Canales populares

Fin de la EsKribania:solo 9 de 27 leyes son del Ejecutivo.



Los legisladores oficialistas sumaron apenas 4 proyectos que llegaron a ley, mientras que los opositores, otros 8. El resto fueron leyes originadas de acuerdos. Los datos corresponden al primer semestre del año y surgen en un trabajo de la Fundación Directorio Legislativo. En similar período de 2015 el kircherismo había aprobado 40 proyectos propios sobre 45 totales. Hay más debate pero a los oficialistas les preocupa la baja iniciativa del Ejecutivo. Lo que queda pendiente.



Las elecciones están a una línea del almanaque y, mientras los analistas políticos estudian cómo impactará en la coyuntura nacional y en el mundo cuál de los dos extremos -macrismo o kirchnerismo- se imponga en los comicios, los políticos más despiertos quieren saber otra cosa: cómo va a quedar compuesto el Congreso.



Una investigación de la Fundación Directorio Legislativo sobre el primer semestre de este año acaba de demostrar que el Congreso ya no es una escribanía, y que eso tiene costos reales y palpables para todos.

De las 27 leyes sancionadas -es decir, propuestas aprobadas por las dos cámaras y convertidas en ley- solamente 9 fueron proyectos enviados por el Poder Ejecutivo, mientras 8 fueron redactados por bloques de la oposición.




El oficialismo, representado en el bloque de Cambiemos, por su parte, sólo redactó 4 de los proyectos que llegaron a convertirse en ley. Y el resto estuvieron escritos de común acuerdo entre oficialismo y oposición.

sesiòn de congreso“Se terminó de certificar el fin de la escribanía kirchnerista”, lo graficó a #BORDER un dirigente de Cambiemos, que tampoco estaba muy contento con lo que quedó como reemplazo. Es que 9 leyes enviadas por el Ejecutivo es un número históricamente bajo, y es un dato que no pasa desapercibido.

En el primer semestre de 2015, el último año que gobernó Cristina Kirchner, el mismo relevamiento de Directorio Legislativo –al que accedió #BORDER- había arrojado que de las 45 leyes sancionadas en el primer semestre, 22 venían del Poder Ejecutivo y 18 más del bloque kirchnerista. Es decir que 40 leyes, de 45, venían del oficialismo. De la comparación surgen dos datos. El primero es que durante el kirchnerismo, el Ejecutivo y su partido de referencia tenían la iniciativa y el control en el parlamento.


¿Qué deparará el resto de 2017? Lo que pueda hacerse después de octubre -hasta las elecciones, se sabe, es tiempo perdido- cuando el Gobierno pretende debatir una reforma fiscal que elimine impuestos regresivos, una reforma política que elimine la lista sábana y una nueva ley penal juvenil que sancione a los mayores de 14 años.
De paso -y en campaña- Cambiemos recordó que los senadores tienen cajoneada la ley de Extinción de Dominio (que devuelve al Estado los bienes sustraídos por corrupción) y que tampoco logra aprobar la ley de Responsabilidad Penal Empresaria (que castiga a aquellos que paguen coimas) entre otras iniciativas que necesita para demostrar que su discurso de pelea a la corrupción no es solo declamativo.




0No hay comentarios