Canales populares

Jesús, ¿de qué nos salva? Yo te lo explico

“Jesús salva” es la frase que más escuchamos de los cristianos, un popular slogan escrito en calcomanías, carteles en eventos de atletismo, panfletos, carteles de iglesias y más. Sin embargo, tristemente, pocos de los que ven la frase “Jesús salva” comprenden verdadera y totalmente lo que significa. Por eso es que en este post lo explicare con paciencia y tratando de no dejar ningún detalle afuera por si hay algún taringuero que le interese y desee saber el porqué de esta frase tan popularmente conocida pero tan incomprendida. Hay una tremenda cantidad de poder y verdad contenida en esas dos palabras.



Jesús salva, pero ¿quién es Jesús?

La mayoría de la gente sabe que Jesús fue un hombre que vivió en Israel aproximadamente hace más 2000 años. Virtualmente cada una de las religiones en el mundo ve a Jesús como un buen maestro y/o profeta. Yo sé que hay mucha gente que es atea y que leerá este post y pensaran “que estúpido este, Yisus no existe”, pero la verdad es que si existió, por le menos históricamente se sabe que fue real, y tal vez puedan rechazar que Jesús era Dios, pero de que hubo un hombre llamado Jesús, lo hubo. De la evidencia histórica y científica lo hablare en otro post más adelante, ahora solo desarrollare el hecho de que Jesús Salva

Y mientras esas evidencias históricas y científicas son totalmente ciertas de Jesús, ellas mismas no explican lo que lo que Jesús es realmente, ni tampoco demuestran por qué Jesús salva. Si nos basamos en la Biblia (que también desarrollare en otro post más adelante porque creemos en la biblia), esta nos dice que Jesús es Dios en forma humana (Juan 1:1, 14).

1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
2 Este era en el principio con Dios.
3 Todas las cosas por él fueron hechas; y sin él nada de lo que es hecho, fue hecho.
4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres.
5 Y la luz en las tinieblas resplandece; mas las tinieblas no la comprendieron.
6 Fue un hombre enviado de Dios, el cual se llamaba Juan.
7 Este vino por testimonio, para que diese testimonio de la luz, para que todos creyesen por él.
8 No era él la luz, sino para que diese testimonio de la luz.
9 Aquel era la luz verdadera, que alumbra a todo hombre que viene a este mundo.
10 En el mundo estaba, y el mundo fue hecho por él; y el mundo no le conoció.
11 A lo suyo vino, y los suyos no le recibieron.
12 Más a todos los que le recibieron, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios, a los que creen en su nombre:
13 Los cuales no son engendrados de sangre, ni de voluntad de carne, ni de voluntad de varón, más de Dios.
14 Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad.


Jesús entonces siendo Dios, vino al mundo encarnándose como humano (1 Juan 4:2)

En esto conoced el Espíritu de Dios: todo espíritu que confiesa que Jesucristo es venido en carne es de Dios

Dios tomó la forma de un ser humano en la persona de Jesús a fin de salvarnos. Esto nos lleva a la siguiente pregunta: ¿Por qué necesitamos ser salvados?

Jesús salva, pero ¿por qué necesitamos ser salvados?
También la Biblia enseña que TODOS los seres humanos que han vivido, han pecado:

Eclesiastés 7:20
“Ciertamente no hay hombre justo en la tierra, que haga bien y nunca peque.”


Romanos 3:23

“Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios”


Pecar, es hacer algo malo, pero que es lo ¿bueno y lo malo? Hacer algo que en pensamiento, palabra u obra, contradice el perfecto y santo carácter de Dios. Pero básicamente el pecado es no cumplir la ley de Dios; de hecho, el pecado es transgresión de la ley (1 Juan 3:4). Por nuestro pecado, todos merecemos morir, el libro de Romanos 6:23 Dice: la paga del pecado es muerte).

¿Cuál es esa Ley?

Los 10 mandamientos de Dios

I. No tendrás dioses ajenos delante de mí.
II. No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy Jehová tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.

III. No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano; porque no dará por inocente Jehová al que tomare su nombre en vano.


IV. Acuérdate del día de reposo para santificarlo. Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; mas el séptimo día es reposo para Jehová tu Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. Porque en seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, Jehová bendijo el día de reposo y lo santificó.

V. Honra a tu padre y a tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da.

VI. No matarás.

VII. No cometerás adulterio.

VIII. No hurtarás.

IX. No hablarás contra tu prójimo falso testimonio.

X. No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.




Dios es perfectamente justo, así que Él no puede permitir que el pecado y la maldad queden impunes. Puesto que Dios es eterno e infinito, y puesto que todo pecado es a última instancia contra Dios (Salmo 51:4), solo un castigo eterno e infinito es aplicable. La muerte eterna es el único castigo justo por el pecado. Es por esta razón que necesitamos ser salvados. Bueno amigo taringuero y he aquí el motivo de la salvación, nosotros ya no tenemos que pagar con nuestra muerte eterna nuestros pecados si no que es Jesús quien paga nuestra condena

Jesús salva, pero ¿cómo salva?

Porque hemos pecado contra un Dios infinito, hay sólo dos opciones: (1) una persona finita (nosotros) debe pagar por nuestros pecados por una cantidad de tiempo infinita; o. (2) una Persona infinita (Jesús) debe pagar por nuestros pecados una sola vez. No hay otra opción. Jesús nos salva muriendo en nuestro lugar. En la persona de Jesucristo, Dios se sacrificó Él mismo por nosotros, pagando el castigo eterno e infinito que solo Él podía pagar (2 Corintios 5:21; 1 Juan 2:2). Jesús tomó el castigo que nosotros merecemos, a fin de salvarnos de un horrible destino eterno, la justa consecuencia por nuestro pecado. Por Su gran amor por nosotros, Jesús puso Su vida (Juan 15:13), pagando el castigo que nosotros merecíamos, pero no podíamos pagar. Jesús fue entonces resucitado, demostrando que Su muerte realmente fue suficiente para pagar el castigo por nuestros pecados (1 Corintios 15).

Jesús salva, pero ¿a quién salva Él?
Jesús salva a todos los que reciben Su regalo de salvación. Jesús salva a todos aquellos que confían total y únicamente en Su sacrifico como el pago por el pecado (Juan 3:16; Hechos 16:31). Mientras que el sacrificio de Jesús fue perfectamente suficiente para pagar por los pecados de toda la humanidad, Jesús sólo salva a aquellos que personalmente reciben Su regalo más preciado (Juan 1:12).

Si entiendes ahora lo que significa que Jesús salva, y quieres confiar en Él como tu Salvador personal, asegúrate de entender y creer lo siguiente, y como un acto de fe, comunica a Dios que aceptas su sacrificio por ti

Eso es todo, no hay nada más que tengas que aprender, si lo aceptas, puede que algún día mueras, pero así como Jesús resucitó tú también resucitaras al mismo tiempo que todos los que aceptaron a Cristo, y los que no lo aceptaron jamas, bueno ellos también resucitaran en otra ocasión distinta pero resucitaran para ir a dar a un lago de fuego a morir por segunda vez, pero esta vez será para siempre. En todo caso eso ya es material de otro post.



Amigo que estás leyendo hasta aquí, si te aceptas a Jesús ahora y le pides que perdone tus pecados y te arrepientes, viviremos para siempre, ok tal vez algún día moriremos también pero será temporal. Luego viviremos en el paraíso para siempre hermano!

Bueno espero que si se tomaron el tiempo de leerlo y no lo sabían y ahora lo saben, con que solo uno lo comprenda y quiera aceptar a Cristo me daré por pagado.

Saludos a todos y Bendiciones de Dios para ustedes!
0No hay comentarios