Check the new version here

Popular channels

La hora más oscura en la última década. Caída libre.

La economía enfrenta su hora más oscura de la década ganada (?)

Se profundiza la recesion. En el cuarto trimestre la actividad caerá 4% (pero que en 2001 y en 2015 se mantendrá la tendencia negativa)
.


Esta semana, el Gobierno admitió que la economía está en retroceso. En agosto, el estimador mensual del INDEC mostró una baja interanual del 1,9%, más cerca de las estimaciones privadas que de lo que las estadísticas oficiales venían mostrando hasta ese momento. Para las consultoras, la recesión es más profunda. Según Ecolatina, la baja de la actividad en el tercer trimestre fue de 3% y para este último se prevé una merma del 4%. A diferencia de la recesión de 2009 que fue abrupta, pero breve, esta vez la caída es intensa, generalizada y con escasas chances de recuperación inmediata.

La economía argentina retrocedió dos años. Por la mala performance de los últimos meses, el nivel de actividad pasó a ser similar al de junio de 2012, según datos de la consultora C&T. Los datos del Estudio Ferreres reflejan que mientras la economía cayó en promedio 1,1% durante los primeros siete meses, la recesión fue de 4,5% en los dos últimos. “Las fuertes restricciones a las importaciones condicionarán al nivel general de la actividad en los próximos meses. Hasta que no se resuelva la problemática cambiaria, la actividad continuará ahogada por la escasez de divisas”, apuntan. En el tercer trimestre, la baja fue de 3,7% y para el cuarto estiman una retracción de 4,2%.

Con la profundización de la recesión, la caída de la actividad ya le pega a sectores que venían salvándose. Es el caso de la intermediación financiera, que bajó 8,1% en septiembre en la medición de C&T, y así fue el sector que más cayó en el mes. “El cambio de comportamiento se debe a que el crédito, tanto en moneda local como extranjera, se está contrayendo a ritmo más rápido que los depósitos, lo que reduce el margen financiero de los bancos. Por otro lado, también está disminuyendo el ingreso por servicios cuando se ajusta por inflación”, señala el economista Camilo Tiscornia, de la consultora C&T.

En el acumulado del Indice General de Actividad (IGA), de Ferreres, el sector que muestra el mayor retroceso es el comercio, con una merma del 4,1%, seguido por la industria con el 3,8% y el transporte y las comunicaciones con 3,3%. Para la intermediación financiera, la pérdida es de 1,9% y para la construcción, del 2%. Entre los que aún muestran subas están la administración pública, con un alza del 1,5%; el agro, con 1,66%, y los servicios sociable y de salud, con 1,9%.

“En septiembre, la industria cayó 5,5% interanual. Su mal desempeño ya no se explica solamente por la crisis del sector automotor, que cedió 19% anual en septiembre, sino que la mayor parte de los rubros comienza a mostrar descensos fuertes, que se profundizarían en los próximos meses”, dice Luciana Carcione, del Estudio Ferreres.

“Estamos en una escalera descendente”, dice Lorenzo Sigaut Gravina, de Ecolatina. El economista explica que en el segundo trimestre de 2013 el PBI crecía 6% interanual, “desde entonces fue cayendo y este año se estancó en 0%. En el tercer trimestre bajó 3% y esperamos una caída del 4% para el último”. Así, el año cerrará con una pérdida de 2,2%. Los motivos de la recesión se relacionan con las consecuencias del cepo cambiario, la caída de las importaciones de insumos industriales y la baja del consumo por la pérdida de poder adquisitivo ante la aceleración de la inflación. En la segunda parte del año, nuevos elementos complicaron aún más el escenario. “Hubo un shock de expectativas muy significativo por el incumplimiento de la deuda y por el avance del Gobierno con la ley de abastecimiento”, señala el economista. “En términos de actividad aún no estamos tan mal como en 2009, cuando la caída interanual tuvo un pico de 6%, pero ahora las variables reales son peores por la aceleración de la inflación y la profundidad y extensión de la recesión. Además, aquella vez la recesión fue consecuencia de la situación externa”.

Para Finsoport, la retracción de todo 2014 será de 1,9%. “La actividad seguirá contrayéndose a un ritmo creciente. La pendiente será de -3,5% en el período octubre-diciembre. Se habrán completado de esta manera 9 meses de caída sucesivas, con un nivel de difusión, es decir de sectores afectados, cada vez más elevado”, indica el economista Jorge Todesca.

Para 2015, las expectativas son bajas. Para Miguel Bein, la caída del cuarto trimestre deja un arrastre de -2,2% para 2015. “La apertura de la cuenta financiera resulta hoy la única alternativa para que la economía logre revertir la recesión en 2015 en un contexto de moderación en la inflación y la presión cambiaria”, indica.

Los economistas discrepan acerca de cómo y cuándo llegará la recuperación. Miguel Bein le asigna un rol crucial a la solución con los fondos buitre. Para el economista, un acuerdo rápido en enero de 2015 llevaría a un crecimiento de 3% para el año. Si la negociación se cerrara en el segundo trimestre –el escenario al que le asigna mayor probabilidad–, la recuperación se demoraría hasta entonces y la economía crecería 1,3% en el año. Si no hay acuerdo, la caída sería de 3% para todo 2015.

Para Diego Giacomini, de Economía y Regiones, el acuerdo con los buitres no será suficiente. “Sin reforma fiscal y monetaria y, por ende, sin cambio de expectativas, el acuerdo con los holdouts es otro parche de corto plazo, aunque menos doloroso que el actual ‘más de lo mismo’. Un acuerdo permite menos devaluación e inflación, propiciando más gobernabilidad y un traspaso de mando más ordenado que el camino actual; pero no nos devuelve al sendero de crecimiento sustentable”. Para que esto suceda “es necesario reducir el déficit fiscal y la emisión monetaria, que son el origen de todos los desequilibrios macro que devinieron en estanflación”. Según Giacomini, si se aumenta en lugar de reducir el déficit y la emisión, “lo más probable es que un escenario de acuerdo y endeudamiento sólo sirva para que el PBI caiga alrededor de -1,5% y la inflación se desacelere en torno al 35% en 2015; mejor que el -3% de PBI y el 42% de inflación con el que cerraría 2014”.

“Acuerdo o no acuerdo, la actividad para el año que viene está prácticamente condenada”, sostiene Carcione. “Esperamos caídas hasta julio del año que viene. La recuperación la estamos previendo para ya entrado 2016. El ojo de los actores económicos está puesto en sobrevivir 2015 para llegar a 2016”.
0
0
0
0No comments yet