Check the new version here

Popular channels

La desconocida amenaza yihadista que se cierne sobre China

La desconocida amenaza yihadista que se cierne sobre China


20/09/[email protected]:24:00 GMT+1
Por Borja M. Herraiz








El ETIM ha acabado con medio millar de personas en los últimos tiempos. Por Borja M. Herraiz
A pesar de la innegable disciplina social que impone Pekín a todos sus ciudadanos por todo el país, el terrorismo de corte yihadista se ha hecho un hueco en una de las regiones más remotas del gigante asiático: Xinjiang, en el noroeste del estado milenario.



En este vasto territorio, de un tamaño tres veces el de España, coexisten a duras penas la etnia local uigur, de confesión musulmana, y la han, la mayoritaria en China. Ambos grupos han protagonizado innumerables choques de gran violencia que se han cobrado la vida de decenas de vidas en los últimos años convirtiéndose en el gran quebradero de cabeza de la seguridad interna china.





Pero, ¿a qué se debe este polvorín?


Tras la II Guerra Mundial, Pekín promovió la migración de miles de ciudadanos y militares chinos a Xinjiang en el marco de la creación del Cuerpo de Producción y Construcción, una gigantesca maquinaria de obra humana encaminada a impulsar al país industrialmente.


El proceso trajo consigo la marginación de los uigures, que profesan el islam desde el año 934, al tiempo que se daba una progresiva ‘hanización’ de la zona. De este modo, los han han copado los poderes económicos, administrativos y políticos de la región y han multiplicado por siete su población desde 1949, relegando a los musulmanes a los trabajos rurales en una zona cada vez más desertificada.


Esta migración, sumada a la pobreza de la población local a pesar de los importantes yacimientos minerales de oro, uranio, cobre, cinc, plomo o tungsteno y de la posibilidad de grandes bolsas de petróleo en el subsuelo, provocó que los uigures, una de las 17 etnias minoritarias de China, empezaran a radicalizar su postura y a organizarse para defender sus intereses.



Todo, en un contexto social muy complicado: el 30 por ciento de los uigures es analfabeto, el 60 por ciento no tiene empleo, su renta anual media no alcanza los 1.200 dólares, Pekín prohíbe a funcionarios, estudiantes y profesores cumplir con el Ramadán y su dialecto local, el urumqi, no está bien visto ni aceptado por la administración. Razones por las cuales ha fermentado un enconado odio interétnico, ya que los uigures se consideran ciudadanos de segunda en un país que aspira a ser ejemplo de crecimiento y cohesión social.





Vínculos con Al Qaeda



La primera noticia que se tiene de un grupo terrorista en Xinjiang, que representa algo menos de una quinta parte de todo el territorio soberano chino y cuenta con una población de 21 millones de personas, se remonta a comienzos de la década de los 90 del siglo pasado, cuando Zahideen Yusuf, líder de la rama radical islamista de la región, encendió la mecha de una pequeña sublevación que rápidamente fue aplacada y acabó con su instigador muerto.



Durante las siguientes dos décadas, diversos episodios de pequeña resonancia internacional tuvieron lugar en la región, hasta que en las semanas anteriores a los Juegos Olímpicos de Pekín, el Movimiento Islámico de Turkestán Oriental (ETIM), el grupo terrorista más fuerte entre la comunidad uigur e incluido por Estados Unidos en su lista de organizaciones perseguidas desde 2002, inició una campaña de atentados que se cobraron la vida de una treintena de personas.



La proximidad de Xinjiang con Afganistán y Paquistán, con quienes comparte unos 600 kilómetros de línea fronteriza muy permeable, ha empujado a China a vincular las acciones del ETIM con los movimientos yihadistas próximos a Al Qaeda y a los talibanes. De hecho, en los últimos años, unos 200 combatientes uigures han sido identificados luchando contra la coalición internacional, aunque los nexos entre los radicales de uno y otro lado son muy difusos.



En primer lugar, si bien tanto Al Qaeda como el ETIM son de confesión musulmana en su variante más radical, los grupos uigures cimentan su violencia en un contexto más social que religioso. Sus reivindicaciones van sobre todo dirigidas a la creación de un estado independiente que se llamaría Turkestán Oriental y a la reafirmación de la identidad uigur.



Además, sus acciones distan mucho de poder compararse a las de la red fundada por Osama Bin Laden. Si bien muchos de sus miembros han reconocido haber recibido entrenamiento y armas en el extranjero, el ETIM ha demostrado contar con una capacidad organizativa y operativa muy limitada, con células que apenas llegan a la media docena de hombres y con atentados, como el llevado a cabo en Kashgar el pasado mes de agosto, perpetrado con cuchillos y palos. Aún con todo, los terroristas lograron acabar con la vida de 83 personas. Por otro lado, salvo la vez que tres de sus activistas consiguieron entrar en la famosa Plaza de Tiananmen atropellando a gente e incendiando un coche causando la muerte de cinco personas e hiriendo a otras 40, sus acciones fuera de Xinjiang han sido muy limitadas.





link: http://www.youtube.com/watch?v=7g44LGLXjYs


Raw footage - Uyghur terrorists killing innocent people in Xinjiang 维族暴徒残杀无辜群众





Su principal líder ideológico, el profesor universitario Ilham Tohti, fue encarcelado el pasado mes de enero acusado de incitar al odio étnico, lo que ha desencadenado una ola de condenas entre la comunidad uigur exiliada, y ha provocado que diversos grupos yihadistas iraquíes, paquistaníes, argelinos, turcos y del sudeste asiático hayan amenazado con atentar contra ciudadanos o intereses chinos en todo el mundo.



Ante esto, Pekín ha decidido conciliar la mano dura con el desarrollo. Por un lado, ejecutó a ocho terroristas a finales de agosto, entre ellos tres que estarían vinculados con el ataque en Tiananmen, y ha efectuado centenares de detenciones y juicios masivos. Por otro, el Gobierno chino ha puesto en marcha una serie de subsidios a la comunidad uigur, bonificaciones para los matrimonios interraciales y ha prometido invertir en la región millones en infraestructura, vivienda y educación. Lo que sea con tal de que lo que por ahora es una amenaza no se torne en un auténtico problema del que avergonzarse ante el mundo.


Fuente
0No comments yet
      GIF
      New