Canales populares

La Historia De Blanche Monnier : 25 Años Encerrada



En comun hablar de secuestros de personas que no pasan de un año en cautiverio con vida. Este caso documentado en Francia habla de una mujer que estuvo 25 años en un calabozo, esta es la historia...






Mademoiselle Blanche Monnier




La imagen horrorosa anterior no es el lanzamiento de una película de terror, sino más bien es de una interna de hospital de nombre Blanche Monnier, una mujer francesa que estuvo en cautiverio durante 25 años en una habitación cerrada con candado, donde fue forzada a vivir en medio de ratas, excrementos humanos y ninguna medida de higiene posible. Su descubrimiento se produjo el 23 de mayo de 1901, después de que el fiscal general de París recibió una carta anónima indicando que una mujer estaba secuestrada en una casa ubicada en Poiters, Francia.

La carta anónima que decía en parte:


“Procurador General Monsieur: Tengo el honor de informarle de un hecho de extrema gravedad. Hablo de una solterona que está encerrado en la casa de Madame Monnier, medio muerta de hambre, y que viven en una litera los últimos veinticinco años – una palabra, en su propia suciedad- “.




La carta sorprendió a la policía, ya que sabían que la viuda, Madame Louise Monnier Demarconnay y su hijo Marcel Monnier, un licenciado en derecho, vivían en el domicilio señalado en la carta. La familia Monnier era una familia de clase media-alta que fueron honrados en la región y provenían de la familia aristocrática de Poitiers.

Su marido, Emile Monnier, quien había sido el jefe de una facultad de artes locales, había muerto en 1879, muchos años antes. Por otra parte, su hija Blanche Monnier, la describían como una mujer “alegre y juguetona”, con una “hermoso cabello, ojos grandes y brillantes”, desapareció sin dejar rastro cuando ella tenía 25 años.




La policía descubre a la mujer cautiva




La policía llegó a la casa, forzaron la puerta y encontraron un cuerpo cubierto sobre un charco de excrementos y restos de comida, en la cama de una habitación del piso superior. Escondida bajo las sábanas estaba una mujer de 49 años de edad, que ahora pesaba sólo 24.9 kilos, estaba desnuda, asustada y trastornada. No había visto el sol en 25 años. Un testigo del hecho describió cómo fue descubierta Blanche:



“Inmediatamente nos dieron la orden de abrir la ventana del marco. Esto se hizo con gran dificultad, las viejas cortinas oscuras cayeron en una lluvia de polvo. Para abrir los postigos, había que sacarlos de sus bisagras.

Tan pronto como la luz entró en la habitación, nos dimos cuenta que había alguien acostado en una cama, con la cabeza y el cuerpo cubierto por una manta repugnantemente sucias, era una mujer que después fue identificada como Mademoiselle Blanche Monnier.

La pobre mujer estaba tumbada completamente desnuda sobre un colchón podrido. A su alrededor se formó una especie de corteza hecha de excrementos, fragmentos de carne, verduras, pescado y pan, también podrido. También vimos conchas de ostras y los insectos que cruzan la cama de la señorita Monnier. El aire era tan irrespirable, el olor que desprende la habitación era tan asqueroso, que era imposible que nos quedaramos más tiempo para continuar con nuestra investigación “..




Salud de Blanche




La aterrorizada mujer fue envuelta inmediatamente en una manta y trasladada al hospital Hôtel-Dieu de París, donde los médicos pensaron inicialmente que iba a morir. La madre de Blanche, de 75 años de edad,se encontraba sentada en la sala de estar vestida con una bata decorada con pequeños cuadrados blancos y negros.



En el hospital, los trabajadores señalaron que Blanche se complacía en ser lavada y poder respirar aire limpio. Ella dijo: “¡Qué hermoso es!.” No soportaba la luz.

A pesar de las suposiciones iniciales, Blanche no mostraba ningún coraje por ver a su hermano o su madre.




Se negó a renunciar a su verdadero amor




Durante la investigación posterior, la verdad comenzó a llegar (aunque muchas preguntas siguen sin respuesta hasta la fecha). Alrededor de su 25 aniversario de edad, Blanch Monnier se enamoró de un abogado viejo que vivía cerca, posiblemente utilizando a un niño como enlace. Su madre le prohibió la relación, pero Blanch desobedeció y decidió casarse con el abogado. Louise armo un plan con su hijo para detener el matrimonio. Una noche, Blanche fue encerrado en una habitación de la casa hasta que ella accedió a abandonar la relación



El 9 de junio 1901 un artículo del New York Times explicó lo que sucedió:


“Pasó el tiempo y Blanche ya no era joven. El abogado que la amaba murió en 1885. Durante todo ese tiempo, la niña fue internada en la habitación sola, alimentados con sobras de la mesa de la madre. Sus únicos compañeros eran las ratas que se reunían a comer las costras duras que quedaban en el suelo. Ningún rayo de luz penetró en su mazmorra, y lo que ella sufrió sólo ella lo sabrá “.

El hermano de Blanche, Marcel, declararía más tarde que estaba loca, y nunca trató de escapar de la habitación. Sin embargo, según testimonio, varios testigos declararon que oyeron a Blanche gritando y suplicando, incluyendo palabras tales como “policía”, “piedad”, y la “libertad”. El 16 de agosto de 1892, un testigo escuchó Blanche gritar las siguientes palabras:

“¿Qué he hecho yo para estar encerrada? No merezco esta horrible tortura. Dios no debe existir entonces, para que sus criaturas sufran de esta manera?”






Las consecuencias





La madre de Blanche, Madame Monnier Demarconnay, fue detenida al día siguiente y encarcelada. A pesar de las precauciones de la policía, una creciente multitud se reunió en la cárcel con gritos de odio y venganza. Madame Monnier Demarconnay se colocó inmediatamente en la enfermería (sufría de problemas del corazón), donde murió inesperadamente 15 días después. Se dice que sus últimas palabras fueron pronunciadas a los médicos que entraron en la habitación momentos antes de morir. Señalaron que ella gritó: “¡Ah, mi pobre Blanche!”

Su hermano, Marcel, fue juzgado y acusado de ser cómplice de su madre. El juicio se inició el 7 de octubre de 1901. Cuatro días más tarde, Marcel fue declarado culpable y condenado a 15 meses de prisión. En la sentencia el 11 de octubre levantó aplausos en la sala y el público mostró su aprobación, gritando amenazas hostiles al hombre condenado. Marcel rápidamente apeló el veredicto y la sentencia anunciada el 20 de noviembre de 1901, el tribunal de apelación consideró que él nunca había ejercido ninguna violencia sobre la mujer y, por lo tanto, fue absuelto y puesto en libertad.



Aunque Blanche Monnier subió un poco de peso con el tiempo, nunca recuperó su cordura. Murió en un hospital psiquiátrico Blois en 1913, 12 años después de que fue descubierto en cautiverio en su habitación.




0
0
0
0No hay comentarios