Canales populares

Jack Ma: el excéntrico chino que inspira a millones

Jack Ma: el excéntrico chino que inspira a millones
Fundador de Alibaba, encarna el sueño de los entrepreneurs globales
Por Adriana Riva | LA NACION

Jack Ma es profesor de inglés; fue rechazado en Kentucky Fried Chicken y echado de McDonald's; hoy es el chino más rico del país.

Foto: Corbis
El 8 de septiembre pasado, el emblemático hotel Waldorf Astoria, de Nueva York, colapsó. Durante algunas horas, largas filas de limusinas y autos de lujo bloquearon la entrada principal, sobre la elegante Park Avenue, mientras sus ocupantes bajaban y formaban una ordenada cola para acceder al Starlight Roof, en el piso 18. Los organizadores del encuentro habían previsto la asistencia de unos 500 inversores. Fueron -se apilaron- más de 800. Nadie quería perderse el evento del año: escuchar a Jack Ma promocionar el lanzamiento inicial de acciones de su cueva de tesoros, Alibaba.

Once días más tarde, el gigante minorista chino en Internet recaudaba 21.800 millones de dólares en acciones en Wall Street. Fue la mayor oferta pública inicial de la historia de esa plaza, que lanzó definitivamente a su fundador y presidente ejecutivo al estrellato.

Jack Ma es el chino del momento. Lo llaman "el Steve Jobs asiático", "el padre de Internet en China", "el Jeff Bezos oriental".

Es todo eso y mucho más. En pocos años, gran parte del planeta pasará probablemente por su caja registradora, algo que entendieron al instante los tiburones de Wall Street el mes pasado.

China lo idolatra. "¿Quién necesita supermercados?", reza uno de los últimos comunicados de su sitio, Taobao.

Es el eBay chino, que promete a los chinos que podrán saborear el arroz de la primera cosecha sin moverse de sus casas, más barato y más rápido, mientras ofrece a los citadinos del país la posibilidad de arrendar sus propios campos de arroz a los campesinos del Norte.

Ma, de 50 años, personifica la nueva iniciativa empresarial de China
Jack Ma no se marea. Sabe lo que quiere y lo persigue hasta conseguirlo. "Duraremos 102 años", pronosticó hace poco. Nadie lo contradijo. Todos quieren creer en él, especialmente los chinos, para quienes Ma, de 50 años, personifica la nueva iniciativa empresarial de China, donde una persona de bajos recursos, sin fortuna ni conexiones con el poder, puede transformarse en millonario a través de la perseverancia. Ésa es la historia de Ma.

"Nunca tuve un tío rico y no lo necesito. No tengo nada de especial. Soy un hombre común. Si yo tuve éxito, cualquiera puede tenerlo", afirma este hombrecito, que apenas supera el metro y medio de altura, menudo y de frente ancha, que se identifica "con E.T." (sin más explicación).

Si la China de Mao prohibió a los ricos, en la China de hoy parecería estar prohibido ser pobre. Y Ma Yun (tal su verdadero nombre) se ocupó de no ser la excepción. Todo lo contrario: con una fortuna estimada en 25.000 millones de dólares, es el chino más rico del país.

Apenas 15 años atrás, sin embargo, el panorama era muy distinto y su vida laboral parecía destinada al fracaso. Ganaba 14 dólares por mes como profesor y su currículum rebotaba en cuanta empresa intentase entrar. No lo querían ni para freír churros.

Ma Yun: "Soy un hombre común. Si yo tuve éxito, cualquiera puede tenerlo".
¿Cómo prosperó? Aunque a algunos les pueda parecer banal, con el optimismo y la perseverancia que caracterizan a Forrest Gump, uno de sus ídolos máximos, a quien en cierto punto imitó: así como el personaje interpretado por Tom Hanks invierte su plata en una "especie de compañía de fruta" llamada Apple Inc., Ma invirtió todo su dinero y energía en Alibaba. Y le fue tan bien como a Forrest.

Nacido en Hanghzou, ciudad costera a unos 170 kilómetros de Shanghai e hijo de padres semianalfabetos, actores de "pingtan" (un arte tradicional de contar historias con música, prohibido durante la revolución cultural de 1966), Ma cuenta que tenía 12 años cuando China se abrió al mundo y los primeros turistas comenzaron a llegar a su ciudad. Entonces, pedaleaba en su bicicleta hasta un hotel, donde se "ofrecía gratis como guía turístico con tal de practicar inglés". A uno de esos turistas le debe el apodo de Jack.

Salvo en inglés, era un "pésimo estudiante". En un país que idolatra la excelencia escolar, su boletín siempre dejó mucho que desear, y carga con la deshonra de haber sido reprobado dos veces en el examen de ingreso a la universidad, para finalmente ser admitido en su tercer intento "en la peor universidad de Hanghzou", según su propia definición.

Allí se licenció, en 1988, como profesor de inglés, y conoció a su mujer, Zhang Ying, con quien se casó a fines de los 80. "No es un hombre guapo, pero me enamoré de él porque puede hacer cosas que los hombres guapos no hacen", explicó alguna vez Zhang.

Durante cinco años trabajó como profesor y buscó, con poco éxito, otros empleos. Fue rechazado en Kentucky Fried Chicken y echado de McDonald's.

El vuelco en su vida profesional llegó en 1995, cuando viajó por primera vez a Estados Unidos como traductor. Fue allí, mientras visitaba a unos conocidos en Seattle, donde conoció la Web. Hasta entonces, nunca había tocado un teclado en su vida. "Me daba miedo incluso rozarlo. Pensaba, ¿quién sabe cuánto cuesta?, si lo rompo, estoy perdido", recuerda Ma.

Pero no se perdió. Todo lo contrario: se iluminó como un Buda. "Le dije a mi amigo que hiciera una búsqueda en Internet con la palabra «cerveza» y encontré sólo marcas estadounidenses y alemanas. Entonces pensé que debía usar la Red para ayudar a las empresas chinas a darse a conocer al mundo."

Con una fortuna estimada en 25.000 millones de dólares, es el chino más rico del país
Dicho y hecho. Ma volvió a Hanghzou y en 1995 creó China Pages, una versión china de las páginas amarillas online, que fue uno de los primeros sitios web del país. No tuvo éxito. En 1996, China Pages se vio obligada a formar una empresa conjunta con Hangzhou Telecom y el gobierno quedó a cargo de todo.

Desanimado, Ma viajó a Pekín y trabajó brevemente en el Ministerio de Comercio, donde un día le asignaron acompañar a un estadounidense a una visita guiada en la Muralla China. El visitante era Jerry Yang, cofundador de Yahoo, que años más tarde sería un socio clave en su vida (en 2005, Yahoo compró el 40% de Alibaba por 1000 millones de dólares).

RETORNO

Al poco tiempo, Ma decidió que era hora de volver a la carga y regresó a Hanghzou, donde invitó a 17 amigos a su departamento, para anunciarles que iba a crear una página web. "Les hablé durante dos horas, pero ninguno entendía lo que decía, porque ni yo me entendía. No sabía nada de informática ni de negocios, pero comprendí algo antes que los demás", explica Ma.

Se tenía una fe ciega. "Nuestros competidores no están en China, están en Silicon Valley. Y nuestros cerebros son tan buenos como los suyos", les dijo. Tras esa charla -y con un capital de 60.000 dólares que juntaron entre todos-, el 21 de febrero de 1999, en plena burbuja de las puntocom, nacía Alibaba. Ma tenía 34 años.

Alibaba Group es hoy uno de los mayores gigantes del comercio electrónico y servicios web del planeta, así como uno de los emporios más rentables de China. Además del inicial Alibaba.com, un sitio "B2B", que facilita el comercio entre empresas, el negocio base del grupo podría definirse como la suma de eBay (a través del sitio Taobao), Amazon (Tmall) y Paypal (Alipay).

Si bien en China todo tiende a tener dimensiones inmensas, los números de Alibaba son descomunales hasta para los estándares del país: el año pasado registró ingresos por 6500 millones de dólares, y su valor se estima en más de 200.000 millones de dólares.

En 2013, Alibaba registró ingresos por 6500 millones de dólares
Sus ventas superan a las de eBay y Amazon juntas; la mitad de los pagos online en China pasan por Alipay y los sitios del grupo son responsables de más del 60% de los paquetes entregados en el país.

En 2013, además, cerca de 231 millones de compradores activos visitaron Alibaba. Y ésta es sólo la punta del iceberg, si se tiene en cuenta que más de la mitad de China permanece offline. En un país con 1300 millones de habitantes, por ahora los internautas suman "apenas" 618 millones.


Las vertiginosas cifras de Alibaba, no obstante, contrastan con la amable apariencia de Ma, que además de ser el inspirador de millones de chinos es venerado por los "Alipeople", los 24.000 empleados del coloso tecnológico que lidera. Para ellos, Ma es una suerte de figura paternal, gurú espiritual y líder descontracturado, que cada vez que puede sube disfrazado al escenario para entretener a la multitud.

Su rosario de excentricidades también incluye realizar bendiciones masivas a recién casados y repartir alias de personajes de novelas de kung fu a los trabajadores. El de él es Feng Qingyang, un guerrero que se caracteriza por ser impredecible y agresivo.

Ma cuida a su gente. Tanto que entre los ejecutivos más importantes de su emporio están quienes confiaron en él desde el principio, como ex alumnos, una profesora de lengua y la primera recepcionista de Alibaba, un nombre que eligió "porque es fácil de pronunciar y reconocido mundialmente".

En sus inicios, además, compartió gran parte de la compañía con sus cofundadores, lo que sorprendió positivamente a los inversores.

El poder, en cambio, es sólo suyo: él es la cara visible de Alibaba, su principal negociador, su máximo estratega y, con un 9% de las acciones, su mayor accionista individual.

Entre sus puntos oscuros, se destaca el que acecha a todo chino pudiente: su relación con el gobierno de Pekín, que mantiene un férreo control sobre Internet. Para algunos, el "loco Jack" logró convencer a las autoridades del todoterreno Partido Comunista Chino de que su negocio no era peligroso. Para otros, hay colaboracionismo. Él apela al pragmatismo: "Uno puede estar enamorado del gobierno, pero nunca casarse con él"; "Si se involucró en la política, olvídese de los negocios".

Ésos son dos de los mantras más famosas de Ma, que suele mezclar con una naturalidad sorprendente el lenguaje de los negocios norteamericanos con una moral confuciana.

Consolidado Alibaba, en mayo del año pasado el revolucionario Ma decidió dejar su cargo como director ejecutivo, para dedicarse, como Bill Gates u otros cerebros del gremio tecnológico, a la filantropía.

"En China hay un serio problema con la calidad del agua, el aire y la comida. Dentro de pocos años, enfrentaremos muchos problemas de salud. En ellos es donde voy a invertir parte de mi tiempo y dinero", explicó a fines del año pasado. "Mi otro foco será la cultura y la educación de la gente. Si no hacemos esto, los chinos crecerán con los bolsillos llenos, pero las mentes superficiales", advirtió.

Para analistas, esta nueva faceta demuestra que la ambición de Ma va mucho más allá que la de cambiar el modo en que la gente hace sus compras. "Él va a liderar la próxima fase del desarrollo de China. Es un visionario, que no se limita a la tecnología", opinó a LA NACION Paul Gills, profesor de la Escuela de Administración Guanghua, de la Universidad de Pekín.

Jack Ma está haciendo historia. Es el chino del momento. ¿Será el chino del siglo?

SUS FRASES QUE LO DEFINEN

"La única forma de predecir el futuro es hacer que lo que uno desea suceda"
"La gente normal puede hacer cosas extraordinarias"
"Tu actitud hacia el trabajo y las decisiones que tomas son más importantes que tus habilidades"
LOS ENVIDIABLES NÚMEROS DE ALIBABA

21.800 millones de dólares

Es lo que recaudó en su oferta pública inicial en la Bolsa de Nueva York, el 19 de septiembre pasado, más que cualquier otra compañía en EE.UU

231 millones de compradores activos

La cifra es de 2013, y no para de crecer; en total, sellaron 11.300 millones de transacciones en Alibaba

24.000 empleados

Son los llamados "Alipeople", que idolatran a Jack Ma

9% las acciones de Ma

El fundador de la compañía es aún su mayor accionista individual.
0No hay comentarios