Check the new version here

Popular channels

Krokodil, la droga “reptileana”

Krokodil, la droga “reptileana” que se come (literalmente) a las personas que la consumen
UN LETAL SUBSTITUTO DE LA HEROÍNA, EL KROKODIL, SE HA VUELTO LA DROGA DE MODA ENTRE LOS ADICTOS EN RUSIA; EL “COCODRILO“ CARCOME LA PIEL DE LAS PERSONAS QUE LO CONSUMEN.




Como si la heroína se convirtiera en un abyecto cocodrilo, esta sustancia está devorando a los jóvenes adictos de Rusia.

El krokodil es desomorfina, un opiáceo sintético muchas veces más poderoso que la heroína, creado a través de una serie de mezclas y reacciones químicas que los usuarios realizan varias veces al día de memoria.

Mientras que la heroína cuesta alrededor 40 dólares la dosis en Rusia, la desomorfina puede ser cocinada con analgésicos basados en codeína (de 4 dólares el paquete) y otros ingredientes caseros, baratos y disponibles en los supermercados. Por esto no es raro que muchos de los adictos a la heroína acaben entrando a la boca del “cocodrilo”.



Sin embargo, lo barato sale caro. El efecto de la heroína dura varias horas, mientras que el viaje de krokodil dura entre 90 minutos y 2 horas y el proceso de preparación dura al menos media hora, así que ser un adicto de esta sustancia es un trabajo de tiempo completo. Dejar la sustancia tarda un mes o más —la desintoxicación de la heroína dura típicamente sólo una semana.


Se calcula que existen 2 millones de adictos a la heroína en Rusia, el país que más heroinómanos tiene en el mundo; 100 mil de ellos son adictos a la desomorfina.

La droga toma su nombre reptileano de sus ingredientes venenosos que rápidamente vuelven “escamosa” la piel y después empiezan a carcomerla.



El diario británico The Independent tiene una escabrosa historia sobre unos jóvenes que usan esta sustancia. ”Si le fallas a la vena te sale un absceso inmediatamente”, dice Sasha, quien ha dejado de inyectarse; no así su amiga, cuya situación describe: “No quiere ir al hospital, sólo se inyecta. Su piel se está desmoronando y casi no se puede mover”, (Las fotos de las personas que se inyectan esta sustancia, como la que aparece arriba, son sumamente perturbadoras).


Zhenya, otro joven conocedor del cocodrilo, lo explica: “Estás soñando con heroína, algo que se siente limpio y no es veneno. Pero no puedes costearlo, así que sigues haciendo krokodil. Hasta que te mueres”.

Hace unos días reportábamos sobre el oscuro primo tropical del krokodil, el oxi, una forma letal del crack que se está cocinando en Brasil.

He aquí las dos drogas callejeras más devastadoras del momento, de polo a polo, el lado oscuro del crack y de la heroína, como si eso fuera poco.





El krokodil es probablemente la droga más aterradora de cuantas sustancias adictivas existan hoy en el mundo. La droga debe su infame nombre a las escarificaciones que va provocando en la piel de los adictos, las cuales semejan la rugosa piel del cocodrilo; sin embargo, lo aterrador comienza cuando la piel se va desprendiendo hasta dejar huesos expuestos. De ahí que la revista TIME haga eco del nuevo apodo del krokodil: “la droga zombi”.


¿Pero por qué alguien querría inyectarse krokodil al saber sus funestas consecuencias (lo que garantiza una expectativa de vida de máximo tres años, además)? Sencillo: porque tiene efectos muy similares a la heroína, pero cuesta apenas una fracción de su costo.


El costo se explica porque el ingrediente más difícil de conseguir es la codeína, un opiáceo que hasta hace poco podía comprarse en Rusia sin prescripción (desde el año pasado es más difícil conseguirla, lo que provocó un despunte del precio de la sustancia en el mercado negro). Otros ingredientes incluyen thinner (diluyente) para pintura, ácido clorhídrico y fósforo, este último puede obtenerse de los cerillos comunes.


En marzo 2015, la agencia antinarcóticos de Rusia confiscó 65 millones de dosis, y a pesar de las medidas restrictivas para controlar el acceso a la codeína, el gobierno estima que hasta un millón de personas son adictas al krokodil en aquel país, pero reportes de consumo de krokodil al otro lado del Atlántico ya han sido consignados en la American Journal of Medicine.


El fotógrafo italiano Emanuele Satolli pasó el último año en la ciudad de Ekaterinburgo, en los Montes Urales, documentando la vida de media docena de adictos al krokodil. Al igual que otras drogas duras, la vida de estos hombres y mujeres gira en torno al momento de su próxima dosis.



Una radiografía del Krokodil: origen, antecedentes, precio, efectos y estadísticas alrededor de esta sustancia


La paulatina popularización del consumo de desomorfina, mejor conocida como krokodil, ha puesto en alarma a las autoridades de aquellos países en donde se han registrado casos de su consumo. A continuación presentamos una compilación de datos y particularidades para que estés mejor informado sobre esta ‘novedosa’ y profundamente destructiva droga.


Nombre: proviene de la palabra en inglés crocodile, en alusión a sus efectos que carcomen o comen la piel. También es conocida como la droga zombie, desomorfina (su nombre más formal), droga caníbal y la heroína de los pobres.


Antecedentes: la desomorfina ya había sido desarrollada como un analgésico en EE.UU. en 1930, llamado dihidrodesoximorfina; pero en 1932 desapareció del mercado por sus propiedades altamente adictivas.

Origen: se dice que comenzó a consumirse por la escasez de la heroína en Rusia, producto de una baja en las cosechas de opio en Afganistán. Su uso comenzó en poblados de Rusia y se extendió a países exsoviéticos como Georgia, Ucrania y Kasajastán. Cabe recalcar que los países soviéticos mantienen una larga tradición en inyección de sustancias derivadas del opio desde antes de la caída del muro.


Costo: Cuesta entre tres y cinco veces menos que la heroína. Su precio estimado es menor a un dólar cuando su preparación es casera.

Componentes: contiene codeína; un alcaloide que se encuentra de forma natural en el opio y también en algunos jarabes de tos. Esta sustancia, se mezcla con químicos tóxicos como el alcohol, el aceite industrial o el tíner.

Nivel de adicción: es la droga con más alto nivel de adicción hasta ahora registrada: con unas cuantas dosis, el usuario se hace dependiente, y en sólo dos meses, comienza a registrar pérdidas de piel y carne, e infecciones severas.


Preparación: puede prepararse en menos de una hora a partir de la codeína, misma que se cocina con disolventes químicos industriales altamente tóxicos y accesibles, como pintura, gasolina, ácido clorhídrico, yodo y fósforo del rascador de las cajas de cerillos.

Efectos en el organismo: sus efectos sensoriales son muy parecidos a los de la heroína, los cuales se prologan aproximadamente durante 40 minutos.

Daños: trombosis y hemorragias, úlceras en la piel, flebitis, gangrena, infecciones de la piel que llegan incluso hasta los huesos, pérdida de miembros como dedos, piernas y brazos; desprendimiento de la piel en zonas de tejido muerto, ulceración de las venas que provoca que éstas sean removidas incluso con músculo y tejidos. Los usuarios más adictos mueren en menos de un año.


Daños sistémicos: neumonía, septicemia, estallamiento de arterias, meningitis, pérdida de dientes, infección de los huesos, cuerpo, estallamiento de oídos, nariz y labios, fallo renal y hepático.

Usuarios en el mundo: existen consumidores en al menos en 50 ciudades de la región de Europa y Asia, sobre todo en Rusia y Ucrania. Se cree que Rusia podría tener hasta un millón de usuarios.

Decomisos: de 2009 a 2011 los decomisos de esta droga se incrementaron en un 2,300%.

Presencia en el mundo: Desde diciembre de 2013 se han registrado algunos casos de atención a pacientes adictos a esta sustancia en hospitales de Estados Unidos y México.

Desintoxicación: es de las más dolorosas; mientras la “limpieza” de heroína del organismo se prolonga aproximadamente por diez días, la del krokodil conlleva más de un mes de un proceso particularmente doloroso.

Curiosidades: según la DEA (Administración para el Control de las Drogas en Estados Unidos), no han encontrado evidencia física de esta droga, por lo que hasta hace poco en EE.UU. era considerada una leyenda urbana.




en enero dectectaron el primer caso en mexico sobre esta terrible droga

En México, un país que en la última década ha pasado de ser una zona de tránsito de drogas a un sitio de consumo de estas sustancias, y en el cual la cultura de los estupefacientes es generalmente condenada desde la sociedad –lo cual favorece una especie de mercado negro de información–, el Krokodil presenta una amenaza latente, ya que existe poca información en la sociedad mexicana sobre la sustancia, además de que su bajo precio la vuelve accesible para un sector grande de la población.

Hace unas semanas se localizó en Puerto Vallarta, México, el primer caso confirmado de consumo de Krokodill, pero se trató de una turista estadounidense de 17 años. Sin embargo, el pasado 7 de enero se localizó a un adulto adicto a esta sustancia, en el estado de Sonora, al norte de México, el cual estará bajo observación. Las autoridades afirmaron que vigilarán las fronteras mexicanas para evitar el ingreso de esta droga, aunque la verdadera amenaza es que su consumo se haga atractivo, pues su producción puede resolverse de manera casera. Además, más allá de vigilar el posible traslado de la sustancia desde Estados Unidos, los esfuerzos tendrían que estar concentrándose en difundir información confiable en torno a esta droga y desestimular su consumo mediante campañas educativas.

otra droga que se esta poniendo de moda es la ayahuasca
¿Qué ocurre cuando niñas de Brooklyn toman ayahuasca?



En los últimos años la ayahuasca, el milenario brebaje amazónico, ha cruzado las fronteras permitiendo que personas de todo tipo de culturas y entornos experimenten esta poderosa medicina. En algunos casos esto ha generado un marcado contraste entre las asociaciones tradicionales de esta medicina chamánica y sus nuevos comensales: culturas que chocan o que se fusionan armónicamente; lo que es seguro es que estos encuentros no son fortuitos e intrascendentes.

utilizado como medicina y fines terapeuticos muchos han pasado esta frontera para usarla como droga potenciando sus efectos para consumo propio y venta
es insegura si no se toma la dosis adecuada
+1
0
0
1
0No comments yet