Check the new version here

Popular channels

La importancia del corcho



Elegir un corcho que posea la calidad necesaria es una decisión muy importante para quienes elaboran el vino, ya que un buen corcho garantiza una mejor y mayor conservación del vino. El corcho supone un gasto importante para el bodeguero, por esta razón, se aseguran de que el material es de primera y no propiciará ningún problema a sus vinos.
Una buena botella de vino siempre llevará un buen corcho, éste se distingue perfectamente porque es mucho más recio y de mayor tamaño. Dicho corcho permite una mínima oxigenación del vino y para ello es necesario que siempre permanezca húmedo, de ahí que las botellas siempre se conserven acostadas, así el líquido lo empapa.



Hay un fenómeno del que todo bodeguero huye, es la contracción del corcho. Cuando el ambiente es seco y la temperatura es elevada, el corcho tiende a contraerse y por consiguiente permite que el aire se introduzca en la botella.
Si ocurre esto, el vino adquiere ese peculiar y desagradable aroma a corcho con lo que la botella ya no es de nuestro agrado. La vida máxima de un tapón de corcho es de unos 14 años, por tanto, si tienes una botella con esa edad y deseas prolongar un poco más su guarda, debes sustituir el corcho por otro nuevo o como se denomina en el mundo enológico, recorchar.
Uno de los defectos más comunes del vino es precisamente el olor a corcho, recuerda que una botella con estas características es mejor deshecharla.



En este día festivo El Enófilo 2.0 quiere hacer un homenaje al corcho por la suma importancia que tiene en la conservación de los vinos. La función del corcho es conservar el vino en buen estado durante su período de almacenamiento evitando que en él penetren el oxígeno y agentes desagradables como las bacterias y el moho.
El corcho se consigue de la corteza del alcornoque, árbol que prolifera en zonas con climas suaves que cuentan con muchas horas de sol y humedad. En España los encontramos en gran número en provincias como Badajoz, Cádiz, Huelva, Málaga y Sevilla. También están muy presentes en Portugal, lo que convierte a ambos países en los primeros productores mundiales de corcho. Para que luego digan que no lideramos nada.
Un alcornoque necesita unos treinta años para producir corcho y ocho años para regenerarse y volver a darlo. El proceso para obtener corcho se produce de siguiente forma: se “pela” la corteza del árbol dando lugar a unas planchas que se dejan secar para que pierdan la humedad y cuando se ha conseguido esto se escaldan con agua caliente para cerrar los poros y obtener una mayor elasticidad. Al término de este proceso se cortan los tapones bajo las siguientes directrices: tapones de 49 a 54 mm para los vinos destinados al envejecimiento, y de entre 38 y 44 mm para los vinos jóvenes. Posteriormente, los corchos son lavados y tratados con sustancias como parafinas o aceites para poder ser introducidos en las botellas.
Es importante colocar las botellas en posición horizontal para que el vino esté en permanente contacto con el corcho para que éste no se rompa y cumpla perfectamente con la misión que se le ha encomendado. Cuando abramos una botella deberemos fijarnos en que el corcho salga entero. Los corchos de buena calidad son los que aparecen enteros, sin grietas y manchados sólo en la zona que ha estado expuesta al vino. Si no ocurre esto habrá que permanecer en guardia ante el estado de conservación del vino.



Tipos de corchos
Naturales. Son los fabricados de una única pieza. Deben ser uniformes y sin orificios, conocidos como lenticelas. Son ideales para conservar vinos de larga duración, como reserva o gran reserva.
Aglomerados. Fabricados de distintos trozos de corcho unidos entre si por poliuretano. Son los utilizados para los vinos espumosos. También se emplean en vinos jóvenes y en crianzas.
1+1. Corchos de aglomerado a los que se les coloca un disco de corcho natural en el extremo que va a estar en contacto con el vino. Se emplean para los vinos jóvenes y para los crianzas.
Técnicos aglomerados o corcho Altec. Son corchos aglomerados de última generación, donde el aglomerado está más compactado.
Corchos para vinos espumosos. Son los característicos del tipo seta que están confeccionados a partir de un aglomerado de corcho aunque en ocasiones se usan tapones tratados con parafina. En estos corchos aparece un símbolo en la parte inferior que informa del tipo de espumoso que contiene:
una estrella de cuatro puntas:
cavas o vinos elaborados según el método tradicional.
un rectángulo:
vinos fermentados en botella.
una circunferencia:
vinos granvas.
un círculo relleno:
vinos espumosos.
un triángulo equilátero:
vinos gasificados.
Sintéticos. Elaborados con polímeros sintéticos. Este tipo de corcho es muy empleado en vinos jóvenes.
Tapón de rosca. Son metálicos y tienen una rosca. Se emplean en los vinos generosos. Son muy frecuentes en los vinos del “nuevo mundo” desde donde sus “expertos” están intentando convencernos de que son los mejores para la conservación del vino.



Afortunadamente, la mayoría de los bodegueros españoles aún no se han vuelto locos y siguen confiando en el corcho de calidad para conservar sus vinos, y no están haciendo caso de las recomendaciones de los “expertos anglosajones” que tanto perjuicio están haciendo al universo del vino. Con esas ocurrencias se está consiguiendo que la industria del corcho se tambalee en nuestro país. Qué diferentes serían las cosas si los alemanes, australianos, británicos, estadounidenses o sudafricanos fueran productores de corcho. Al igual que no permitimos que los italianos nos aconsejen en materias como el jamón y el aceite, porque los nuestros son infinitamente mejores que los suyos, no permitamos que un tipo de Napa nos “aconseje” sobre vinos. ¡Fuera complejos!
Me gustaría acabar este post mostrando mi solidaridad con los productores y trabajadores del corcho que están pasando momentos muy complicados porque no les sale a cuenta mantener este primordial sector ante los ínfimos precios que se les están pagando. Por el bien de todos, los bodegueros deberían ser más sensibles al respecto y no dejar que el corcho termine desapareciendo de nuestras botellas. Si permitimos esto, qué sera lo próximo, ¿los vinos en botellas de plástico?
Ah, y los corchos siempre se pueden reciclar cuando han dejado de cumplir su función creando salvamanteles, lámparas, esteras, cuadros, y todo lo que vuestra imaginación pueda soñar.
Hasta la próxima, amigos. Salud y a catar.[/b]
0
0
0
0No comments yet