Info

Frente Nusra crece en Siria ante el acoso a Estado Islámico



BEIRUT, LÍBANO
El Frente Nusra, la filial siria de al-Qaida, está consolidando su poder en territorio que se extiende desde la frontera turca hasta el centro y el sur de Siria, aplastando a rivales moderados y convirtiendo a las minarías por la fuerza empleando tácticas similares a las de su rival ultra conservador, el grupo Estado Islámico.

Pero mientras el grupo Estado Islámico acapara la mayor parte de la atención, en buena parte por su gusto por la propaganda macabra, el Frente Nusra se ha convertido discretamente en una de las fuerzas claves de la guerra civil iniciada hace cuatro años, comprometiendo a otros grupos rebeldes con los que Occidente podría tratar de trabajar y aplicando su brutal versión de la ley islámica.

Su área de influencia abarca ahora desde los Altos del Golán, en la frontera con Israel. Sus miembros son sobre todo ciudadanos sirios que rechazan cualquier negociación con el gobierno del asediado presidente Bashar Assad, complicando aún más el conflicto.

"Es probable que el Frente Nusra se mantenga más tiempo en Siria que ISIS, y representará una severa amenaza existencia a las aspiraciones del pueblo sirio en términos de una sociedad plural y democrática", indicó Fawaz A. Gergers, director del Centro de Oriente Medio en la London School of Economics, empleando uno de los acrónimos para la milicia Estado Islámico.

El grupo EI ayudó a crear el Frente Nusra proporcionando financiamiento, personal y equipo militar en 2012. Pero ambas partes se separaron en 2013 por motivos ideológicos y estratégicos. El Frente Nusra, aunque leal a al-Qaida, ha cooperado con otras facciones rebeldes en la lucha contra Assad.

En los últimos meses, el grupo ha tomado bastiones rebeldes en la provincia siria de Idlib, derribando a dos destacadas facciones apoyadas por Estados Unidos, Harakat azm y el Frente de Revolucionarios de Siria. Tras los mortales enfrentamientos, el líder de este último grupo, Yamal Maaruf, huyó a Turquía, mientras que Hazm anunció su disolución.

Un diplomático occidental destinado en Oriente Medio indicó que el Frente Nusra comenzó sus ataques contra facciones rebeldes moderadas con respaldo estadounidense después de que la coalición liderada por Washington emprendiera sus ataques aéreos en septiembre contra EI y el grupo Jorasan, que según Estados Unidos es una célula especial de Nusra que planifica atentados contra intereses occidentales. Las autoridades estadounidenses indicaron la semana pasada que los bombardeos han golpeado hasta 17 objetivos distintos relacionados con Jorasan.

El diplomático habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a informar a la prensa.

Al mismo tiempo, el grupo se ha vuelto cada vez más agresivo con las poblaciones locales. En enero, miembros del grupo ejecutaron supuestamente a una mujer ante una multitud en Idlib tras acusarla de prostitución. El grupo también ha impuesto latigazos públicos, crucifixiones y secuestros, aunque no ha publicidad las atrocidades como EI.

"Intentan mostrarse como racionales, moderados, más dinámicos", dijo Gerges. "No celebran el salvajismo en la misma manera que el grupo Estado Islámico".

---

La periodista de Associated Press Zeina Karam contribuyó a este despacho.