Check the new version here

Popular channels

La Historia del Viejo del Saco



“Si no te comes toda la comida te va a llevar el viejo del saco”, una frase que por décadas se les ha dicho a los niños para que hagan caso y se porten bien. Probablemente nadie le diría la frase a sus hijos si conocieran la macabra historia que hay detrás.

El diario español, “ABC”, desempolvó un caso policial que publicaron el 11 de agosto de 1910 que podría tener relación con el viejo del saco.

“Un hombre que vivía en Gádor, un pueblo de España y que era conocido como “El Moruno” estaba enfermo de tuberculosis. Fue a ver a un sujeto que tenía fama de ser curandero, llamado Francisco Leona, quien le dijo que para curarse bastaba con que bebiera la sangre caliente de un niño y que se pusiera las entrañas del pequeño en el pecho.

Contra toda lógica, “El Moruno” decide poner en práctica esta receta, por lo que Francisco Leona, junto a otro hombre llamado Julio Hernández salieron en busca de un niño. La víctima escogida fue Bernardo González, de siete años de edad, quien estaba bañándose en el río junto a otros niños. Los sujetos le dijeron que iban a recoger brevas y duraznos y que luego lo llevarían donde su hermano, así que el pequeño los acompañó voluntariamente.

Algo pasó en el trayecto que hizo que el menor quisiera retroceder y fue entonces cuando Francisco Leona lo tomó, lo metió de cabeza en un saco y cargó con él por un largo camino hasta llegar al lugar donde los esperaba “El Moruno” junto a Agustina Rodríguez.

Más tarde se sumó un quinto cómplice, José Hernández que ayudó a su madre Agustina y a su hermano Julio a sujetar al niño, mientras que Leona le abrió una ancha herida en la parte alta del costado, cortándole las arterias que afluyen al corazón, mientras, Moruno sostenía una olla para recoger la sangre y luego bebérsela.

Posteriormente, Francisco Leona abrió al niño en canal con una navaja barbera y Julio sostuvo los bordes de la herida para mantenerla abierta y fuese más fácil para Leona extraer las entrañas, que el Moruno se colocó en el pecho esperando que le hicieran recuperar la salud.

Como si esto no fuera suficiente, trasladaron a Bernardo al barranco de Jalbo, donde no les bastó con ponerlo en un hoyo, sino que le machacaron la cabeza con la intención de desfigurarle la cara, pero no se detuvieron hasta que la masa encefálica quedó pegada a las piedras.

Todos los participantes en este crimen fueron detenidos y procesados. Moruno y Agustina Rodríguez fueron ejecutados, mientras que Leona murió en la cárcel antes de recibir el “garrote vil” que era la forma en que se ejecutaba a los condenados a muerte”.

0
0
0
0No comments yet