Check the new version here

Popular channels

Fundamentalismo, el enemigo común



El artículo del Embajador de Israel publicado en “La Segunda” bajo este mismo título, ha sido escrito a menos de un mes del término de la masacre en que su país asesinara a más de 2.000 palestinos en Gaza, entre ellos 500 niños, dejara a más de 10.000 heridos y destruyera cerca de 17.000 viviendas, además de escuelas, mezquitas y hospitales. En él se afirma, sin el menor rubor, que el enemigo común de palestinos e israelíes está constituido por aquellos que fomentan la violencia, rinden culto a la muerte y promueven el fanatismo asesino desde la ideología jihadista-islamista.

En el contexto citado, dichas afirmaciones constituyen una intolerable provocación a la colectividad de chilenos de ascendencia palestina, quienes conocemos perfectamente el holocausto que vive desde hace 66 años el pueblo palestino a manos de Israel. Constituyen además, un inútil intento por lavar su imagen como un Estado asesino y genocida, la que se ha visto reforzada a nivel mundial después de esta última masacre.

Parece que el Embajador ignora que su país se encuentra acusado de la comisión de crímenes de guerra por esta última matanza; que además, Israel ha hecho caso omiso de más de 60 resoluciones de la ONU a favor de los palestinos, entre ellas, la que ordena se permita el retorno de los refugiados a su tierra; que Israel es el único país en el mundo que actualmente mantiene una ocupación militar, que desarrolla una colonización en territorios ocupados, también crimen de guerra según la legalidad internacional; el único que mantiene un sistema de apartheid y limpieza étnica en contra de otro pueblo, el único que ha patentado a nivel mundial un sistema de “asesinatos selectivos”, aplicado contra los palestinos, contraviniendo así un elemental derecho humano, como es la presunción de inocencia.

Por último, debemos destacar la distancia sideral existente entre la terminología pacifista del Embajador y lo que es y ha sido el accionar de Israel desde su creación. Porque al final, lo que cuenta es lo que los países hacen y no lo que dicen. Y lo que acaba de hacer Israel, el mundo lo ha presenciado en vivo y en directo.
0
0
0
0No comments yet