Canales populares

La excéntrica vida de Milei, el polémico economista



TODOS SUS SECRETOS

La excéntrica vida de Milei, el polémico economista del que todos hablan

Tuvo una breve carrera de futbolista, jugando en las inferiores de Chacarita y hasta fue rockero. Los motivos por el cual ya no se habla con sus padres y porqué decidió que no entren mujeres a su casa.








Javier Milei nació en Palermo, luego se fue a vivir a Saenz Peña, en Tres de Febrero. A los 18 años, entre 1988 y 1989, probó jugar en las inferiores de Chacarita, pero se dio cuenta de que lo suyo era la economía. En una nota a Perfil confiesa sus secretos.



 
Es el economista del momento, del que todos hablan con su excentricidades y "polémico look", hace poco fue noticia por gritarle a una periodista y tildarla de "burra". Incluso en la nota comienza defendiéndose de aque hecho: “No hay excusas que valgan para eso. Igual se lo he dicho a varias personas. Es mi forma. La realidad es que no está bien, no puedo seguir con esta boca de cloaca que tengo”.


 
El hombre se define como un "minarquista", hasta explica que habría que habría que dinamitar el Banco Central para que las cosas anden sobre rieles en nuestro país. Su pensamiento no deja de ser polémico y eso le trae varios críticos pero él se defiende: "Es tu opinión, tu propiedad y yo no la puedo invadir. ¡Qué digan lo que quieran!".
 



A dos amigos íntimos del economista, le preguntaron si Milei es un personaje o si es así como se muestra y 
responden: "Javier Milei es la persona más genuina y transparente que podés encontrar en la Tierra. Javier Milei hace las cosas para divertirse. Javier Milei hace solo lo que le da placer. Javier Milei en pijama en su casa es exactamente igual al que ves de traje oscuro a rayas en televisión”.

 
La polémica figura pública alguna vez comentó que para él sus padres "estaban muertos" y no se arrepiente de aquella frase. Para justificarlo decidió contar una anécdota que vivió en 1982 con ellos: "Mi viejo me cagaba a trompadas. No me olvido más de una golpiza que me dio el 2 de abril de 1982, cuando tenía 11 años. Estábamos viendo en la tele todo lo de Malvinas y a mí se me ocurrió decir que eso era un delirio, que nos iban a romper el culo. A mi viejo le agarró un ataque de furia y empezó a pegarme trompadas y patadas. Me fue pateando a lo largo de toda la cocina. De grande dejó de pegarme para infligir violencia psicológica."



Más adelante en el tiempo, se le fue consultado por un duro momento personal que vivió hace algunos años, sobre aquel episodio cuenta: "Sí, tendría 33 años y me había quedado sin laburo. En ese contexto llegué a pesar 120 kilos. Pero reviví. Me acuerdo de que me compraba una pizza grande y esa era mi comida de todo el día. En ese momento el único que estuvo conmigo, y por eso nadie puede disputarle un ápice, es Conan, mi perro."
 


Es Conan el particular motivo por el cual decidió no llevar a ninguna mujer a su casa: "Una vez estaba saliendo con una chica que venía a casa y ella se puso mal porque el perro pasó por el cuarto. Me lo hizo sacar. Fue muy loco porque Conan meó toda la puerta de entrada al cuarto. La chica cuando salió se enchastró toda. Desde ese momento no entra ninguna mujer más a casa."



 
Al finalizar de la entrevista contó si planea ser padre y su respuesta fue tajante: "No, no me veo". Además contó sus secretos para mantener esa particular cabellera: "Ni me peino. Salgo de la ducha, me seco con la toalla y me subo al auto. Bajo los vidrios y me peina la mano invisible".




+33
56
0
56Comentarios