Check the new version here

Popular channels

Invasión Napoleónica A Rusia



Invasión a Rusia, el error que le costó el imperio a Napoleón




Beligerantes:


Imperio Frances
VS
Imperio Ruso

Ducado de Varsovia
Reino de Italia
Reino de Nápoles
Confederación del Rin
Reino de España
Confederación suiza
________________________________________
Aliados
Imperio austriaco
Reino de Prusia



Comandantes:


Napoleón I
VS
Alejando I

Luis Berthier
Mijaíl Kutúzov

Michel Ney
Mijaíl B. de Tolly

Jacques MacDonald
Piotr Bagratión

Nicolas Oudinot
Peter Wittgenstein

Jerónimo Bonaparte
Pável Chichágov

Eugène de Beauharnais
Aleksandr Tormásov

Joachim Murat
Matvéi Plátov

Karl Philipp

Johann Yorck


Causas:

En la época de la invasión, Napoleón estaba en el apogeo de su poder con virtualmente toda la Europa continental ya fuera bajo su directo control u ocupados por países derrotados por su imperio y bajo tratados favorables para Francia. Ningún poder europeo sobre el continente osaba moverse contra él. El tratado de la guerra Austriaca tenía una cláusula que movía la Galicia oriental de Austria y la anexaba al Gran ducado de Varsovia. El Imperio ruso consideró esta maniobra contra sus intereses y como un puesto estratégico para lanzar una posible invasión a Rusia. El Zar Alejandro I encontró Rusia en un dilema económico ya que su país tenía pocos medios para manufacturar, siendo rico en materias primas, aun siendo parte del continente napoleónico, cerró el comercio que era vital tanto en dinero como en bienes manufacturados. La retirada de Rusia del sistema fue una causa adicional para incentivar a Napoleón a forzar una decisión.
En 1811 el estado mayor ruso desarrolló un plan de guerra ofensiva, suponiendo un asalto ruso sobre Varsovia y Gdańsk.




Desarrollo de las operaciones:
La invasión:




En junio de 1812, la Grande Armée de Napoleón, formada por 691.500 hombres, el mayor ejército jamás formado en la historia europea hasta ese momento, cruzó el río Niemen y enfiló el camino de Moscú. En ese momento, la Grande Armée se componía de una fuerza central de asalto de 250.000 soldados bajo el mando personal del Emperador, otras dos líneas de frente bajo el mando de Eugène de Beauharnais (con 80.000 hombres) y Jérôme Bonaparte (con 70.000). Además constaba de dos cuerpos de ejército separados al mando del mariscal Jacques Macdonald, con 32.500 hombres y Karl Philipp de Schwarzenberg, con 34.000 soldados austriacos. Por último, la Grande Armée constaba de una reserva de 225.000 soldados. Además, 80.000 guardias nacionales habían sido reclutados para el servicio militar regular, defendiendo las fronteras del imperio en el Gran Ducado de Varsovia. Con éstas, las fuerzas totales de Napoleón alcanzaban los 771.500 hombres. Este enorme esfuerzo humano agotó de forma sensible al Imperio, considerando además que 300.000 soldados franceses ya luchaban en España, y alrededor de 200.000 se encontraban apostados en Alemania e Italia. Los 450.000 hombres franceses constituían la mayoría del ejército, cuyos aliados completaban el resto de tan extenso número de hombres. Además de los cuerpos del ejército austriaco de Schwarzenberg, había también unos 95.000 polacos, 90.000 alemanes (24.000 bávaros, 20.000 sajones, 20.000 prusianos, 17.000 westfalianos, y muchos miles procedentes de los pequeños estados del Rin). También 25.000 italianos, 12.000 suizos, 4.800 españoles, 3.500 croatas y 2.000 portugueses, así como también algunos contingentes belgas. En resumidas cuentas, cada nación del vasto imperio de Napoleón se encontraba representada en este monstruoso ejército. De acuerdo con las estimaciones más modernas, el ejército ruso se encontraba muy por debajo de este número de soldados al principio. Alrededor de 230.000 soldados rusos se desplegaron en la frontera polaca en preparación de la invasión planeada por el Zar Alejandro I de Rusia sobre el Gran Ducado de Varsovia, estado satélite del Imperio francés. El TOTAL de las fuerzas rusas rondaba los 680.000 hombres "durante toda la guerra" (aunque algunas estimaciones sitúan esta cifra en tan sólo 350.000, mientras otras la elevan hasta los 710.000. Seguramente, un número aproximado a 500.000 sería una estimación apropiada).
Estas fuerzas se encontraban divididas en tres ejércitos principales: el Primer Ejército del Oeste (comandado por el general Mijaíl Barclay de Tolly) de unos 159.800 hombres; el Segundo Ejército del Oeste (del general Piotr Bagratión), con unos 62.000, y el Tercer Ejército del Oeste (general Aleksandr Tormásov) que contenía unos 58.200 hombres. Existían además dos fuerzas de reserva, una de 65.000 hombres y otra de 47.000, que apoyaban a estos ejércitos. De este modo, el total de las fuerzas rusas que se oponían a Napoleón era de alrededor de 392.000 hombres. Por otro lado, se había asegurado la paz desde San Petersburgo con Suecia y el Imperio otomano, lo que permitió liberar a más de 100.000 hombres de estas fronteras. Rusia se esforzó por aumentar sus ejércitos, y sobre septiembre, el número de tropas había aumentado hasta los 700.000, sin incluir a las tropas irregulares cosacas que probablemente podrían añadir 70.000 u 80.000 hombres en total, comandados por el atamán Matvéi Plátov.





La marcha sobre Moscú:


La invasión comenzó el 23 de junio de 1812. Napoleón había enviado una oferta final de paz a San Petersburgo poco antes del inicio de las operaciones, de la que nunca recibió contestación, por lo que ordenó a su ejército internarse en la Polonia rusa. Al principio contó con poca o ninguna resistencia, por lo que avanzó con rapidez dentro del territorio enemigo. Los rusos ofrecieron sólo esporádicas resistencias y Barclay de Tolly, el comandante en jefe, rehusaba luchar a pesar de ser presionado por Bagratión. Por su experiencia sabía que no podría derrotar al ejército de Napoleón en combate a campo abierto. En numerosas ocasiones intentó establecer una posición defensiva fuerte, pero en cada una de estas ocasiones, el avance francés fue demasiado rápido para finalizar los preparativos, y se veía obligado a retirarse una y otra vez.



Las presiones políticas sobre Barclay para presentar batalla y la resistencia continuada del general a hacerlo (visto como un gesto de intransigencia por el populacho), acabó por expulsarle de su posición como comandante en jefe para ser reemplazado por el presumido y popular Mijaíl Kutúzov. A pesar de la retórica de Kutúzov en sentido contrario, su labor fue continuísta respecto a la estrategia de Barclay, al ver de inmediato que el enfrentamiento con los franceses en combate abierto supondría el sacrificio de su ejército sin resultados. Finalmente, consiguió establecer una posición defensiva en Borodinó (tras un encontronazo sin resultados en Smolensk del 16 al 18 de agosto). La Batalla de Borodinó, el 7 de septiembre, fue el día más sangriento de combates en la historia humana. Aunque algunas estimaciones sitúan que fue el ejército francés quien salió victorioso de la batalla en Borodinó, muchos dicen que fue todo lo contrario, ya que el ejército francés fue reducido un 45% y ha perdido sus mejores tropas, mientras el ejército ruso pudo sólo reunir a la mitad de sus fuerzas el 8 de septiembre, y hubo de retirarse, dejando expedito el camino hacia Moscú. Al mismo tiempo, Kutúzov ordenaba la evacuación de la ciudad.






La captura de Moscú:




Napoleón entró finalmente en una ciudad fantasma, desalojada de habitantes y vaciada de suministros por el gobernador, Rostopchín. Conforme a las reglas clásicas de la guerra relativas a la captura de la ciudad enemiga (en aquel momento San Petersburgo era la capital real de Rusia), Napoleón esperaba que el mismo Zar Alejandro I le ofreciera la capitulación en la colina Poklónnaya, pero muy lejos de esto, los comandantes rusos no se rindieron. En lugar de ello, prendieron fuego a Moscú, y saquearon la ciudad entre el 2 y el 6 de septiembre. Moscú, una ciudad constituida principalmente por edificios de madera, se quemó prácticamente por completo, privando de forma efectiva a los franceses de la posibilidad de abrigarse en la ciudad.




Retirada francesa:


Sobre las ascuas de una ciudad en ruinas, sin haber recibido la capitulación rusa, y con una nueva maniobra rusa forzándole a salir de Moscú, Napoleón ordenó retroceder. La ciudad incendiada era tácticamente inútil, además que la cercanía del invierno hacía insostenible mantener a cerca de 100.000 soldados franceses subsistiendo duramente entre las ruinas de Moscú, por lo cual Napoleón inició la larga retirada el 19 de octubre, tras sólo seis semanas de ocupación. En la Batalla de Maloyaroslávets, Kutúzov pudo al fin forzar a los franceses a usar la misma carretera de Smolensk, que antes les había llevado al este, para volver hacia occidente. Al tiempo, continuaban bloqueando el flanco sur para impedir a los franceses salir de esta ruta.
Kutúzov desplegó tácticas de guerrillas para atacar constantemente a los franceses donde éstos fueran más débiles. Las tropas cosacas asaltaban y rompían las aisladas unidades francesas. El suministro al ejército se hizo cada vez más dificultoso al empezar el invierno propiamente a inicio de noviembre. Las tropas de austríacos y prusianos que habían quedado atrás en el avance a Moscú empezaron a cambiar de bando, al igual que otros soldados de países ocupados por Napoleón; esto ciertamente reducía el número de soldados que alimentar entre las filas francesas, pero dichos desertores transmitían valiosa información a los rusos sobre el mal estado de la Grande Armeé.




Debido a la llegada del invierno, las praderas rusas se congelaban y no había pastos para los caballos, que al no poder alimentarse morían y eran utilizados como fuente de carne para los soldados; si bien esta medida permitía alimentar a las tropas francesas, las obligaba a desplazarse lentamente a pie, siendo presa fácil del congelamiento en piernas y brazos. Los puestos de aprovisionamiento dejados por la Grande Armeé en su avance a Moscú tampoco resultaban muy útiles, pues contaban con comida y leña para sus propias subsistencias y las tropas que los resguardaban también se unían a la retirada y aumentaban la presión sobre las raciones del ejército. La falta de comida, el clima extremadamente frío, y el hecho que en pocos días casi todo el ejército debiera movilizarse a pie, causó enfermedades y muertes masivas en las filas de la Grande Armeé, que en modo alguno podía presentar batalla a las incursiones de guerrillas rusas.




El cruce del río Berézina los llevó a una nueva gran derrota, ya que Kutúzov decidió que aquel era el momento de llevarlos a un combate en campo abierto. Las divisiones rusas atacaron y aplastaron a la parte del ejército francés que aún no había cruzado el río. Fue cuando Napoleon y sus grandes generales huyeron a Francia dejando lo que quedaba del ejército. En las siguientes semanas, los remanentes de la Grande Armée fueron aún más diezmados, y el 14 de diciembre de 1812, fueron definitivamente expulsados del territorio ruso al cruzar el río Niemen. Cerca de 2.000 españoles mercenarios, que habían decidido integrarse en el ejército francés se unieron a los rusos, dándoles el Zar Alejandro I la oportunidad de alistarse en sus filas.

Sólo 58.000 de los hombres de Napoleón sobrevivieron a la campaña rusa, lo cual es poco más del 20% del total. Asimismo, gran parte de los contingentes austriacos y prusianos se retiraron con pocas bajas, pero las pérdidas francesas fueron desproporcionadamente altas, siendo mayores las bajas sufridas en la retirada que en el combate. Las pérdidas rusas en las pocas batallas a campo abierto fueron al menos comparables con las francesas, pero las pérdidas civiles a lo largo de la parte de Rusia devastada por la guerra fueron muy superiores a las bajas militares. En total, en contra de las estimaciones iniciales que indicaban varios millones de muertos, hubo alrededor de un millón de muertos, divididos casi a partes iguales entre rusos y franceses. Las pérdidas militares se sitúan en 300.000 franceses, 70.000 polacos, 50.000 italianos, 80.000 alemanes y tal vez unos 450.000 rusos. Además de las pérdidas humanas, los franceses perdieron casi 200.000 caballos y más de 1.000 piezas de artillería.


La Victoria Rusa:




La victoria rusa sobre el ejército francés en 1812 significa el mayor obstáculo a la ambición de Napoleón por dominar Europa. Al igual que en la derrota naval en la Batalla de Trafalgar en 1805, la campaña rusa fue un vuelco en las Guerras Napoleónicas que finalmente significó la derrota y el exilio de Napoleón a la Isla de Elba. Para Rusia, el término Guerra Patriótica fue un símbolo que endureció su identidad nacional y tuvo gran impacto en el patriotismo ruso durante el siglo XIX.

+10 Si Les Haya Gustado!!!


Saludos A Todos


0
0
0
0No comments yet