Check the new version here

Popular channels

La ambivalencia de Lacalle Pou

UNA CAMPAÑA CADA DÍA MENOS POSITIVA
La ambivalencia de Lacalle Pou



El candidato por el Partido Nacional oscila entre el mensaje de amor y paz y la crítica ácida al Frente Amplio. Con la positiva intenta suavizar sus ataques, mientras incita a sus votantes a “tener paz, unión y tranquilidad”.

En un acto realizado en El Prado el sábado, Luis Lacalle Pou fue al máximo con su mensaje positivo porque “no sólo es el tono que quiere, sino el que la gente le pide”. “El reclamo que más escucho de todos ustedes es: ‘no se peleen, no hablen mal de los demás, no insulten, y sigan por la positiva, por favor, que es lo que necesita el país’”, aseguró a los militantes en Plaza San Martín, en tanto afirmó, pese a los recientes hechos, que “la positiva no es una máscara, sino una forma de ser”.

En las últimas semanas el candidato se había apartado de tal afirmación y de su imagen “new age”, pero en los discursos su muletilla, sigue presente. El recurso es usado casi que como escudo, y plantea críticas siempre “en una buena”, “sin ofender”, “por la positiva”.

El mensaje es casi religioso. “Tranquilidad, paz y unión” son tópicos a los que recurre con frecuencia al enfrentarse a sus militantes. “Respeto al que piensa distinto, capacidad de elogiarlo. La tolerancia en el sentido más puro, que no es te banco porque no me queda otra. Al revés: pienso distinto a ti, estoy enamorado de mi verdad, pero acepto que tengas la tuya y que la defiendas con el mismo amor”, dijo el candidato en un tono de líder espiritual el sábado, en tanto se refirió a los indecisos y dijo que “obviamente el Partido Nacional quiere que los vote y que lo prefiera, pero más les importa que lo respeten”.

¿Lo mismo aplica a los demás? En el acto, el candidato nacionalista dijo que Tabaré Vázquez es el candidato del “continuismo” y que si bien desde el Frente Amplio se tiene por seguro que “es casi imposible” que la fuerza del gobierno pierda las elecciones, ellos “lo miran distinto”, “por la positiva” y afirman que “hay serias chances de que gane el Partido Nacional”. “Por la positiva, por la positiva”, aclaró a los presentes, pero diciendo a continuación que los dichos del presidenciable del FA sobre negociar con batllistas y wilsonistas “es reflejo de la práctica de desunir”. En el mismo sentido, criticó la llegada de presos de Guantánamo. “¿No les parece raro que no sepamos qué es lo que pasa?”, preguntó al público, en tanto agregó que su equipo de seguridad “está trabajando duramente” y pidió tranquilidad a los presentes, porque Bonomi no va a ser su ministro del Interior. “¿Uno por qué mide a los gobernantes?, por los resultados y no hay continuidad en los resultados de seguridad pública de este gobierno” sentenció.

Tras ello, volvió al mensaje místico. “Es muy importante para mí sentir el afecto, poder mirarnos a los ojos”, exteriorizó el candidato sobre el final del acto, previo a bajar del estrado y mezclarse con la gente. Abrazos, selfies y “somos hoy somos ahora” sonando, marcaron la otra cara del clima que le imprime a sus recientes encuentros con la gente. Las propuestas quedan de lado y son abarcadas por el mensaje positivo y por aclaraciones respecto a los deslices contradictorios. Incluso, hay lugar a mensajes con reprimendas a los presentes. En el acto del Prado, alguien encendió una bomba de humo y el orador tuvo que parar de hablar por la humareda que se esparció. “Así no llegamos a la elección”, le espetó al efusivo militante, y agregó “hay que saber para dónde va el viento antes de prender esto”. “Que las bombas de humo las tiren en la esquina”, sentenció.

Un nuevo militante

Se hace llamar “Winner Pou”, y asiste a todos los actos en lo que habla el candidato nacionalista vistiendo un traje igual al del personaje de Disney, Winnie The Pooh. Tiene una cuenta de Twitter, en donde se define como “una demostración de alegría, amor y unión”. “Yo también formo parte de la vida y quiero una ley que me cuide”, agrega el muñeco, cuya única diferencia con el amigable oso al que le gusta la miel en abundancia, es el color de su piel: en vez de amarillo, es celeste.

Varias figuras del Partido Nacional se han tomado fotografías con él, y parece ser que está cobrando relevancia en la trasmisión del mensaje “por la positiva”.

http://www.republica.com.uy/la-ambivalencia-de-lacalle-pou Fuente en post por problema de url.
0
0
0
0No comments yet