Check the new version here

Popular channels

Informaciones 01





Índice

1.- 5 compañías de la era industrial que se han convertido en digitales
2.- 3 ideas prácticas para reutilizar tu viejo pendrive
3.- ¿Por qué no recuerdas los primeros años de tu vida?
4.- ¿Cómo estudiar mejor? Así puede ayudarte la tecnología




1.- 5 compañías de la era industrial que se han convertido en digitales

Algunas compañías de las que se formaron allá por la era industrial aún sobreviven y se encuentran en la cresta de la ola tras más de medio siglo de vida.

No es fácil para una empresa mantenerse a flote a lo largo del tiempo, soportar cambios de rumbo, adaptarse a las circunstancias y en medio de todo esto seguir prosperando. La aventura se complica más si hablamos de compañías que ya existían antes de la Segunda Guerra Mundial y cuya trayectoria ha sido testimonio de la evolución desde la era industrial al reciente mundo digital. A continuación hablamos de los comienzos de cinco empresas de este tipo, que desempeñan hoy un papel destacado en el mercado tecnológico, reconvertidas por los avatares del siglo XX.

IBM

EL despliegue de las siglas de IBM ya dice mucho de sus orígenes. International Business Machines se fundó en 1911 mediante la fusión de cuatro empresas. El personaje más destacado de los inicios, considerado ampliamente como el fundador, es Thomas J. Watson (casi un siglo después los científicos de la compañía bautizarían al famoso superordenador que gana al Jeopardy con el nombre del fundador; y no en homenaje al personaje del Dr. Watson, que acompaña a Sherlock Holmes). Si bien la marca actual no se adoptó hasta 1924, el nombre inicial de la empresa era aún más mecánico: Computing Tabulating Recording Corporation o C-T-R).


Uno de los sistemas de IBM, cuando ya se había centrado en las máquinas informáticas

La C-T-R vendía maquinaria para empresas, que abarcaban desde sistemas de control para empleados a cortadoras de carne. Su principal baza era, sin embargo, la venta de tabuladoras y máquinas para gestionar tarjetas perforadas (el método que utilizaban los primeros sistemas automáticos de procesamiento de datos). Con la llegada de Thomas J. Watson a la compañía, en 1914, se acentuó esta tendencia, dejando de lado los otros productos. Poco a poco el embrión de IBM fue ganando clientes importantes (incluido el gobierno de Estados Unidos) y envergadura internacional.

Hoy IBM vende equipos de hardware e infraestructura, así como software y una gran variedad de servicios a nivel global.

Ericcson

La sueca Ericsson se remonta más atrás aún. Sus comienzos datan de 1876, en plena Segunda Revolución Industrial, pero el objetivo más inmediato de la empresa no fue introducirse en el mundo fabril. El fundador Lars Magnus Ericsson tenía 30 años en aquella fecha, había trabajado para una compañía que hacía telégrafos y decidió establecerse por su cuenta. Con un amigo abrió una tienda de reparación de telégrafos en el centro de Estocolmo, en la primera calle comercial de la ciudad.


El fundador de la compañía sueca, Lars Magnus Ericsson


En los años precedentes se había empezado a gestar la aparición del teléfono de mano de varios inventores de la época y a partir de 1876, cuando Graham Bell registra la patente, emerge el nuevo mercado. Ericsson comienza a vender equipamiento para teléfonos y gana algunos importantes contratos con empresas locales. Pronto la compañía se convierte en fabricante de teléfonos, tras investigar distintos modelos, incluidos los de la Bell Telephone Company. A finales del siglo XIX ya se había expandido a varios países, entre los que se contaban algunas de las colonias más importantes del Imperio Británico, como Australia y Nueva Zelanda.

Hoy Ericsson tiene un papel líder como proveedor de infraestructura de telecomunicaciones, destaca a nivel global en la venta de equipamiento móvil, de redes y también presta servicios IT.

HP

Hewlett-Packard es el nombre de los dos fundadores de la compañía, que allá por 1939 comenzó su andadura. Avanzamos en el tiempo –y sobre todo en capacidad técnica– respecto a la situación en la que se alumbraron las anteriores compañías. William Hewlett y David Packard, dos estudiantes de ingeniería eléctrica, se conocieron en la Universidad de Stanford y pronto se les ocurrió la idea de crear una empresa de electrónica.



Sus comienzos se replicarían años después por generaciones de emprendedores en Silicon Valley: empezaron en el garaje de Packard. Tenían 538 dólares de capital y la capacidad inventora de Hewlett. Al principio se dedicaron a producir un amplio elenco de productos electrónicos, desde instrumental para laboratorio, equipamiento industrial o destinado a la agricultura.

Poco a poco la compañía fue centrándose en las líneas de negocio más prósperas y hoy en día vende hardware, software y servicios al mercad de consumo y al segmento empresarial.

Fujitsu

Nos vamos a Asia. Japón vivió un periodo de esplendor continuado desde la Revolución Meiji hasta la Segunda Guerra Mundial. Entre otras cosas, muchas las compañías de envergadura se formaron a principios del siglo XX y en los años 30, sustentando la industrialización del país.

Fujitsu se establece en 1935, aunque su historia se remonta unos años atrás. Exactamente a 1923, cuando el Gran terremoto de Kanto destruye buena parte de la infraestructura pública de Tokio. En ese momento se crea Fuji Electric, con capital de la local Furukawa Electric y de la alemana Siemens AG, que fabrica productos eléctricos y pronto empieza a vender teléfonos de importación.


Equipamiento informático de Fujitsu


La marca Fujitsu echa a andar al separar el negocio de venta de teléfonos de Fuji Electric. Compra las licencias de producción de Siemens AG y produce sus propios teléfonos. Posteriormente será designado fabricante oficial por el Ministerio de Comunicaciones y Transporte. Su posición le permitirá ayudar a restaurar la infraestructura de telecomunicaciones de Japón destruida en la Segunda Guerra Mundial.

Hoy la compañía japonesa vende diverso equipamiento informático y servicios IT en todo el mundo.

Samsung

De todas las compañías escogidas Samsung es la que tiene un comienzo más singular. Su fundador, Lee Byung-chull, era oriundo de una zona rural, aunque de familia acomodada, lo que le permitió estudiar en una universidad de Tokio. En 1938, en la ciudad de Daegu (actualmente la cuarta más grande de Corea del Sur), Lee abre una empresa de alimentación, que vendía productos locales y hacía sus propios noodles.


Las oficinas de Samsung en sus inicios


De manera que se puede decir que Samsung empezó haciendo fideos. No fue su único negocio antes de introducirse en el mercado de la electrónica. Durante la Guerra de Corea la compañía abrió una refinería de azúcar y después un molino de lana, el más grande del país. Con el paso de los años la empresa va adquiriendo la estructura de conglomerado y diversifica agresivamente sus operaciones. Será a finales de los años 60 cuando llegue el momento de la industria electrónica.

Hoy Samsung Electronics, subsidiaria del grupo Samsung, es de las marcas de tecnología de consumo más reconocidas a nivel global.



2.- 3 ideas prácticas para reutilizar tu viejo pendrive

Recomendamos algunos usos prácticos para ese viejo pendrive, de poca memoria, que desde hace años no has usado. Desde proteger archivos y documentos a aplicaciones portátiles



Durante la última década hemos podido ver cómo las unidades de almacenamiento, ya sea un disco duro o un pendrive, han aumentado considerablemente las capacidades comerciales con las que llegan al mercado. Si bien antes nos sentíamos confiados con 80 o 120 Gigabytes en nuestro disco duro, hoy en día hay quienes llenan 1 Terabyte (es decir, 1.000GB) en un santiamén y hasta sentimos la necesidad de un disco duro externo.

Lo mismo ocurre con los pendrives. Anteriormente nos bastaba con tener unidades de almacenamiento portátiles de 1GB y hasta de 512MB. Hoy en día, lo “normal” es contar con un pendrive de al menos 16GB; y con el paso del tiempo hemos acumulado, en cuanto cajón de escritorio exista en nuestra vidas, viejas unidades que consideramos inservibles.

Pero no es así. Existen diferentes usos que aún se le pueden dar a ese viejo pendrive de 512MB, 1GB o 2GB, para reciclar esta vieja unidad de almacenamiento, sacarla del retiro y seguir aprovechándola. Encontrarás estos usos más prácticos de lo que imaginas.



Resguardar archivos cifrados
En muchos trabajos y profesiones se manejan constantemente archivos y documentos con información sensible, que deben ser resguardados a todo dar y, sencillamente, no deben caer en manos ajenas o ser vistos por cualquier persona. Cifrar estos archivos, en un pendrive, es una opción a la que podemos recurrir para mayor seguridad.

Para esta tarea existen programas como DiskCryptor, que permite cifrar un pendrive rápidamente, o incluso cifrar una partición o disco duro completo. Es sencillo de utilizar y cumple con su trabajo de ofrecer mayor seguridad a los documentos que no deben ser vistos por otros ojos. DiskCryptor, además, es de código abierto y completamente gratuito.

Aplicaciones portátiles
A todos, en infinidad de casos, se nos ha presentado la necesidad de utilizar un ordenador ajeno, ya sea el de un amigo, familiar, universidad y trabajo, o incluso de algún comercio, por la simple necesidad de realizar alguna labor que depende de un ordenador (es decir, no podemos hacer desde el móvil o tablet) y no llevar un portátil siempre encima.

Utilizar un viejo pendrive para llevar siempre con nosotros las aplicaciones que más utilizamos suele ser de gran utilidad para estos casos. Existen suites como PortableApps que aprovecharán cualquier unidad de almacenamiento (incluso funciona con memorias SD) para llevar en ellas aplicaciones como navegadores de Internet, clientes de correo electrónico, aplicaciones de mensajería, ofimática e incluso antivirus, listos para utilizar en cualquier ordenador al que conectemos el pendrive, y así poder trabajar más cómodos en ese equipo ajeno, sin tener que instalar ninguna aplicación nueva.

Instalador de sistemas operativos
Finalmente, para aquellos que necesitan a la mano la posibilidad de instalar fácilmente un sistema operativo, por profesión o pasión (los amantes del software libre, por ejemplo, disfrutan de probar constantemente diferentes distribuciones de GNU/Linux), también pueden contar con un pendrive como “disco de arranque” de uno o incluso varios sistemas a la vez. Eso sí, en este caso la capacidad del pendrive puede ir desde 1GB hasta los 4GB, dependiendo del sistema a instalar.

Los usuarios que prefieren probar distribuciones de GNU/Linux cuentan con una muy útil herramienta llamada Yumi Multiboot USB Creator que permite llevar no uno sino hasta varios discos de arranque para varias distribuciones, en un mismo pendrive de forma simultánea (y es muy fácil de utilizar). Algunas distribuciones como Ubuntu y Fedora ya ofrecen sus propias maneras de crear discos de arranque USB. Y finalmente, en el caso de Windows, Microsoft ofrece una herramienta gratuita en la Windows Store para crear este disco de arranque USB.

Como bono, en cuanto a seguridad, también existe el programa Predator, que permite usar un pendrive para bloquear el acceso a un ordenador. Si no está conectado a USB, se bloqueará la pantalla, ratón y el teclado.



3.- ¿Por qué no recuerdas los primeros años de tu vida?

La neurogénesis no se había relacionado hasta ahora con la pérdida de memoria, pero es posible que el hipocampo, responsable de la producción de neuronas, actúe como ‘papelera de reciclaje’, limpiando los recuerdos viejos para dejar espacio a los nuevos



Nuestros primeros pasos, nuestra primera palabra o los primeros juegos en el jardín de infancia. Estos son algunos de esos momentos clave en nuestra vida, pero sin embargo los olvidamos casi tan rápidamente como pasan.

Hasta hace poco se pensaba que la causa de que no recordáramos nuestros primeros años era el aprendizaje del lenguaje. Sin embargo, los animales también olvidan las primeras etapas de su vida por lo que esta teoría era difícilmente sostenible.

A más neuronas nuevas, peor memoria
Según publica la revista Science, la respuesta a nuestra pérdida de memoria podría estar en la neurogénesis, es decir, la generación de nuevas neuronas en el sistema nervioso central tanto en las primeras etapas de nuestra formación como en la edad adulta.

La coautora del estudio, Shenna Josselyn, a partir de la experiencia con su propio bebé junto con Paul Frankland y el resto del equipo del hospital para niños de Toronto y la Universidad de la Salud de Fujita, se preguntaron la razón por la que los bebés no tenían la misma capacidad que los adultos para retener recuerdos como qué comieron el día anterior, o dónde estuvieron. Estos recuerdos se suelen almacenar en el hipocampo, el área del cerebro responsable de la producción de nuevas neuronas.

Gracias a estudios previos, sabían que la producción de nuevas neuronas se empieza a reducir a los pocos años, coincidiendo con el aumento en la capacidad de recordar. El equipo internacional empezó a preguntarse qué había más allá de esta relación. A partir de experimentos con ratones, llegaron a interesantes conclusiones.



Los ratones, al igual que los humanos, tienen recuerdos vagos de su etapa de crías. Y a medida que crecen, su producción de nuevas neuronas cae mientras empieza a aumentar la memoria.

En sus investigaciones colocaron a un ratón adulto al que le aplicaron unas suaves descargas eléctricas en una cámara con un olor ácido. El ratón aprendió a temer durante un largo periodo de tiempo la cámara con ese olor característico. Repitieron el experimento con ratones más jóvenes, y a diferencia de los adultos, el primer día después de las descargas ya había empezado a olvidar la experiencia.

La segunda parte de la investigación se centró en motivar la neurogénesis en ratones adultos. Un buen método para producir más neuronas es hacer ejercicio, así que dejaron a un ratón realizar una gran cantidad de actividad física en una rueda. El resultado fue que con sólo unas semanas de ejercicio, el ratón había olvidado completamente su miedo a la cámara con olor avinagrado.

Los investigadores realizaron más experimentos, incrementando la neurogénesis por otras vías y reduciéndola en ratones jóvenes. Todos los resultados llegaron a la misma conclusión: la generación de nuevas neuronas fomenta la pérdida de memoria.

El estudio da un giro de 180 grados a lo que se pensaba hasta ahora sobre la memoria. Quizás, indican los autores, la generación de nuevas neuronas tiene como objetivo ayudarnos a olvidar, entre otros. Las nuevas neuronas se unen a las viejas, modificando las conexiones y haciendo difícil reproducir los recuerdos en nuestra mente. “Olvidar nos ayuda a volver a aprender, algo muy importante para los mamíferos, ya que en un entorno cambiante es fundamental para la supervivencia” explica Alonso Martínez, coautor del estudio.

Sin duda, este es un interesante estudio sobre la memoria que pone sobre la mesa ideas preconcebidas que quizá no haya que tener como verdades inamovibles. Los investigadores no lo hicieron y aunque habrá que llevar a cabo más estudios para verificar sus resultados, puede que hayan abierto una interesante línea de investigación sobre enfermedades degenerativas en un futuro próximo. Mientras tanto y hasta que tengamos nuevas vías para mantener nuestra mente joven, desde Blog Think Big seguimos recomendando la actividad mental para mantener el cerebro siempre joven.



4.- ¿Cómo estudiar mejor? Así puede ayudarte la tecnología

En una época llena de exámenes, trabajos, estrés y cansancio, la tecnología puede ser una herramienta imprescindible para aquellos que deben estudiar. Estas aplicaciones y servicios son una ayuda importante para terminar el curso con éxito.



Comienza junio y con él llegan los temidos exámenes. En estas semanas llenas de estrés, los alumnos han de redoblar sus esfuerzos y aprovechar al máximo su tiempo para superar todas las pruebas que tienen por delante. Estudiar no es una tarea sencilla, pero los avances tecnológicos pueden ser una importante ayuda en esta época.

Aunque hay quien considera que la tecnología, las aplicaciones y los dispositivos móviles son una fuente de distracción muy atractiva, lo cierto es que la innovación puede ser fundamental para estudiar mejor. Nos pueden ayudar a organizar mejor nuestras tareas, gestionar los exámenes y trabajos pendientes, y hasta a crear foros de discusión con otros alumnos que se encuentran en la misma situación que nosotros.

En primer lugar, es imprescindible contar con un calendario que nos ayude a planificar el trabajo que tenemos por delante. En ese sentido, iStudiez Pro es una aplicación muy interesante, disponible para iOS y Mac OS X, que nos ayuda a gestionar exámenes, trabajos, listado de profesores y notas. Timetable, la app casi homóloga en Android, también nos facilita de forma intuitiva coordinar nuestras tareas, ya estemos en el colegio, instituto o en la universidad.

Si no nos convence únicamente contar con una aplicación que nos muestre el calendario, podemos optar por apps que nos ayuden a resumir la lista de cosas que tengamos pendientes. Con soluciones como Evernote o Wunderlist, podemos guardar ideas y actividades que tengamos que hacer, para así mejorar nuestro rendimiento.

Para que nuestra productividad sea máxima, y lograr evitar las típicas distracciones, la tecnología también puede ser clave a la hora de estudiar. Imaginemos, por ejemplo, que tenemos que realizar una serie de ejercicios o tareas, pero que dado el estrés y el cansancio acumulado durante estos días, nos resulta muy difícil concentrarnos para acabarlos. Aplicaciones como TimeWise, disponible para Android, nos permite cronometrarnos para terminar actividades en tiempos no superiores a los 25 minutos.



Lógicamente, el uso de aplicaciones ofimáticas, como podría ser Microsoft Office, son fundamentales para realizar nuestros trabajos y tareas a la hora de estudiar. Podemos también almacenar los documentos generados en la nube, a través de servicios como Dropbox, Google Drive y OneDrive, y compartirlos con nuestros compañeros de clase.

Y si queremos utilizar foros de discusión donde preguntar dudas o aplicaciones o incluso aprender jugando, estamos de enhorabuena. Existen servicios especializados, como MIR Quiz (disponible en Android e iOS), ideal para aquellos alumnos que están preparando las oposiciones del MIR, que nos permiten repasar la materia a estudiar mediante preguntas cortas de verdadero/falso. Aplicaciones como las de Fundéu (en iOS y Android) o la RAE (en iOS, Android y Windows Phone) también pueden ser interesantes para consultar dudas sobre el uso del idioma.

No hay duda de que estas semanas estarán llenas de esfuerzo, estrés y cansancio para millones de alumnos. Pero como vemos, la tecnología puede ser una ayuda inmejorable para aquellos que tienen que estudiar y preparar sus exámenes para terminar el curso. Ojalá que algunas de estas aplicaciones y servicios sean una herramienta imprescindible para lograr este objetivo.

Si consideran que falta algún dato, o hay algo erróneo, o si quieren hacer algún aporte para mejorar este post, pueden publicarlos en los comentarios que yo mejoro el post y en forma de agradecimiento, voy a poner en el final del post Tu nombre de usuario como colaborador que ayudó a mejorar este post

Gracias por tu visita...



Te invito a visitar estos otros posts



Misterios

Compilados de leyendas

Compilados de celulares

Fabrica un cohete con fósforos

La leyenda del violinista del diablo



0
0
0
0
0No comments yet
      GIF
      New