Check the new version here

Popular channels

La élite que gobierna Venezuela

La retórica es acabar con los burgueses y el capitalismo, pero en realidad en la conflictuada Venezuela de hoy técnicamente se vive un capitalismo de Estado. Ahí el espacio de la antigua elite económica venezolana fue ocupado por los “boliburgueses”, una casta de personeros que ha amasado fortuna a través de los millonarios negocios en torno al petróleo. Por cierto, todos son cercanos al régimen.



Para ver la lista detallada de los 50 empresarios enchufados y boliburgueses con mayor influencia en el régimen chavista, pulsa aquí.


Estas dos pistolas pertenecieron a Simón Bolívar y que por esas cosas de la vida llegaron a mis manos (…) estas no son para mí, claro, son para la república”. Era julio del 2012 y Hugo Chávez mostraba las dos armas en una de sus clásicas cadenas nacionales. Las “cosas de la vida” a las que el fallecido líder se refería tienen nombre, apellido, una megaempresa y varios millones de dólares: Wilmer Ruperti, un magnate venezolano que había comprado las armas por más de 1,6 millones de dólares el 2004 en EE.UU.

La relación entre Ruperti y Chávez se remonta al 2002, cuando el empresario dueño de Global Ship Management –empresa de transporte de crudo– no se sumó al paro cívico nacional de ese año, ganándose así la amistad del comandante.

Ruperti es uno de los “peces gordos” en Venezuela, con una fortuna que se aproxima a los 10 mil millones de dólares. Aparte del rubro petrolero, Ruperti es dueño y accionista único de la estación televisiva Canal i.




“Ahí está la clave” comenta Alek Boyd, periodista que trabaja en Venezuela y ha reporteado el tema, refiriéndose a mirar los nombres que están bajo Nicolás Maduro en la escala de poder estatal.

El primero de ellos es Diosdado Cabello, político, militar e ingeniero, fue gobernador del estado Miranda, ministro de Infraestructuras, de Interior y Justicia, de Secretaría de la Presidencia y vicepresidente. También dirigió la fustigadora Comisión Nacional de Telecomunicaciones (CONATEL), modificándose bajo su mandato la legislación sobre las telecomunicaciones. Cabello es hoy diputado del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) y presidente de la Asamblea Nacional. Sobre su fortuna hay especulaciones en dólares con varios ceros hacia el lado, pero ninguna prueba concreta. Una publicación de septiembre del 2013 en Aporrea, medio de comunicación electrónico del Estado, señalaba a Cabello como dueño de empresas de motos, zapatos, ropa deportiva y pesqueras, entre otras.

El presidente de Petróleos de Venezuela S.A. (PDVSA), gigante estatal que concentra el monopolio exclusivo de los hidrocarburos y explotación del petróleo, es otro hombre fuerte del país. Rafael Ramírez lleva diez años al timón de PDVSA. Fue vicepresidente de Nicolás Maduro y hoy es ministro de Petróleo y Minas. Hace un tiempo una investigación del canal Univisión reveló que Ramírez tenía una millonaria cuenta en el Ocean Bank de Miami, por la que enfrentó una demanda.

Finalmente, está el banquero de la revolución, Víctor Vargas, dueño del Banco Occidental de Descuento (BOD). Se estima que su fortuna es de 1.200 millones de dólares. Vargas tiene sangre roja en Venezuela y azul en España, tal como consigna un perfil del diario español El Mundo. Su hija Margarita está casada con Luis Alfonso de Borbón, duque de Anjou, bisnieto del dictador Franco y pretendiente al trono de Francia. En Venezuela, Vargas adquirió –según la publicación española– Cadena Capriles (ahora Grupo Últimas Noticias), uno de los conglomerados mediáticos más importantes del país, con diarios de circulación nacional como Últimas Noticias y El Mundo.

La fortuna de Vargas incluye una “mansión en Palm Beach de 70 millones, el avión ejecutivo más caro del mundo, el Gulftstream G550, otra finca en Venezuela a la que accede en helicóptero, un penthouse en Caracas, otro apartamento de lujo en Nueva York”, según reporta El Mundo. Además es un amante del Polo, por lo que tiene su propio equipo: Lechuzas Caracas. Según el artículo de Olga Wornart, con ese equipo “realiza torneos en EE.UU. e Inglaterra y lleva a los mejores polistas argentinos”.


Los boliburgueses le temen, y mucho, a la transparencia, pues casi todos emplean servicios de manejo de reputación en línea de una empresa en particular: Clean Perception, propiedad del hacker, arrestado y deportado de EE.UU., Rafa Núñez, quien no sólo se dedica a eso, sino que además es representante en Venezuela, nada más y nada menos, que de la estatal alemana Bundesdruckerei.


Comentó Boyd, quien escribió un artículo sobre el tema en su portal web Infondio.

Extranjeros

Infaltable en las columnas de chismes de Londres y gustoso acompañante de modelos de alto perfil, Robert Hanson es el hijo del fallecido magnate industrial británico Lord Hanson, quien hizo una fortuna en adquisiciones corporativas y fue un prominente partidario de Margaret Thatcher, la primer ministro desde 1979 a 1990.

A pesar de sus aparentes diferencias, Hanson, de 54 años, y el gobierno socialista de Nicolás Maduro parecen tener relaciones armoniosas.




El holding de Robert Hanson adquirió el año pasado el periódico más vendido de Venezuela, Últimas Noticias, por el equivalente a 98 millones de dólares, de acuerdo con documentos de la compañía, a pesar de sus malos resultados financieros y en medio de un control cambiario que rige en el país petrolero y que dificulta a las empresas extranjeras la repatriación de sus beneficios.

Últimas Noticias ha nombrado a dos miembros del gobernante Partido Socialista en puestos clave, entre ellos el ex consejero electoral Héctor Dávila, quien ahora se desempeña como presidente-editor de la empresa.

Docenas de periodistas han renunciado desde la adquisición de Hanson, cuyas principales empresas no se centran ni en medios de comunicación ni en Latinoamérica.

Los cambios editoriales que tuvieron lugar tras la compra de Últimas Noticias y otros medios, han convencido a los críticos de Nicolás Maduro de que el Gobierno tuvo que ver en ello.

Por ejemplo, cuando la peor ola de protestas en más de una década estalló en febrero, Últimas Noticias restó importancia a la muerte de dos personas abriendo al día siguiente con Nicolás Maduro en portada asegurando que el país enfrentaba un golpe de Estado, según un comunicado del 14 de febrero firmado por 96 periodistas del diario y publicado por la Sindicato Nacional de Trabajadores de la Prensa.

Los datos generan tanta o más suspicacia que los de la compra de El Universal, el diario más antiguo del país.
0
0
0
1
0No comments yet