Check the new version here

Popular channels

Kiev, a punto de sufrir su derrota más dolorosa en el Este




Más de 400 soldados ucranianos cruzaron el lunes la frontera con Rusia huyendo del cerco de las milicias en el que habían caído hace un mes. Si otras unidades del Ejército ucraniano que se encuentran en la misma zona siguen su ejemplo, Kiev se enfrentará a su derrota más dolorosa desde el inicio de la operación en las regiones orientales, advierte Kommersant.

Las autoridades de Rusia informaron ayer que un total de 438 uniformados ucranianos, incluidos 164 guardias fronterizos, habían entrado en territorio ruso. Kiev confirmó a su vez que “un gran grupo de la 72ª Brigada Motorizada” se vio obligado a pasar al otro lado de la frontera. La decisión se tomó después de que los militares cercados se quedaran sin municiones, explicó el portavoz de la operación especial, Alexéi Dmitrashkovski.

Tras abrir un corredor humanitario para los militares del país vecino, Rusia desplegó un campamento en el que “se les ofreció la oportunidad de ducharse, cambiar de ropa y comer”, dijo Vasili Makéev, portavoz de la Dirección de Fronteras del Servicio Federal ruso de Seguridad en la provincia de Rostov del Don. Posteriormente, más de 180 soldados ucranianos regresaron a su país. El resto lo harán este martes.

Los expertos ucranianos consultados por Kommersant coinciden en que el incidente podría apuntar al inminente fin de la agrupación militar ucraniana cercada en la llamada “fosa del sur”, en la provincia de Donetsk.

Entre 4.000 y 5.000 efectivos del Ejército ucraniano fueron desplegados entre el territorio de la autoproclamada República Popular de Donetsk y la frontera con Rusia hace ya un mes. Su misión era impedir el acceso de las milicias independentistas al territorio ruso, pero fracasaron.

El politólogo de Kiev Dmitri Dzhanguírov explica que las tropas ucranianas entraron en territorio enemigo ocupando una estrecha franja de 60 a 70 kilómetros de largo y de entre seis y 24 kilómetros de ancho. Prácticamente todas sus posiciones estaban bajo fuego enemigo, y no se logró tomar el control de la estratégica colina de Saur-Moguila.

“El mando de las tropas ucranianas las abandonó de facto a su suerte”, denuncia, al agregar que ante la escasez de agua, víveres y municiones los soldados ucranianos tuvieron que elegir entre morir, rendirse a los milicianos o destruir las armas y cruzar la frontera. Esta última opción es por la que se decantaron el lunes los 438 militares de la 72ª Brigada Motorizada.

Su decisión podría ser un ejemplo para otras dos unidades cercadas en la “fosa del sur”, la 28ª Brigada Mecanizada de la Guardia y la 78ª Brigada Aerotransportada, opinan los interlocutores de Kommersant en la capital ucraniana. En este caso, la agrupación dejaría de existir.

“Los efectivos cercados en la ‘fosa del sur’ se sienten traicionados. El mando prometió rescatarlos pero no lo ha hecho. Si son derrotados, y es lo que parece que va a ocurrir, los separatistas podrán ocuparse de otros grupos de militares ucranianos en la misma situación, por ejemplo en la zona del aeropuerto de Lugansk o cerca de Shajtiorsk”, alerta Dzhanguírov.
0
0
0
0No comments yet