Canales populares

Hernán Caire tiene miedo de salir a la calle después de su

Hernán Caire tiene miedo de salir a la calle después de su extraña enfermedad: "Tuve que volver a la psicóloga"

Estuvo internado un mes y los doctores le dijeron que se salvó de milagro. Ahora sufre secuelas psicológicas.






Hernán Caire vivió un mes de incertidumbre total por una extraña enfermedad que dejó perplejos a los médicos. El cuadro empezó con un granito muy molesto que se inflamó y parecía un herpes común. Pero después se sumó la fiebre y, preocupado, Caire decidió acudir a un profesional.



Quedó internado y durante cuatro días le realizaron estudios para llegar a un diagnóstico. Finalmente, se supo: tenía una bacteria alojada en el pulmón que ingresó a través del labio herido y tuvieron que someterlo a un drenaje para eliminarla.



Lo peor ya pasó, pero el animador ahora debe lidiar con las secuelas psicológicas que le dejó ese mal momento. "Me agarró pánico. Tuve que volver a la psicóloga para tratar este tema. Tengo miedo a que me pase algo. Ahora no me puedo pescar un resfrío ni nada", confesó, en diálogo con Intrusos, programa al que llegó asistido por un amigo. "Esta es mi primera salida.



La calle me da miedo. Me da miedo salir solo. Cambié mucho. No tomo agua de cualquier vaso, por ejemplo. Estoy muy cuidadoso. Antes era ordenado pero ahora soy el triple. Estar ahí (en la clínica) te hace un click. Todos estamos preocupados por llegar a fin de meses, acelerados, preocupados por boludeces, y todo esto te hace dar cuenta que hay que soltar", reconoció.




El cuadro fue muy grave y hubo días en los que Hernán pensó que no iba a salir adelante. "El director de la clínica me dijo que sólo había visto dos casos similares y que ninguno la había contado. Fue terrible. Le tengo que agradecer a mi amigo que no me sacó de la clínica en ningún momento, si me iba, perdía. Cuando me dieron el alta, me dijeron 'Hernán, es la segunda vida que te da Dios, agradécele'", contó. ", continuó.



Lo más movilizante para él fue pensar en lo que pasaría con su hija, Valentina, de 7 años, si él no mejoraba, así que el reencuentro con la nena cuando recibió el alta, fue mágico: "Verla fue divino. Nos dimos un abrazo que no me voy a olvidar en mi vida. Ella me dijo 'yo te voy a cuidar'. Tengo miedo. Mi miedo es porque quiero acompañar a la nena hasta que crezca. La quiero cuidar hasta que sea grande", cerró, muy emocionado.




+3
33
0
33Comentarios