Popular channels

Guerreros Vikingos



-Hola gente y bienvenidos a mi nuevo post!! hoy les dejo algo de informacion sobre la historia de los Guerreros Vikingos, espero que les guste!





Dentro de la comunidad vikinga existía una clase diferente de guerreros: los guerreros-bestias, los berserkers. Resultaban aterradores cuando se cubrían con pieles de lobo o de oso que, según se suponía, les infundían la fuerza de los animales a los que habían pertenecido. Estos temibles guerreros consagraban su vida al dios supremo Wotan, también conocido como Odín.

La palabra berserker es probablemente una combinación de “beri”, la antigua palabra nórdica para “oso”, y “serkr”, que significaba “camisa”. De ese modo significaría literalmente “vestido de oso”. Según los antiguos textos germánicos, no se distinguían de los hombres ordinarios en circunstancias normales, pero cuando se convertían en berserkers llevaban a cabo acciones increíbles. De vez en cuando sufrían accesos terribles de violencia (bersekr-sgangr). Cuando la rabia se apoderaba de ellos frente al enemigo, se precipitaban enloquecidos, arma en mano contra él y su fuerza se multiplicaba. Nada se les resistía entonces. Tantos siglos después, el verbo to go berserk (enloquecer) figura aún en el vocabulario de la lengua inglesa.

A veces, sin embargo, caían en ese estado cuando no tenían enemigo al que atacar, con lo que se volvían peligrosos para los suyos, ya que eran incapaces de controlarse. En esos casos, golpeaban indiscriminadamente con sus espadas a amigos y enemigos. Cuando esto ocurría a bordo, se les hacía descender a tierra, a fin de que liberasen su furia atacando a los animales, a los árboles o incluso a las rocas. Se cuenta de los hijos de Sivald, rey de Suecia, que, durante sus accesos de rabia, se metían ascuas en la boca y se arrojaban entre las llamas.






Al recuperar la calma estaban agotados, y no siempre se sentían orgullosos de sus hazañas. En la saga de los Jefes de los Valles del Lago, Thorir dice a uno de los suyos:

—El furor de los berserkers se apodera siempre de mí en el momento en que menos lo desearía, y quisiera, hermano, que hicieses algo por remediarlo.

La gente corriente entre los vikingos no apreciaba precisamente estos excesos, pero no intervenían contra ellos porque pensaban que su comportamiento se debía a un elemento sobrenatural que respetaban. Dos berserkers desembarcaron un día en Islandia. “Se hicieron impopulares porque forzaban a la gente a darles mujeres o dinero, pues, de lo contrario, los retaban a duelo. Aullaban como perros, mordían el borde de sus escudos y cruzaban descalzos el fuego ardiente.”

Durante el siglo XI todavía había aristócratas que se consideraban descendientes de osos. Dos ejemplos son el conde Siward de Northumberland, fallecido en el 1055, y el rey de Dinamarca Svend Estridsen (1047-1074).

A finales del siglo X, los vikingos contaron con un cuerpo de élite, los jomsvikingos. La disciplina era severa en el interior de su campamento fortificado, situado en la desembocadura del Oder, y todo atentado contra las reglas significaba expulsión. Seguían un entrenamiento intensivo y, para que nada viniera a distraerles, se prohibía el acceso al campamento a las mujeres, los adolescentes menores de dieciocho años y los hombres de más de cincuenta. Una vez que se habían convertido en los mejores guerreros, participaban en las campañas y regresaban con un abundante botín, que se repartían a partes iguales.






Los vikingos sobresalían en el arte de levantar campamentos atrincherados y fortificaciones de campaña. Tan pronto como se detenían en un lugar, cavaban fosas profundas alrededor de su campamento y acumulaban la tierra en montículos, con el objeto de protegerse contra cualquier ataque sorpresa.

Para combatir, se revestían con una cota de malla y se cubrían la cabeza con un casco de metal de forma cónica, y que a veces llevaba protecciones para la nariz y las mejillas. El arma de combate favorita era la espada. A menudo, el padre la ofrecía a su hijo, y se le asignaba un nombre heroico, como Resplandor de la Batalla, Fuego de los Reyes del Mar o Serpiente de la Herida. La empuñadura casi siempre estaba cincelada y solía proceder del reino franco, donde los fabricantes de armas forjaban espadas de gran calidad.

También utilizaban el hacha, el arco, la lanza, la jabalina, y un cuchillo corto que se sujetaban al cinturón. En la mano llevaban un escudo redondo de madera que en ocasiones recubrían con cuero. Su equipo se parecía mucho al de los anglos o los francos, con excepción del hacha de combate, cuyo uso se desconocía en el resto de Europa.

Eran supersticiosos. Para conjurar a los malos espíritus cuando salían a alta mar, fijaban en la proa de sus navíos una cabeza de dragón o de serpiente. Durante sus expediciones se sentían más seguros a bordo de sus barcos, que consideraban como sus casas, que en tierra firme. Cada noche regresaban al barco al término de agotadoras jornadas de combate. Aunque excelentes jinetes, preferían remontar los ríos a remo o a vela.

La idea de morir con las armas en la mano no les daba miedo. Por el contrario, significaba para ellos un gran honor que les permitía acceder a la vida eterna en el Valhalla. Excelentes guerreros, muy disciplinados, sabían economizar sus fuerzas y evitar el enfrentamiento siempre que les era posible. Generalmente enviaban un emisario antes de entablar una batalla o atacar algún lugar.






-Bueno gente eso fue todo, Gracias por pasar

-Si te gustan mis aportes no dudes en seguirme...

Link: http://www.taringa.net/gonzalolau

-Visita mis otros Post!!!!
Link: http://www.taringa.net/gonzalolau/posts

0
0
0
0No comments yet