-13 son llevados a las Malvinas, cuyas orugas son más idóneas que los Panhard estacionados durante la guerra, y unos cinco modernísimos tanques TAM, que luego se incrementarán pero que quedarían dentro del perímetro de Puerto Argentino. Además la industria local dotó de orugas a vehículos Unimog para el traslado de provisiones a los puntos fuertes.

Los buques de ELMA, como el Córdoba, comenzaron a llegar cuando la Armada declaró áreas seguras, pero esto duró poco, por el hundimiento del ARA 25 de Mayo y de un mercante, y el tráfico marítimo se reinició a mediados de octubre de 1982, por corredores "seguros" fijados por la Armada Argentina, pero en forma poco intensa.

No solo se reemplazó a los conscriptos con fuerzas profesionales, sino que llevó cientos de ingenieros y otros elementos civiles para emplazar infraestructura, áreas de combustible y almacenamiento de equipos en lugares como Goose Green, o Longdon, que reemplazaron a las improvisadas trincheras. En las islas quedaron 7000 tropas entrenando en forma permanente, lo mismo que un gran número en el continente que podía llegar a engrosar a 14.000 a las tropas en las islas, siempre y cuando se hiciese rápidamente. Es el lado oculto de la reconquista: el costo monetario de la base argentina en las Malvinas; Todo esto, más los preparativos a lo largo de la Patagonia continental y el resto del país, elevó el presupuesto de defensa en un 8 y 10% del PBI.

Si bien siguió el Servicio Militar Obligatorio, las fuerzas armadas argentinas se vieron obligadas a entrar en una fase de “profesionalización”; como ejemplo, a las compañías de comandos 601 y 602 se crearon las compañías 603 y 604, y se extendió el cupo en las mismas, así como la ampliación de vacantes en los Comandos Anfibios y la creación de nuevos cuerpos especiales en Gendarmería y ampliación de las GOE, fuerzas de elite terrestres dependientes de la Fuerza Aérea Argentina. Asimismo se amplió una experiencia aplicada previo y durante Malvinas 1982, pero extendido: el dar curso de comandos a soldados conscriptos y suboficiales de diferentes regimientos de Infantería.

En cuanto a las unidades a emplear, y siempre sin descuidar la frontera con Chile, se conformaron con predominio de fuerzas de la Armada, con elementos de los Batallones de Infantería de Marina 2, 3, 4 y 5 como fuerzas principales; con elementos de las Compañía de Comandos 601, 602, 603, 604; el RI 25, de Colonia Sarmiento; la Brigada I Aerotransportada IV; los "Albatros" de la PNA; los "Alacranes" de la Gendarmería Nacional; el Grupo Comandos Anfibios y Buzos Tácticos del ARA; el Grupo de Operaciones Especiales de la FAA; etc.-, y, en un segundo escalón las tropas de montaña de la VIII Brigada, las de Neuquén, Chubut y Santa Cruz. En estas últimas unidades, el plan era reemplazar a los conscriptos por cuadros de suboficiales traídos de otras unidades del país pero se optó por extenderles el servicio militar a los reclutas un año más, con el “curso acelerado de comandos” como se mencionó antes, para desgracia de los mismos colimbas que verían aplazada la salida a la vida civil un año más, sino dos, y tal vez cubrirse de gloria pero con riesgo de morir.


Tropas del Regimiento de Infantería de Paracaidistas que se sumaron al esfuerzo de guerra

Las fuerzas que cruzarían a las islas comenzaron un adiestramiento intenso. El más emblemático era el cuartel de Rospentek, en Santa Cruz, donde un recluta recordaba cómo se debían aclimatar, y entrenar rigurosamente en el combate nocturno; en la marcha a campo traviesa por terrenos inhóspitos, con mochilas bien cargadas; en el manejo de los misiles tierra-aire (Blow-Pipe, SAM 7 "Strella", lanzacohetes Instalaza, etc.); en el uso de los visores nocturnos y detectores de calor; en el empleo de las motocross, etc. “Nos sacaron la mierda, bromeábamos con los muchachos que era como que Chacarita se prepare día y noche para jugar contra la Italia campeona del mundo dentro de un año” comentaba un recluta.

Al finalizar el año 1982 y acrecentarse el latente peligro de una nueva vuelta, Perú aceptó vender más de sus aviones Mirage V a la Argentina, al igual que la empresa brasileña Embraer de ofrecer más aviones vigía para la Aviación Naval, los Xavantes para reemplazar a los Aermacchi perdidos en 1982 y también un par de Mirage usados. La OEA por unanimidad, rechazó cualquier intento de agresión sobre territorio continental argentino, mientras se rumoreaba que a Pinochet se le había ofrecido crear un “segundo frente” invadiendo el lado argentino de Tierra del Fuego, para cuando se desencadenase la “segunda guerra de Malvinas”

La industria nacional aceleró y profundizó la fabricación de armamento como los tanques TAM, el avión Pucará apto para lanzar torpedos, los lanzacohetes múltiples SAPBA, bombas con espoletas arregladas y con paracaídas para la Fuerza Aérea, y la Aviación Naval y el ya mencionado desarrollo y fabricación del misil antibuque Martin Pescador.




Segundo semestre de 1982 y buena parte de 1983 en el continente. Entrenando duro para la segunda guerra malvinense en ciernes.

Pese a la presión de Washington DC hacia el gobierno de Tel Aviv, la Argentina consiguió a comienzos de 1983, misiles antibuque Gabriel III y más cazas Mirage Dagger, además de otros aditamentos electrónicos menores, pero virtualmente en las sombras o triangulado. Mucho armamento había sido enviado por la Libia de Khaddafi - como los SA-7 Strella- el cual se aprendió a utilizarlo y se convirtió en el paragua sobre las islas Malvinas. También se adquirió un lote de SA-7 para la Infantería de Marina, comprados a Bulgaria. La industria militar local, a expensas de la fuerza aérea, y del Brigadier Juliá inició aceleradamente la producción del Misil Táctico Alacrán, aunque no en grandes cantidades para fines de 1983.

Una de las gestiones del gobierno de Tel Aviv fue el facilitar aparatos de navegación Omega y IFF (medidas de apoyo electrónico) y ECM (contramedidas electrónicas), para los cuales se les había hecho difícil conseguirlos en el exterior para la Argentina, y así se pudo equipar a unos cuantos aviones A4 Skyhawks, M-IIIE y M-V.

El gobierno argentino no pudo destrabar el embargo alemán federal en cuando a los adquiridos destructores MEKO 360 y fragatas MEKO 140 al igual que los submarinos TR1400 y 1700 por lo que se gestionó a contrarreloj, y sin éxito, la adquisición de tres submarinos soviéticos clase “Foxtrot”, cuyos torpedos eran más rápidos que el sonar británico de sus buques, por cereales, y se adquirieron helicópteros “Puma” franceses, pero no a Francia, sino a terceros países además de cientos de visores nocturnos para tropas de infantería y helicopterístas. La tarea más ardua pero exitosa de la industria, fue la de convertir a dos C-130 el KC-130 para reabastecimiento aéreo en tiempo record.

Desde junio de 1982 a noviembre de 1983 llegaron 15 aviones Mirage V desde Libia, camuflados en buques con banderas “neutrales” y ya con la bandera argentina adosada a las aeronaves, más 23 Mirage IIIC y 25 Daggers más desde Israel, que Israel justificó como “contratos firmados con anterioridad”.

Los 23 Mirage III C no llegaron en el mejor estado, y tuvieron que ser sometidos a una recorrida en Argentina, para mejoras básicas Los Dagger argentinos, en cambio, sí sufrieron modificaciones importantes, aunque solo unos 15 de ellos. Desde 1981 se había comenzado en Israel lo que se conoce como el proyecto SINT (Sistema Integrado de Navegación y Tiro) que entre otras cosas significaba Radar Elta M 2001B; Nueva ADC (Computador de datos de aire); Unidad Electrónica Ferranti (solo se compraron 11 unidades) y Nuevo HUD Canadian Marconi.Y que buscaba culminar esas aspiraciones de lograr un estándar símil Kfir C.2.


A4 Skyhawk con dos misiles antibuque Gabriel III


Tecnología Argentina a comienzos de los '80s

Cuando comenzaron las hostilidades del Atlántico Sur, los empleados de las empresas inglesas y canadienses, de Marconi y Ferranti fueron obligados a dejar el país por sus casas matrices, dejando los trabajos de modernización y homologación del Finger. Esto no detuvo a los técnicos argentinos y ya para agosto de 1982 se comenzó a trabajar en el programa REI (Reemplazo de Equipo Inglés) y para 1983 se comenzó a volar el primer prototipo Finger I (C-402) con un software diseñado por la propia FAA y un hud y electrónica francesa, aunque no se pudo lograr un reemplazante para la ADC. Al estallar las hostilidades en Noviembre de 1983, 15 Mirage Dagger habían sido modificados en buena parte aunque no como se deseaba originalmente.

Los Mirage IIIA llevarían los 11 equipos Ferranti, HUD Thompson CSF y software original y la IIIB usaría la unidad electrónica y HUD Thompson CSF con el software desarrollado por personal de la FAA y una interfase capaz de lograr que el radar y el ADC israelí pudiese trabajar con los equipos franceses y sería esta la versión definitiva para los Fingers. Al estallar el conflicto, y pese a que no se había terminado, estos Mirage III A pudieron ser modificados en gran parte, y pese al atentando de comandos ingleses del SAS en Bahia Blanca en agosto de 1983.

Lo que fue otra muestra de capacidad de los técnicos argentinos fue el poder adaptar el cableado de los A4 Skyhawks – no a todos -, a buena parte de los Mirage y a los Dagger, para poder lanzar los misiles antibuques MP-1000 Martín Pescador, y la ayuda israelí para adaptar los poco más de 20 misiles AM Gabriel III para ser disparados desde los Skyhawks o los Mirage y Dagger. Esto, al igual que algunos aparatos de electrónica, se consiguió gracias a la gente de la empresa fachada Israex, dependiente de Tel Aviv

La Leyenda Negra del Cambio de Autoridades

Una de las consecuencias de la victoria argentina en este round fue que los generales, coroneles y tenientes de más prestigio – como Balza en Artillería, o Robacio en IMARA, Seineldín en Ejército, Brigadier Julia en Fuerza Aérea, y la gente de los Comandos como Castagneto y Rico - se fue imponiendo, y una de las primeras consecuencias fue la renuncia del General Parada a cambio de más poder para los militares arriba mencionados y mantener a Menéndez como Gobernador general de las Malvinas.

La leyenda negra, tal vez mito, pero aceptada socialmente, fue que tras la victoria inicial de 1982, hubo mucho descontento entre los referentes en las islas, y la sensación que bajo ese mando, la Argentina sucumbiría ante otro intento de invasión británica. Así se le hizo llegar al General Menéndez y Parada, entre otros, el descontento y disconformidad a mediados de junio. Pero como el gobernador militar pidió sanciones para varios jefes, y no fue escuchado, su poder se vio mermado. A comienzos de julio, una bomba sacudió la casa del gobernador, noticia que fue pasada como “raid de comandos británicos”, aunque a él se le hizo saber que en realidad era un aviso. Así Menéndez al principio accedió a renunciar, pero finalmente y aunque la idea era dejar su mando “transitoriamente” al coronel Seineldín, quien a su vez tenía intención de que éste recaiga sobre el General Mujica, esto era obvio que no sería aceptado por la Junta en Buenos Aires.

Los militares “amotinados” entonces decidieron dejarlo en el poder, pero las decisiones pasarían por los coroneles, tenientes y capitanes descontentos. El General Parada fue obligado a renunciar, pero al comienzo se negó e informó a Buenos Aires, ante lo cual Menéndez – bajo fuerte presión y amenaza para su vida, y de familiares según la misma leyenda negra – negó todo. Parada entonces ordenó a fuerzas de la agrupación “Puerto Argentino”, que detengan el accionar de los sediciosos, pero ningún militar tenía ganas de dar la vida por él y menos morir enfrentando a los comandos, por lo cual debió renunciar y pidió su pase a retiro. Menéndez seguiría en el poder, coronel Seineldín sería el nexo con las demás fuerzas y encargado de la defensa de las Malvinas para la segunda guerra en ciernes, él tenía las ideas más claras y era más propenso al dialogo con la gente de la FAA y la ARA, como Busser, Robacio y otros. Y la cosa quedó así nomás…si todo salía bien, sería la gloria para todos, si la guerra se perdía…”corte marcial para todos”.


El malogrado ARA 25 de Mayo

Se había creado un poder dentro de otro poder pero en las islas.

Se convocó a Busser de la Marina, y a la Fuerza Aérea para ayudar a diagramar la defensa, y el cambio de táctica y estrategia a seguirse. Aunque hubo una colaboración más estrecha, siguió sin haber comando conjunto, o Estado Mayor Conjunto palpable. Ya se sabía que Londres iba a tardar mínimo unos 6 meses a 1 año, siendo optimista, en volver y no volverían a una campaña de invierno. Era muy probable una campaña primavera-verano, más que verano-otoño por el riesgo que la campaña vuelva a prolongarse y pase lo mismo que en 1982.

Otra consecuencia, más patente, fue el reemplazo de muchos de los obuses de 105mm Oto Melara por una treintena de cañones de 155mm Citefa, de 20km de alcance y los ya mencionado sistemas de lanzacohetes de artillería múltiple "Sapba", con un alcance de 17 Km. También se llevaron unos cuantos misiles antitanque nacionales “Mathogo” aunque eso fue algo anárquico y no en grandes cantidades.



SAPBA

PARTE 1 !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

PARTE 3 - FINAL !!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Notas:

- Existen numerosas notas de diarios ingleses de la época, ubicables en la web, sobre los rumores y los intentos - y la ambigua predisposición de Israel - para conseguir el misil antibuque Gabriel III. Además de la venta de cazas Mirage y de accesos a tecnologías en un virtual grifo abierto para el gobierno Argentino durante la guerra y la post guerra.

- A comienzos de junio de 1982, existió un plan para desplazar a Menendez del poder, y poner al frente al Tte. Coronel Seineldin, para reorganizar la defensa, pero Seineldin se negó porque no quería traspasar la cadena de mandos (cosa que en Democracia, no le iba a importar mucho...)
0
0
0
0No comments yet