Info

Jesús nos avisa - 11-09-2014

No teman estos eventos, porque pasarán rápidamente.
Jueves 11 de setiembre del 2014.

Mi muy querida y amada hija, muchos actos perversos contra la humanidad, están listos para ser desatados por aquellas sectas secretas, de las que Yo les advertí a Mis seguidores.
Deben permanecer vigilantes en todo momento y cuestionar todo, lo que pueda parecer inusual. Recuerden lo que les dije y mantengan sus ojos enfocados en Mí en todo momento. Pasen al menos una hora al día en oración, para que el impacto de esas pruebas pueda ser reducido y, en algunos casos, erradicado. Pronto vendré a poner fin a todo sufrimiento.

Mis amados seguidores, por favor pongan atención a Mis Advertencias, no las ignoren. Cuando estén preparados para tales eventos, y cuando pongan toda su confianza en Mi Misericordia, les traeré consuelo y los liberaré de su angustia. Todo estará bien pero sepan esto: durante la gran batalla, aquellas almas que Yo llame, para asistirme, tendrán dificultades. Cada una de ellas encontrará difícil confiar en Mí, en esta Misión o en ti, Mi amada Hija. Ni por un segundo el rey de las mentiras, el maligno, se detendrá en su búsqueda para destruir esta Misión Mía. Toda mentira vil será esparcida para desalentar a las almas a escuchar Mi Voz. Muchas permitirán que las dudas las detengan para llevar a cabo Mis Instrucciones, pero nada de lo que puedan hacer, evitará la Intervención de Dios, el Padre Eterno, para salvar a Sus hijos.

Cada uno de ustedes debe entender, claramente, que Soy Yo, su Jesús, Quien es la Mano que Guía todo lo que es hecho para difundir Mi Palabra y proveer los Dones, que el Cielo otorga al mundo, durante estos difíciles tiempos. El poder del hombre es fuerte, cuando es usado para esparcir al mal y desafiar la Palabra de Dios. Pero el poder del hombre, cuando Dios le provee el Don del Espíritu Santo, no puede ser superado. No permitan que Mi Obra sea mancillada; profanada por los perversos rumores o chismes viles, porque Soy Yo, su Jesús, quien es traicionado y no las almas que he elegido para proclamar Mi Santa Palabra.

Su Jesús.