Check the new version here

Popular channels

Isis y los falsos humanistas

No se puede elegir, como táctica para convocar miradas sobre una crisis humanitaria, ocultar los estragos de las otras. En el caso de las infinitas crisis que causan los grupos terroristas islámicos en el Medio Oriente, actuar de esa manera no solo implica condenar a la muerte a millones de inocentes; implica, además, una gran miopía.

En los últimos días, ISIS, el Estado Islámico de Irak y del Levante, el más sanguinario de los grupos islamistas beligerantes, ha cometido actos genocidas contra yazidíes, kurdos, cristianos y musulmanes chiitas, e incluso sunitas como ellos, en Kurdistán, entre Turquía, Irán, Irak y Siria.



Hablamos de la extinción de pueblos enteros; la persecución de 45 mil personas hasta la cumbre de una montaña; el asesinato masivo de hombres y niños; el secuestro de niñas y mujeres, convertidas en esclavas sexuales al servicio de millares de terroristas; 500 ejecuciones sumarias en un día: decapitaciones, crucifixiones, mutilaciones, lapidaciones. Hablamos de fanáticos tan radicales que son temidos por los otros terroristas de la región, como Hezbollah, Hamas y la Yihad Islámica, e incluso Al-Qaeda, dentro de la cual se originó ISIS y que tuvo que expulsar a la facción por su extremismo.

En estos días, abundan los seudohumanistas que prohíben hablar sobre ISIS y solo quieren discutir sobre Israel y Palestina. Esa mentalidad, que roba a los derechos humanos su carácter universal, establece jerarquías y revela una agenda no humanista sino ideológicamente motivada, es, además, miope. ISIS propone la destrucción absoluta del Estado de Israel y, antes, destruir a todas las organizaciones palestinas, que juzga indignas de una guerra santa.

Dejar que ISIS prospere es como decidir que la solución para el problema palestino-israelí es matar a todos los palestinos y todos los israelíes. Lo escribo aquí porque he querido decírselo a estas personas pero no quieren ni hablar del tema: están ocupados pensando en lo bien que funcionan sus conciencias.

Gustavo Faverón
Nació en Lima y creció en La Punta. Escritor, periodista y crítico literario
0
0
0
0No comments yet