Canales populares

Gaza: ¿cuál es el objetivo?

Gaza: ¿cuál es el objetivo?



El antídoto real contra Hamas es que los palestinos tengan derechos y esperanza

Y la seguridad de israelíes y palestinos sólo vendrá con una solución justa al conflicto




Los dirigentes de Israel no lo dirán en público, pero necesitan a Hamas. Y viceversa. Se odian, pero son útiles. La forma de relacionarse que ahora emplean -cohetes por un lado; cazas, tanques, buques, drones, misiles e invasiones terrestres por el otro- no es nueva. Ya ha sido probada en múltiples ocasiones. La guerra no ya como la continuación de la política por otros medios, sino como sustituta de la política.

Deshumanizar al enemigo para así justificar todo lo que se le haga. Culpar a la víctima de su propia tragedia, y hacerlo desde una supuesta superioridad moral. Ellos son los causantes de nuestros males. Por eso se merecen un "castigo ejemplar", "pagarán un precio insoportable", "les daremos una lección"... Sufrirán.

Israel llama a sus operaciones 'Uvas de la ira', 'Senda determinada', 'Golpe de rayo', 'Plomo fundido', 'Pilar defensivo', 'Margen protector'. Una y otra vez Israel demuestra su aplastante superioridad militar. Una y otra vez las acusaciones mutuas de quién ha empezado. Una y otra vez las declaraciones incendiarias, la desproporción de las respuestas y el sufrimiento de los civiles asediados, casi enjaulados. Y de nuevo una tregua unilateral o negociada que dura hasta la siguiente 'escalada'.

Repetidas ofensivas

A pesar de las repetidas ofensivas, Israel nunca ha podido declarar una victoria definitiva. Hamas, Hizbulá y otros grupos que se crearon como movimientos de resistencia a la ocupación siguen ahí. Su capacidad de atemorizar a los israelíes -aunque sea limitada- también permanece. La desesperación, el odio, la determinación de seguir luchando no se reducen. Todo lo contrario; se ahondan y garantizan más conflicto en el futuro. Y ahí está la clave.

Netanyahu y quienes lo apoyan dicen que el objetivo de su abrumador uso de la fuerza es acabar con el terrorismo de Hamas y proteger a los civiles israelíes. La pregunta obligatoria es: ¿acaso ha funcionado antes? No lo parece. Las sirenas siguen sonando en ciudades israelíes. Los cohetes lanzados desde Gaza que no son interceptados por las poderosas defensas comprometen la seguridad de los ciudadanos de Israel, y numerosas aerolíneas internacionales suspenden sus vuelos a Tel Aviv por considerar que su aeropuerto es inseguro.

Los sucesivos dirigentes israelíes -y aquellos que justifican sus decisiones- parecen no entender la lógica de la resistencia. O tal vez algunos sí. La población de Gaza lleva más de siete años sometida a un férreo bloqueo por parte de Israel y Egipto. En ese tiempo, su población ha sufrido tres guerras profundamente asimétricas. A diferencia de la mayoría de conflictos bélicos, los habitantes de Gaza no pueden escapar de su diminuto territorio, que cuenta con una de las mayores densidades de población del mundo.

La lógica de la resistencia implica que cuanto más dolor, sentimiento de humillación y castigos colectivos se inflijan a una población, más determinación habrá para resistir ante el causante del daño. También más odio y motivos para la venganza, que son exacerbados por la percepción de que el mundo no hace nada por aliviar su sufrimiento.

Aparición de Hamas en los años 80

Algunos no querrán recordar que Israel facilitó por distintas vías la aparición de Hamas en los años 80, pues lo consideraba un contrapeso útil frente a la OLP y al liderazgo de Arafat. Tampoco querrán hacer la relación entre bloqueo, ocupación y resistencia. Repetirán que Hamas está lleno de extremistas (¡claro que lo está!) y denunciarán lo que ven como incomprensión de quienes denuncien los castigos colectivos en Gaza. No les atañe que éstos estén provocando un descomunal sufrimiento a civiles asediados y un deterioro incesante de la imagen de Israel. Les irrita que la ONU esté investigando posibles crímenes de guerra por parte del ejército de Israel.

Quienes así se posicionan optarán por no ver que el antídoto contra Hamas es que los palestinos tengan derechos y esperanza. Que la verdadera seguridad de los israelíes y palestinos sólo vendrá con una solución justa al conflicto. Que todo lo demás sólo sirve para reforzar lo peor de ambos bandos, fomentar el odio y evitar dar pasos hacia la paz, y eso pasa por no socavar cualquier intento de acuerdo entre los propios palestinos.

Entonces, ¿cuál es el objetivo de la violencia en Gaza? Precisamente lo que se está consiguiendo: perpetuar el ciclo de violencia, odio, venganzas y desconfianza hacia el otro y acallar las voces moderadas en ambos bandos. El objetivo es convertir en normal la guerra continua, deshumanizar al enemigo, dar alas a los más radicales de ambos bandos y, en definitiva, evitar hacer cualquier concesión. Los dirigentes de Israel y Hamas parecen tenerle más miedo a la paz que a hacer daño a los civiles.

Haizam Amirah Fernández es investigador principal de Mediterráneo y Mundo Árabe en el Real Instituto Elcano y profesor de Relaciones Internacionales en el Instituto de Empresa.


http://www.elmundo.es/internacional/2014/07/25/53d2828a268e3e13658b458e.html




Los mártires de Gaza y la impasibilidad mundial


La matanza contra los palestinos en Gaza continúa mientras en el escenario internacional tanto las potencias occidentales como las emergentes se llaman al silencio, como lo demuestra el hecho de que en el Consejo de Seguridad de la ONU no se ha intentado siquiera emitir una resolución –como la zona de exclusión aérea— que con la excusa de proteger a la población civil se usó para expulsar del poder al gobierno de Muamar Gadafi y las que vetaron China y Rusia contra el régimen de Bashar al Asad. Apenas, el Consejo de la ONU para los Derechos Humanos, el miércoles, después de un largo debate, acordó crear una comisión para investigar las matanzas cometidas por las fuerzas israelíes en Gaza; pero eso sí, con la oposición de Estados Unidos y la abstención de todos los países europeos.


Muchos se preguntan, ¿por qué en este caso Rusia y China --a los que no fue fácil convencer para que apoyaran las acciones contra Libia y que después se convirtieron en un escudo protector para el régimen sirio-- ahora ni siquiera intentan evidenciar el doble rasero de Washington y las demás potencias occidentales en el Consejo de Seguridad de la ONU en un caso en el que, contrario a los anteriores, se trata de la agresión de un país poderoso contra la población indefensa de otro mucho más débil?Ni hospitales ni escuelas de Gaza, ni siquiera aquellas bajo el control de las Naciones Unidas, se han salvado de los brutales ataques israelíes.


La comunidad internacional, con el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, como portaestandarte, está siendo incapaz de lograr al menos un cese al fuego humanitario ya que el gobierno israelí lo rechazó ayer y más bien intensificó los ataques, que parecen estar lejos de conseguir sus objetivos de anular por completo la resistencia palestina.Después de 17 días de ataques y una semana de invasión terrestre, más de 800 palestinos habían muerto hasta ayer, la inmensa mayoría civiles, entre ellos bebés, niños y mujeres; en cambio, las fuerzas de resistencia de Hamas parecen indemnes, tanto que ya le han ocasionado 33 muertos al ejército israelí y continúan con sus ataques con cohetes caseros contra territorio israelí, causando la muerte de dos civiles israelíes y un trabajador tailandés.


El fracaso de Kerry y la tradicional impunidad de que ha gozado Israel –en 1967 incluso atacó el USS Liberty, provocando la muerte de 34 miembros de la tripulación y 173 heridos— hace prever que a los palestinos todavía les queda mucho que sufrir y deben luchar solos ante la impasibilidad de una diplomacia y una ley internacional que solo se mueve al ritmo de los intereses.

http://www.elheraldo.hn/opinion/732550-368/los-m%C3%A1rtires-de-gaza-y-la-impasibilidad-mundial



Conflicto armado en Gaza, sin tregua

Israel continúa con su embestida en la Franja, la cual ha dejado centenas de civiles palestinos muertos

Jerusalén.- Se necesita más trabajo para lograr un acuerdo entre Israel y Hamas que permita una tregua de siete días en la guerra de Gaza, dijo el viernes en declaraciones el secretario de Estado norteamericano John Kerry, en tanto que el ministro de Defensa israelí advirtió que el ejército podría ampliar su operación terrestre “significativamente”.

Las duras declaraciones del ministro de Defensa, Moshe Yaalon, junto con la incapacidad de Kerry para forjar una tregua aunque sea temporal después de una semana de gestiones, apuntan a que continuarán los combates.

En un comunicado emitido poco después que el secretario Kerry habló en una conferencia de prensa en El Cairo, la oficina de Yaalon dijo que el ministro instruyó a sus tropas a “estar listas para la posibilidad de que muy pronto se ordene ampliar significativamente la operación terrestre en Gaza”.

“Hamas está pagando un precio muy alto, y pagará aún más”, declaró Yaalon. “Al final de la operación, Hamas tendrá que pensar bien si nos quiere provocar en el futuro.

Israel ha dicho que un objetivo clave de su operación por tierra es destruir los túneles del grupo palestino Hamas bajo la frontera de Israel con Gaza, y la prensa israelí ha dicho que el ejército quiere más tiempo para completar la misión.

Los combates en la zona de Gaza continuaban. La aviación israelí bombardeó más 80 lugares estratégicos en Gaza, mientras que los guerrilleros islamistas dispararon unos 50 cohetes contra el Estado judío, según el ejército israelí.

Entre los sitios que atacó la aviación israelí el viernes en la Franja de Gaza hubo unas 30 viviendas, entre ellas la de un líder de Yihad Islámica, según funcionarios palestinos.

La casa atacada fue la de Salah Hasanein, líder de la rama militar de Yihad Islámica, el segundo grupo armado más grande de la Franja de Gaza después de Hamas. Hasanein y dos de sus hijos murieron en el ataque, dijo el portavoz de la policía de Gaza Aiman Batniji and al-Kidoctora.

En la Franja de Gaza, la incursión israelí ha matado a 828 palestinos, después que 115 murieron el jueves en uno de los días más mortíferos, dijo Ashraf al-Kidra, un funcionario de salud palestino. Agregó que más de 5.200 palestinos han resultado heridos desde el 8 de julio. Por su parte, han muerto 35 israelíes, entre ellos 33 soldados, y un trabajador tailandés, dijo el ejército israelí el viernes.

Los militares israelíes dijeron que el soldado que Hamas aseguró haber capturado en la Franja de Gaza, en realidad murió en combate. Hamas había dicho la noche del domingo que había capturado al soldado Orón Shaúl. Si Israel hubiera tenido que lidiar con un soldado suyo en manos del grupo islamista, podría verse presionado en el conflicto.

Las fuerzas israelíes emitieron el viernes un comunicado afirmando que Shaúl murió en combate en Gaza durante el domingo.

En las últimas dos semanas, la aviación israelí ha atacado repetidamente viviendas de líderes de Hamas y Yihad Islámica. La mayoría se han escondido, pero en los ataques han muerto el líder de un escuadrón de cohetes de Yihad Islámica, un comandante de Hamas y el hijo del destacado líder de Hamas Jalil al-Haya, según el ejército israelí.

Estos ataques también se han cobrado la vida de numerosos civiles. Un grupo humanitario de Gaza dijo esta semana que cerca de 500 casas habían sido destruidas o dañadas en ataques directos desde el aire y más de 320 personas han muerto en sus casas debido a ataques militares.

En Jerusalén, cientos de palestinos protestaron en el sector este de la ciudad después de las plegarias del mediodía y una decena de manifestantes arrojó piedras a la policía israelí, que respondió con granadas aturdidoras y chorros de agua a alta presión. Israel ha emplazado a miles de efectivos de seguridad.

La noche anterior, miles de palestinos que protestaban en Cisjordania contra los combates en Gaza se enfrentaron con soldados israelíes. Un palestino murió y decenas resultaron heridos, según autoridades médicas palestinas.

http://pulsoslp.com.mx/2014/07/26/conflicto-armado-en-gaza-sin-tregua/


La vergüenza israelí


Cuando nos acercamos al mes de haberse iniciado los bombardeos indiscriminados sobre la población de Palestina, el número de muertos acaricia las 1.000 personas, de los cuales 250 son menores. Los hospitales en Gaza están desbordados, se cuentan más de 5.000 heridos, en la mitad de la franja no hay agua corriente, faltan medicamentos, alimentos básicos y la población “vive” sumida en un miedo permanente a ser bombardeados en una suerte de ruleta rusa, que no proyecta la existencia más allá del minuto que se está viviendo.

El conflicto viene de lejos, desde el mismo momento de la creación del Estado de Israel y amenaza con hacerse permanente, ya que Israel jamás reconocerá un Estado Palestino. Ni la presencia de este en el marco de las Naciones Unidas, ni el reconocimiento del mismo por parte de muchos países, ha hecho posible dar los pasos para un cambio de paradigma en la zona.

Con una Europa aletargada y distraída, cuyos comunicados son cada vez mas etéreos y sin compromiso, Estados Unidos hace valer su apoyo permanente a Israel al que considera su brazo armado en Oriente Próximo, aliado al que nunca abandonará hagan lo que hagan. Naciones Unidas se ha pronunciado con firmeza, sobre todo a raíz del bombardeo de una escuela y refugio de más de 1.500 personas de la ONU, planteando una investigación en firme sobre la violación de Derechos Humanos fundamentales ocasionados por los bombardeos israelíes.

Mientras, nuestro gobierno español, entra en las escena internacional del conflicto, indicando en boca de nuestro Ministro de Asuntos Exteriores, Sr. Margallo que: “Estamos muy preocupados por los incidentes en la zona”. Llamar incidentes a la práctica de un genocidio es, cuando menos, denunciable. El Gobierno del Partido Popular, fieles a sus compromisos con Estados Unidos y la no política de la Unión Europea, no se ha planteado nada de nada en relación al conflicto israelo-palestino.

Es cierto que periódicamente se tensan los hilos de una situación insostenible y que suelen desembocar en conflictos de mayor calado afectando a la población civil. Pero no por ello hemos de permanecer impasibles a las muertes causadas por una cerrazón política y por unos intereses geoestratégicos.

El Gobierno Español, debería suspender “sine die”, las relaciones diplomáticas y comerciales con el estado de Israel, poniendo como condiciones el cese inmediato y total del uso de la violencia y los asesinatos indiscriminados de la población civil palestina. Al mismo tiempo, exigir a la Unión Europea medidas de sanción a Israel por la violación de los Derechos Humanos de los palestinos y el incumplimiento de varios tratados internacionales, que se saltan a piola sin que nadie abra la boca.

Es posible que Israel mantenga su política de no aceptar nunca la existencia de un Estado Palestino. Lo que nunca debemos permitir los humanos es que se produzcan genocidios ni asesinatos indiscriminados bajo ninguna justificación. Ninguna.

Francisco Pineda Zamorano es Asesor en Relaciones Internacionales y Cooperación


http://www.elmundofinanciero.com/noticia/31868/Analisis-y-Opinion/La-verguenza-israeli.html




Los hijos del odio


¿Qué se puede esperar del futuro cuando generaciones de niños israelitas son criados con un manifiesto odio contra los árabes en general, y los palestinos en particular?


Para que una limpieza étnica se lleve a cabo, debe existir en la base un sustento cultural que identifique al otro como un ser inferior. Así lo padecieron los gitanos y los judíos, entre otros, bajo el nazismo, que incentivó desde su aparato educativo el odio al otro. La sociedad israelí está siendo moldeada bajo los mismos patrones, que en distintas expresiones, se está reflejando públicamente contra el pueblo palestino que resiste como puede a su exterminio.

¿Qué le hace desear a un niño menor de diez años querer ser piloto de avión para tirar misiles desde el aire, o a una adolescente desear a través de las redes sociales prender fuego a los árabes?

El asesinato de tres jóvenes israelíes, el 12 de junio de 2014, en Hebrón avivó el odio a los palestinos. Naturalmente, las Fuerzas de Defensa Israelíes culparon a los palestinos pese a no tener prueba alguna, y lanzaron la operación "Guardián del Hermano" para buscarlos en Cisjordania. Llamativamente esto viró en una nueva masacre en Gaza.

En el medio, un niño palestino fue secuestrado por judíos que lo obligaron a beber gasolina y lo prendieron fuego, hecho que no produjo en Occidente ninguna expresión de rechazo.

Al asesinato de los niños judíos sobrevino una avalancha de tweets expresando lo peor de la condición humana. Decenas de adolescentes expresaron en las redes sociales su odio con los peores barbarismos imaginables.

La operación contra Gaza comenzó con bombardeos contra la población civil con F16 de la aviación israelita. Entre las imágenes desgarradoras de las consecuencias de semejante devastación, circularon otras igual de increíbles de judíos sentados cómodamente sobre las colinas listos para ver la ofensiva aérea contra lo poco que queda de Palestina.

¿Qué lleva a un ser humano a disfrutar y vivir de una masacre como si se tratara de un evento deportivo?

El odio israelí contra los árabes que desde hace décadas se ha sembrado, hoy se viraliza en la redes sociales. Pero esto no es nuevo, las redes sociales solo lo hacen más evidente.

En 2012, el documentalista israelí Itamar Rose, en un video de casi cuatro minutos llamado “Niños israelíes en el museo del ejército”, muestra a niños israelíes hablando sobre tanques, rifles y granadas como expertos; estos niños incluso fantasean con matar árabes, mientras sus padres con orgullo hablan de cómo les han enseñado a sus hijos sobre armas y su uso.

El sionismo genera una presión cultural sobre su población para garantizar que las futuras generaciones perpetúen la cadena de odio y garanticen un conflicto que se presenta como infinito.

Así hoy, Israel, en su más reciente operación militar contra Gaza, ha provocado la muerte de más de 600 palestinos, el 70% de ellos civiles desarmados, de acuerdo a la ONU. Ha atacado escuelas, hospitales, iglesias y mezquitas. Más de 100,000 palestinos que habitan la Franja de Gaza han sido desplazados, dentro de la cárcel más grande del mundo, desde que Margen Protector fuera lanzada el 8 de julio.

http://www.tercerainformacion.es/spip.php?article71599
0No hay comentarios