Check the new version here

Popular channels

Ingleses deportados a Catamarca

Encontre hace mucho tiempo esta historia en un viejo libro de Historia de Catamarca y me parecio mas que interesante, por eso la transcribi para compartirla con todos ustedes.Espero que la disfruten, un abrazo.

Catamarca en las Invasiones Inglesas

Después del triunfo de Liniers sobre las fuerzas inglesas el 12 de agosto de 1806, fueron tomados unos 2000 prisioneros, cuya internacion en los fortines de la campaña de Buenos Aires y en las provincias del interior, se dispuso poco después.
El brigadier general Guillermo Carr Beresford y el coronel Dionisio Pack, con otros oficiales fueron destinados a Lujan. Pero descubierto Beresford en nuevas conspiraciones contra las autoridades del Reino de La Plata, se dispuso su confinamiento, como el de los demás oficiales y soldados que le acompañaban, en Catamarca.
Beresford y Pack lograron fugarse a Montevideo. Únicamente llegaron a Catamarca, conducidos por Don Hipólito García Posse, en abril de 1807, los capitanes Robert William Patrick, Alexaner Forbes y Robert Arbuthnot, los tenientes Alexander Macdonald, Edmund L´Estrange y John Denet; el alferez Henry Blements; el cirujano James Evans; los soldados James Jones, John Mantle, Roderick Made; los asistentes Jacobo Barnes, Tomhas Neil, William Bord , las mujeres Catherine Nunroe, Margarit Nelson y Jane Brown y el niño Thomas Nelson.
Los prisioneros ingleses recibieron alojamiento en casa de las principales familias de nuestra ciudad; y uno de ellos, Juan (John) Denet, formo aquí su hogar con la señorita Josefa Correa.
El cautiverio de los mismos duro hasta fines de Julio de 1807, fecha en que, por virtud del tratado de Liniers con Whitelocke, los prisioneros fueron restituidos y embarcados con destino a Inglaterra.
Los confinados, antes de alejarse de Catamarca, con fecha 1º de Agosto de 1807, dirigieron una conceptuosa nota al Alcalde de 1º voto y teniente de milicias, en ejercicio de la Comandancia de Armas, don Nicolás de Sosa y Soria. Entre otras cosas le decían:
<Los oficiales británicos no podemos salir de Catamarca sin manifestar públicamente nuestro agradecimiento para con Ud. por mucha política y consideración personal con respecto a nosotros…; como igualmente con los vecinos en general, con quienes hemos tenido el gusto de tratar… De todo individuo hemos experimentado el sumo cariño: todos han seguido…el ejemplar honrado de Ud. y de aquel excelente caballero don Feliciano de la Mota, y de los demás moradores de esta ciudad. Por tanto, no hay súbdito británico…que no quedara para siempre agradecido; y todos somos deseosos de que Ud. tuviese la bondad de participar del modo mas conveniente estos nuestros sentimientos al publico.>
Finalizaba la carta pidiendo a Dios <muchos y felices años> para el gobernante y <que haga florecer a esta ciudad de Catamarca en sus giros y comercios…y que llegue a levantar la cabeza entra las ciudades mas principales de América.>
Este documento es sobremanera honroso para la cultura y hospitalidad de Catamarca.

Fuente: Extracto del Libro “Historia de Catamarca” de Ramón Rosa Olmos.


La rendicion del león inglés
Whitelocke hace entrega de su sable a Liniers.
Oleo de Charles Fouqueray. Museo Historico Nacional
+3
0
0
2
0No comments yet
      GIF
      New