Check the new version here

Popular channels

Gáno 1 chilion de dolares y no me alcanza



Lastimosamente el termino "chilion" no existe por lo tanto no gano nada, pero... se puede vivir sin dinero?

Las personas que están tomando la decisión de vivir sin dinero lo hacen por una anarcoide convicción ideológica, como la expresión más puritana de su ética política. Entienden que el dinero, físico o digital, está detrás de los males que acechan a nuestra sociedad (desde la corrupción a la ultracompetitividad pasando por la codicia o la envidia) y nos anula como individuos: vivimos por y para Él. No es la fuente de la felicidad, insisten, sino que es un instrumento para arrebatarla, como coinciden en señalar la mayoría de personas y colectivos que buscan la erradicación del dinero.

No son unos sin techo, ni tampoco unos ascetas ermitaños movidos por la necesidad de trascender a la vida terrenal. Lo hacen de forma voluntaria, cual misioneros antisistema. En el mismo momento en el que la renta básica de ciudadanía se ha introducido en la agenda política, y más que lo hará si llega al Parlamento la ILP para la que sindicatos y movimientos sociales llevan varios meses recogiendo firmas, algunas personas (por lo general, fieles activistas) han decidido dar un paso más allá: vivir sin el vil metal del que se sienten “esclavos”. Y no, tampoco son abolicionistas de todo aquello que les huela a Estado, fieles al Bitcoin o a otras divisas digitales.

Sobreviven a base de bancos de tiempo, de trueque de bienes y servicios, de monedas sociales o del trabajo en el campo
Entre los partidarios de esta opción vital los hay más o menos radicales, así como más o menos organizados. Entre los primeros destacan colectivos que promueven soluciones intermedias, como las monedas sociales (¿han oído hablar de experimentos como el de Demos o The Social Coin?). Los bancos de tiempo y el trueque son otras de las opciones a medio camino: los nuevos antídotos contra la crisis en España, como ha apuntado el diario económico The Wall Street Journal.

Al margen de estos experimentos colectivos, hay quien se ha lanzado de cabeza en solitario y espera al resto de la manada al otro lado del río. Todos tienen un pasado, del que no rehúsan necesariamente, pero al que ninguno de ellos dice estar dispuesto a volver. Nos acercamos a cinco de los precursores más famosos, tanto de dentro como de fuera de nuestras fronteras, para profundizar en sus experiencias.

Heidemarie Schwermer, sin “mancharse las manos” desde 1996

Esta profesora alemana lleva más de 17 años afrontando la vida sin dinero. A sus 71 años se ha convertido en todo un referente de la causa, publicando exitosos ensayos y subiendo a los escenarios de las prestigiosas conferencias del Ted Global (todos los ingresos los destina directamente a obras de caridad). Su forma de subsistencia consiste en el trueque de servicios por bienes. ¿Por qué?

“Alejarse del dinero, de los superfluo, permite llevar un modo de vida más sano y feliz", apunta Schwermer. En el documental Living whitout Money, que está dedicado a ella, afirma: “Mi actividad, que tiene como misión llamar la atención sobre la injusticia, es mi vocación. No necesito vacaciones. Ese es uno de los errores de nuestra sociedad, que separa ocio y trabajo, porque la mayoría hace algo que no le gusta sólo por ganar dinero y gastarlo en cosas que no necesita“.
0No comments yet