Check the new version here

Popular channels

La indefensión aprendida



Algunas veces nos habremos dicho a nosotros mismos que no podemos hacer algo, la mayoría de las veces inducida por otro persona directa o indirectamente, incluso inconscientemente. Pero no te preocupes, no es que tengas la autoestima baja, o que no seas realmente capaz de hacer algo, algunas veces lo que ocurre es que nos inducen a una indefensión aprendida.



La indefensión aprendida es un fenómeno psicológico que puede afectarnos tanto cognitivamente como afectivamente, es decir, puede que cambie nuestra percepción de nosotros y de nuestras metas, haciéndonos pensar que no podemos hacer nada por cambiar la situación que “nos ha tocado”. Incluso si realmente se nos da la oportunidad para cambiar algo, no lo hacemos, impedidos por el pensamiento negativo que tenemos. La indefensión aprendida hace que veamos los éxitos que tenemos como causas externas (por ejemplo, cuando aprobamos un examen lo atribuimos a que el examen era fácil o que el profesor estuvo majo, nosotros no somos la causa de aprobar el examen) y que veamos los fracasos como causas internas (siguiendo con el ejemplo anterior, si suspendemos ese examen nos echamos la culpa, aunque sepamos que hemos estudiado mucho). Se origina lo que se llama “pensamiento rumiante” también característico de la depresión, en el que pensamos constantemente sobre nuestros fracasos, como si nos estuviéramos castigando sobre lo que hemos hecho, sin encontrar una solución para cambiar nuestra situación.

Este fenómeno psicológico es muy negativo, y la mayoría de las veces es inducido por los demás. Un ejemplo claro son las mujeres maltratadas. Sorprendidos vemos en las noticias mujeres que han aguantado años de sufrimiento, pensando que nosotros hubiéramos buscado ayuda antes. Pues bien, el hombre que la maltrataba la indujo indefensión aprendida atacando directamente a su autoestima: “tú eres mía”, “no eres guapa”. Cosas como esta generan “indefensión” ante la situación, y la mujer es incapaz de hacer nada, porque no puede psicológicamente. De ahí que muchas de ellas no solo generen indefensión aprendida sino también protección hacia su maltratador. Han “aprendido” que deben estar calladas. Es muy importante entender esto, porque aunque la violencia doméstica está muy condenada por nuestra sociedad, no entendemos por qué son capaces de callar y no pedir ayuda. Siempre hay que estar atentos a estos casos, porque lo más importante es detectar esta indefensión y es fácil identificarla porque tiene más o menos los mismos síntomas que una depresión. Si estas mujeres maltratadas son “reeducadas” en su autoestima, y proporcionarlas ayuda aunque no la pidan, el éxito de la recuperación será más rápida.

Otro ejemplo muy triste procedente de la historia son los judíos del Holocausto. Eran captados a miles, y aprendían que era eso lo que les tocaba, que no podían hacer nada por luchar contra los nazis, incluso si eran un grupo bastante grande y podían atacar a un grupo de nazis. Esa era la gran baza de los nazis: la indefensión.




Para ver hasta qué punto llegaba la indefensión de los judíos os recomiendo la película “La lista de Schindler”, una de las más crudas y realistas sobre el Holocausto nazi. Recientemente hemos oído la buena noticia de que han sido encontradas las tres chicas secuestradas durante 10 años en Cleveland (EEUU), y una de las incógnitas que más llaman la atención ha sido “¿por qué no han gritado?” “¿cómo han sido capaces de soportar 10 años encerradas?”. Lo más seguro es que hayan pasado por un maltrato psicológico, que es lo que anula la voluntad y que lleva a la indefensión.

Como veis, inducir a la indefensión aprendida es un fenómeno que afecta profundamente la personalidad de las personas, no solo nos lo ha enseñado la historia, sino que cualquier profesor puede inducírselo a su alumno con un simple “no sabes hacer nada”. Hay que tener cuidado y detectarlo a tiempo, porque altera la percepción de uno mismo y de los demás. Sin embargo, no todo es malo. La gente supera situaciones de todo tipo, sobre todo gracias a la ayuda de los demás, sin duda hay esperanza.





Ejercicio para mostrar como funciona la indefensión adquirida:


0
0
0
0
0No comments yet