Check the new version here

Popular channels

Gimnasia para el pene, hace ejercisio



El pene no es un músculo. Si así fuera, con la tontería y preocupación general que genera nuestro apéndice genital, habría bofetadas en las puertas de los gimnasios para conseguir una plaza. A pesar de todo, en el interior del pene encontramos tejidos musculares y en sus zonas aledañas hay músculos que intervienen directamente en procesos como la erección o la eyaculación, por lo que es posible ejercitarlos y tonificarlos en aras de conseguir un mayor rendimiento sexual.

Cuando hablamos hace unos días de los ejercicios destinados a fortalecer la vagina y el pompoarismo ya indicamos que también los hombres podemos hacer que nuestras aptitudes sexuales mejoren considerablemente. En ocasiones se mencionan los ejercicios Kegel identificándolos sólo con el sexo femenino y subsiste cierta tendencia machista a considerar que sólo la mujer es la que se lo tiene que currar si quiere ser la piedra angular sobre la que pivota el placer sexual. No, nosotros también podemos hacer nuestros ejercicios. Como es debido, que esto del sexo siempre es cosa de dos.

En internet hay listados de ejercicios que, como todo lo que circula por la red, hay que poner en cuarentena. Aunque muchos ejercicios destinados a fortalecer el músculo pubo-coccígeo (y por extensión, el pene) son inocuos, algunas páginas recomiendan realizar esfuerzos de tal calibre que es mejor consultar a un urólogo antes de arriesgarnos a sufrir algún tipo de desgarro o lesión interna. Me refiero a un texto en el que se recomienda colocarse una toalla colgando del pene erecto y hacer ejercicios de levantamiento. Vale, todos, alguna mañana que te levantas un poco tontorrón y contento, podemos haber hecho la gracia del levantador de pesas fálico con una toalla, una camiseta o unos calzoncillos para provocar la risa y la admiración de nuestra pareja. Sin embargo, a no ser que uno quiera dedicarse al mundo del circo, es mejor ejercitar esa zona de una manera más efectiva aunque menos espectacular. Por si las moscas.



Para ello hay que localizar el músculo pubo-coccígeo de marras. Es un músculo interno de la zona del perineo (entre los testículos y el ano) que se identifica claramente porque se contrae cuando, por ejemplo, hacemos fuerza para cortar el chorro de orina durante la micción. Eso sí, no hay que orinar siempre antes de realizar los ejercicios. Se supone que si ya lo has ubicado, te vale para siempre. A continuación se recomienda hacer un calentamiento de la zona, contrayendo y relajando el músculo en tres series de 30 contracciones, dejando un espacio de 30 segundos entre serie y serie. A partir de ese momento, las series van aumentando en su número y repeticiones, recomendándose llegar a unas 300 al día para poder conseguir unos buenos resultados. En esta página tenéis algunos ejercicios más, aunque reitero la necesidad de utilizar el sentido común a la hora de ponerlos en práctica. Además, como suele suceder con todo tipo de ejercicio físico, los resultados no son instantáneos y sólo la constancia y la regularidad a la hora de realizarlos aseguran el éxito.

Una última recomendación. Estos ejercicios no se realizan con el pene erecto y, aunque es mejor hacerlos tumbado en una posición cómoda, también es posible ponerlos en práctica sentados en el trabajo o en el coche durante el clásico atasco. A no ser que uno sea muy expresivo, los demás no tienen porqué enterarse.
0
0
0
1
0No comments yet